¿Por qué no les doy dinero a los indigentes?

Sábado 13 abril 2013 por

Empiezo, voy manejando sobre Niño Obrero para dar vuelta a la derecha en Vallarta. El lugar es una zona de clase media alta. Ahí se encuentra ubicada la CANACO (Cámara Nacional de Comercio de Guadalajara) y una fábrica inmensa de aceite, dentro de una especie de pequeño complejo industrial enclavado dentro de una zona residencial y en cierta medida comercial. Lo primero que veo en ese crucero son niños pobres, sucios, indigentes, y una señora que parece ser quien se encarga de gobernarlos y que naturalmente los trata mal. Presumo que esta señora es quien tenía a esa niña güerita que causó tanta polémica en las redes sociales, dado que ese es el crucero donde ella pedía dinero. Naturalmente no es algo de agrado ver que entre unas vías donde conducen gente con cierta capacidad económica, se vea el contraste con gente que vive en condiciones miserables y tiene que hacer lo que sea para ganarse el pan. Pero ¿Por qué no les doy dinero a estos indigentes?

Indigente_Pidiendo_Limosna

Los niños son los que te pueden partir un poco más el corazón. Infantes que uno quisiera ver en la escuela, disfrutando su infancia, no lo hacen; tienen que ganarse la plata. Pero las condiciones en las que viven y trabajan son deplorables, sobre todo porque muchas veces tienen que sacar el dinero para evitar una golpiza. Aquí podría tener un conflicto: Si a los niños no les doy dinero, podría estar contribuyendo (por más que sea 1 de 1000 carros) a que puedan maltratarlo por no juntar el dinero suficiente. Pero si hago lo contrario estoy contribuyendo a que obligar a los niños pedir dinero sea algo redituable. Pero en sí, sé que al darle dinero a un niño no le soluciono la vida, porque esa moneda que le doy termina siendo un paliativo tanto para el niño como para la persona que los dirige. Peor saber que existen niños robados los cuales son obligados a pedir dinero en la calle ¿Esa moneda hará que el niño pueda tener alguna educación? No. ¿Ese niño podrá tener más posibilidades de crecer si le doy esa moneda? No. ¿Le daría una moneda a un niño? Ya saben la respuesta.

Con los más creciditos no hay conflictos internos. No es no. Pena da ver gente en edad de trabajar que pide limosna, y no solo eso, que finge tener una discapacidad para que la gente se apiade de él. Son tantos los “actores” que a veces no se sabe si son más los honestos que los actores. La gente ya muy grande, gente de la tercera edad, tal vez pueda darme motivos para darles una moneda, pero nada más. ¿Cuál es el rasgo común entre los que piden en la calle? La conmiseración: La gente pobre apela a la lástima para recibir una moneda. La cara de ¡pobre de mí y mi condición, ayúdame!. y de verdad que esta actitud es la que me quita motivos para darles una moneda. Si de por sí es lastimoso verlos en la condición en que se encuentran, la actitud de degradación ante la moneda, termina poniendo la cereza en el pastel.

El problema es que dar monedas a los indigentes no resuelve en nada su vida, y en algunos casos se convierte en pretexto para que algunas de estas personas no trabajen. No se trata de ignorarlos, al contrario. Pero deberían ser otros los mecanismos para ayudar a que estas personas tengan una vida más digna. Poder darles un trabajo, u oportunidades a los niños de la calle que viven en condiciones deleznables. Algunos lamentablemente no quieren trabajar, porque de alguna manera la limosna les llega a dejar más dinero, o simplemente porque no quieren.

Es difícil la situación. Para acabar este problema se necesitaría un considerable crecimiento económico aunado a una eficiente distribución de la riqueza y de oportunidades. Naturalmente ese mal sabor de boca que nos deja ver a los indigentes en esa situación tiene que ver con el deseo de nunca estar en ese lugar. Lo cual genera, si se es inteligente, un sano entendimiento de los problemas de lo que sufren las personas de la calle, pero sin llegar a la conmiseración.

 

3 Respuestas a “¿Por qué no les doy dinero a los indigentes?”

  1. Adrián dice:

    Como no soy de salir mucho, y cuando lo hago, al menos aquí en donde vivo, no sé da mucho la gente pidiendo dinero en cada esquina, o que se sube al transporte público, o los payazos que llegan a tocar canciones cuando estás comiendo en una taquería o restaurante, por eso me gusta vivir en el sur. Claro que si se da que en los semáforos que tardan mas en rojo, llegan los limpiadores, y uno que otro actor (y ahorita se está dando mucho, los inmigrantes guatemaltecos que ya no se regresaron) que te piden dinero por su linda carita y con una historia digna de guión de cine. Aún así, no proliferan tanto, porque las condiciones no se les da tanto, es más, ya hasta los conoces y sabes quienes actuan y quienes no.

    Pero me gusta hacer algo distinto, si me salen con la cantaleta de que necesitan dinero para comer, mejor les doy comida, la mayoría reacciona positivamente, otros carasduras tajantemente me dicen que me pidieron dinero, no trabajo, ni mucho menos comida. A eso los mando a la verga. Y están los que te llegan a pedir dinero con receta en mano para un medicamento caro, o me ha tocado que para bolsas de diálisis. En estos casos, reviso la receta, y obviamente me fijo en la fecha, si me parece congruente, coopero porque la verdad y afortunadamente mi familia siempre ha tenido en las buenas y en las malas, y sé lo que se siente gastar mucho dinero en una enfermedad, y que nadie te voltee a ver. Repito, afortunadamente hemos salido y no le hemos pedido ayuda a nadie, pero por eso mismo sé lo que se siente que un familiar esté en desgracia y que a penas te alcance, o en muchos casos que ni tengas una cuarta parte.
    Claro, yo sé que hay gente que apela a tus sentimientos para poder estafarte, así sea un mísero peso. Y en muchas ocasiones caemos y no sabemos si realmente estamos ayudando o jodiendo más a esa persona. Pero como dices, si uno como ciudadano pudiera (podemos, pero eso conlleva esfuerzo y dinero que la gente no quiere dar) crear mas empleos, y capacitar (que es una gran inversión) a esa gente que está en la calle, o a esos ancianos que sus familiares tiraron a la calle y que no pueden o no los dejan trabajar, sería maravilloso, de hecho es una de mis metas, y debería de ser una de tantas metas de todos los mexicanos. ¿Pero qué digo? Si la meta del mexicano promedio mediocre es casarse, tener hijos, ganar una media de 20 mil pesos quincenales en un trabajo medianamente decente, esperar la jubilación, ser payazo con los nietos y morirse. Pero eso sí: ¡Pónganse a trabajar!

  2. Fleitasgdl dice:

    Es claro que si le damos dinero a la gente indigente los perjudicamos mas que ayudarlos.

    Desafortunadamente el problema radica en la falta de educación mínima elemental que deben de recibir todos los mexicanos y si a esto le agregas que los sueldos son de hambre y explotan a la gente en todos los sentidos……..pues es obvio que mejor la gente sin estudios se vaya a pedir limosna, solo deben de estar parados en una esquina o cruce de avenidas por unas cuentas horas y ganan más que estar esclavizados en una fábrica o bodega.

    Una solución sería que el gobierno realmente haga programas que ayuden a incorporar a este gente a la vida productiva…….que reciban cierta ayuda del gobierno cuando demuestren que están trabajando. El dinero puede salir en recortar en un 90% el subsidio que se les da a los partidos políticos, sindicatos y prestaciones de la alta clase política.

    Al final de cuentas tiene mucho mayor prioridad sacar a gente de la indigencia que andar patrocinando a las ratas coludas del gobierno……

  3. Alex dice:

    Los indigentes los controla una mafia la mayoria de las veces. He visto a gente necesitada de verdad y otras que no lo parecen ¿pero como saber la verdad?

    Yo igual opto por no dar dinero, ni siquiera a los limpiaparabrisas que aunque les digas que no te echan el agua pero uno se siente con la obligación de pagarles, lo he visto en otros conductores; aunque me vea mala onda nunca les doy nada.

    He visto a niños haciendola de payasos o limpiando parabrisas también, en una ocasión como a las 11 de la noche iba pasando por el crucero donde hay varios y a todos los recogió un vehiculo tipo Van. En otra ocasión noté que todos, pero absolutamente todos los niños y jóvenes tenian un cepillo para limpiar vidrios y nuevecito ¿de dónde lo obtuvieron?

    Saludos Cerebro.

Deja un comentario

*

Archivo

La Encuesta

Así como la selección nos calló a todos los escépticos ¿Crees que el Gobierno Federal logre callar bocas?

Loading ... Loading ...

Todos los derechos reservados a ®2014