La Reforma Fiscal de Peña Nieto

9 septiembre 2013

veces compartido

Peña Nieto ya presentó su propuesta de reforma fiscal. Vi el evento y al puro estilo de viejo PRI, todos los presentes aplaudían como perros todas las propuestas de Peña Nieto. Primero habló Luis Videgaray para mencionar la justificación de la reforma en diez puntos. Y luego ya con un nivel intelectual notablemente inferior, pero con un discurso bien preparado, Peña Nieto habló de los cambios que se harían.

La Reforma Fiscal de Peña Nieto

Puedo decir que de todas las reformas, sólo esta merece ser llamada reforma (y con trabajos). Pero eso no significa que todos los cambios sean buenos. Más bien tiene sus puntos positivos y sus puntos negativos. Hay muchas críticas y muchos aplausos a la vez, y algunos otros, entre los que yo me encuentro, que la ven acertada en algunos puntos, pero que en otros incluso podrían significar un riesgo, y algunos otros tienen connotación política. Sobre todo para satisfacer los deseos de los activistas de café y asistentes al zócalo con propuestas que bien analizadas más bien significan lo mismo de siempre. Pero así va la cosa. No soy economista, y disculpen si me guío por mi instinto cerebral.

El gobierno de Peña Nieto aumentará el ISR máximo del 30% al 32%. Es decir, que si ganas mensualmente un poco más de $40,000 pesos, notarás ese aumento del 2%. De esta forma se elimina el IETU y el IDE, con lo cual se simplifica el pago de los impuestos y se eliminan estas aberraciones creadas en los gobiernos del PAN y un acierto contundente en esta reforma.

El gobierno de Peña decide no gravar los alimentos y medicinas, con lo que estoy de acuerdo, además de que políticamente le conviene hacerlo así. Pero como necesitan lana, porque lo restante entre lo que ingresan y lo que se roban, no alcanza. Entonces hay que buscar hasta el rincón más invisible para ver a que le podemos gravar el IVA:

  1. La enajenación de las propiedades de alto valor, ya no serán exentas de IVA. Es decir, la compra de casas o bienes inmuebles que tengan un alto valor, deberán pagar el 16%. Así que si te pensabas mudar de casa, hazlo este año ya.
  2. Proponen eliminar la exención del IVA a los servicios de la educación. No afecta mucho a las clases bajas que tienen pocos gastos en este tema, pero quienes estudian en escuelas privadas, pues a pagar 16% más.
  3. Se propone eliminar la exención de IVA al transporte foráneo de pasajeros. Es decir, si tomas un camión (ETN, Primera Plus) para viajar de una ciudad a otra, tus boletos podrían costarte un 16% más.
  4. Se propone limitar la exención al teatro y circo pero gravar todos los demás espectáculos (eso de teatro y circo hasta cínico suena). Es decir, mi boleto para ver a Muse este año me costó $400 pesos, pero si fuera el siguiente, tendría que pagar el IVA de ese boleto. Algo cercano a los $450 pesos. Los conciertos de rock no serán grabados para lanzarlos en un DVD, sino que serán gravados con el IVA.
  5. Quieren implementar el IVA a las gomas de mascar, porque como en teoría, no se digieren y se escupen, entonces no se considera comida. ¿Y si tengo la costumbre de tragarme el chicle? ¿Quedaría exento?
  6. Los perros, gatos, y toda la adquisición de animales será gravada con el IVA. Así también la compra de comida para perros, comida para gatos y mascotas, serán gravadas. Esto porque es comida que no es consumida por humanos y porque asumen que quienes compran animales o comida para animales son gente de dinero.
  7. Se propone gravar las importaciones temporales en la Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación (IMMEX), depósito fiscal automotriz, recinto fiscalizado y recinto fiscalizado estratégico. Además la tasa fronteriza del IVA (que es del 11%) se eliminaría.
  8. La joyería, piezas artísticas, y demás, serían gravadas con el IVA.

Peña Nieto propone bajar los gasolinazos. Como todos saben (o espero que sepan), los gasolinazos se realizan para quitar progresivamente el subsidio que tiene la gasolina. Ahora el incremento será menor, y la gasolina dejará de ser completamente subsidiada en muchos, muchos años.

Hay algo que suena muy bonito, es el seguro de desempleo que saldrá en parte de los bolsillos del patrón. Es decir, si me corren de una empresa donde laboro, recibiré 6 meses de mi salario. Si los patrones estaban felices con la poca carga que les quitaron con la reforma laboral, con esta los dejarán más angustiados que antes. Podríamos pensar en una megaempresa o corporación cuando hablamos de patrones. Pero ¿qué tanto podrá desincentivar a los pequeños emprendedores, los que empiezan desde abajo, con un capital limitado sabiendo que tienen que pagar además de todos los gastos, un seguro de desempleo por despedir a un empleado ineficiente?. Me hubiera gustado que este viniera tal vez de un aumento al consumo (IVA) para no desincentivar la inversión.

Pues los programas sociales del chavista norcoreano cubano, socialista comunista stalinista totalitario López Obrador (al cual por cierto, criticaré en un artículo posterior) fueron “tan malos” que el gobierno de Peña Nieto busca implementar el “seguro para los viejejitos” eufemísticamente llamado (pensión universal).

A esto agregar su propuesta de déficit del 1.4% del PIB para estimular la economía, y su intención de combatir la informalidad por varios frentes.

Hasta ahora, todos los gravámenes los absorbe la clase media. Pero sale de la caja de pandora la eliminación del régimen de consolidación fiscal, que es tan usado por los millonarios para evadir impuestos. Habrá que ver si de verdad va a quitar alguno de los privilegios de los ricos, o como suele suceder, al final ocurrirá lo mismo de siempre. Creo que este apartado podría ser determinante para decir si la reforma fue buena o no, si de verdad van a acabar con algunos de los privilegios o la clase media, como suele ocurrir, terminaremos absorbiendo todo.

Peña Nieto presentó la reforma como una reforma social, que de “neoliberal” no tiene mucho. Más bien parece tirada a la izquierda (y aquí algunos cuestionarán las razones políticas), aunque gran parte de ella tiene mucha retórica. Hablaron, como suelen hacerlo los del PRI, de justicia social, de la inequidad, e incluso pudieron empatar su gran necesidad de rascar para ingresar más recursos al gobierno con el discurso de la obesidad gravando algunos productos engordantes como refrescos y bebidas azucaradas.

Hay algunos cambios necesarios, otras propuestas que dependerán de como se instrumenten, y otras que de verdad están de más o incluso podrían rayar en lo ridículo. A pesar de que esta reforma la veo más “reforma” que las otras. Veo algo en común, parecieran quedar bien con todos.

Falta naturalmente que se legisle en el congreso, pero sabiendo que hay un Pacto por México en el cual se basa, y que la reforma tiene que ver con satisfacer a las fuerzas políticas, entonces veo que no habrán muchos cambios.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter