Sobre los gorditos. La obesidad en México

25 febrero 2010

veces compartido

México no es un país que digamos primermundista, de hecho cada rato platicamos sobre el número de pobres que hay en nuestro país, y la injusticia social que impera en nuestra nación. Pero por alguna extraña razón, México tiene un problema alarmante de obesidad, y eso se ve en todos los sectores sociales de nuestro país. ¿No que no había nada que comer?.

México es el segundo lugar a nivel mundial en sobrepeso, solo los gringos con sus McDonalds nos ganan. Segun las encuestas hechas por la Secretaría de Salud que preside Córdova Villalobos, 52 millones de mexicanos tienen sobrepeso u obesidad. Lo que quiere decir que la mitad de los mexicanos tienen al menos unos kilitos de más, pero lo más alarmante es que de 1999 al 2006 la obesidad aumentó del 24% al 30%, algo que a mi parecer es muy grave.

Y es aquí donde viene la pregunta. ¿Que estamos haciendo en México para estar tan gordos?. Lo acepto, yo padecía de cierto grado de obesidad, pero saben, no es cómodo, aunque digan eso de que los gorditos se ven simpáticos. Por eso decidí bajarle, me sometí a un riguroso régimen y logré bajar algo así como 13 kilos. Cuando uno se ve al espejo después de haber bajado, se siente bien consigo mismo. Pero creo que los que se tratan de armar de voluntad y bajar toda esa grasa que tienen dentro no son muchos. Son muchos los que hacen propósito de hacer dieta el año nuevo para bajar esos kilos navideños, y también muchos los que prometen ir al gimnasio, pero los gorditos siguen aumentando.

No se si tenga algo que ver nuestra comida. La verdad la comida mexicana es grasosa y contiene además muchas calorías. Las quesadillas, los tacos dorados de barbacoa, los tamales, y toda esa cultura gastronómica mexicana pareciera que no nos hace muy bien. Además si contamos que nos gusta mucho el chile, pues nuestro estómago no solo acumula calorías si no que también es propenso a acumular gastritis y otro tipo de padecimientos. Pero claro, no falta la influencia estadounidense en nuestras barrigas. Si no vamos a comer tacos en la esquina, vamos al McDonalds por una BigMac engordadora, o vamos por una pizza con tres capas de queso y grasa.

Además el sedentarismo colabora mucho para que tengamos esos increíbles niveles de obesidad. Para empezar las autoridades no han hecho mucho para fomentar el ejercicio en la vía pública (aunque por ahí algunos empiezan a despertar). Pero lo peor del caso es que mucha gente sale corriendo (si es que pueden) cuando le dicen la palabra ejercicio. Ver horas de TV o videojuegos (y para colmo con papas y frituras por delante) es el deporte más extendido en nuestro país. Nos preocupamos mucho por el futbol, pero muchos nunca se han puesto a patear un balón. Además está el pretexto de “tengo mucho trabajo” o “soy un hombre ocupado”, pero ningún gordito se preocupa por hacerse un espacio en su tiempo para caminar al menos 30 minutos diarios, o hacer bicicleta al menos 3 veces a la semana.

Y hay que ser sincero, cuando uno es más gordito se le cierran algunas puertas. En el caso de los empleos, generalmente los reclutadores ven a una persona gordita como una persona más desorganizada y menos disciplinada que alguien que no lo es. Y también en el caso de las relaciones, siempre va a ser más atractivo ver a una persona más delgada que a una gordita. Pero creo que el problema principal de la gordura no es eso, sino la salud. El gordo es más propenso a sufrir diabetes, hipertension arterial y muchos tipos de enfermedades que ponen en riesgo la salud de la persona.

Por eso ahora Cerebro los exhorta a que ya le bajen a tanta tragadera, y hagan una rutina para empezar a bajar esos kilos de más. No les prometo ni más mujeres ni más trabajo, pero si una vida más saludable.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter