La industria del sexo

21 septiembre 2014

veces compartido

En la actualidad la pornografía es vista como algo pecaminoso pero tan típico que se ha vuelto algo completamente normal. Incluso algunos la recomiendan como “material de apoyo” en las relaciones de pareja. La prostitución también es algo muy común y está al alcance de quien quiera los servicios de una sexo servidora, de la misma manera ocurre con los Table Dances. Y es que si tomamos en cuenta que el placer sexual (o genital) es el placer físico más intenso que posee el ser humano, se entiende que la industria que está orientada a satisfacer este tipo de necesidades sea completamente rentable.

La industria del sexo

Dejando a un lado argumentos morales, habría que pensársela dos veces antes de adquirir o contratar algunos de estos servicios, porque detrás de esta industria se encuentra una gran cadena de explotación humana. Desde esa mujer que tiene sexo en un video colgado en un sitio web pornográfico hasta la stripper que baila en un tubo mientras todos aplauden y gritan con júbilo.

Mario Luis Fuentes, el director de CEIDAS (Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social) afirma que el problema de la pornografía y la trata de personas son delitos mucho más graves que el tráfico de armas y drogas porque estos últimos sí son combatidos. Este tema no es algo tan tocado ni tiene la relevancia que tienen otros temas contra el narcotráfico, no muchas veces le han preguntado al Gobierno qué campaña emprenderá para acabar con este problema mientras se les insiste diariamente en otros temas cuya importancia no es necesariamente mayor.

Datos duros: Según la CATWLAC (Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe) el 79% de los casos de trata de personas tiene que ver con la explotación sexual, y el 99% de los casos quedan impunes.

Y si crees que este problema es ajeno, déjame contarte algunos expertos calculan que el 50% de las bailarinas y prostitutas son esclavas sexuales (Thomas Schirrmacher). Es decir, si contratas una prostituta, o bailas con una stripper en algún antro, tienes algo así como el 50% de posibilidades de que esta sea una esclava sexual.

-Las personas que van a la calle a comprarnos, no se imaginan lo que hay detrás. No se imaginan lo que es este mundo. -Matilde, mexicana víctima de trata.  

Detrás del sexo hay una industria delincuencial de la que no se habla mucho, no sólo toca el tema de la pornografía infantil, sino también mujeres mayores de edad que son utilizadas como esclavas. Según la ONU, México, Brasil, Costa Rica y Colombia concentran un cuarto de todo el turismo sexual en el mundo, y nuestro país no puede garantizar con los estándares mínimos para eliminar la trata de personas.

No se trata de tomar una postura moralina (eso me tomaría otro artículo), porque si hay un argumento con mucho mayor peso que el moralista para atacar a la pornografía es todo eso que existe detrás de la industria del sexo. Al ver pornografía o contratar una prostituta, posiblemente estés apoyando inconscientemente a estas redes de trata de personas, posiblemente les estés dando a estos delincuentes más argumentos para delinquir impunemente.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter