El peor debate de la historia de México

6 mayo 2012

veces compartido

El peor debate de la historia de MéxicoTodos sabíamos que en este debate iban a existir confrontaciones. Era lógico dado que Enrique Peña Nieto es el puntero, pero creíamos que por el formato del debate, estas no iban a ser tan directas. La situación aquí es que hubo tanta descalificación que el mismo formato no importó. Antes del debate muchos decían que se debería adoptar el formato estadounidense o el frances, los cuales se prestan más para la confrontación y la descalificación, pero no fue necesario, porque hubo más descalificaciones que en cualquier debate de estos países (bueno, más bien en todos los países hay descalificaciones). El problema, y por lo que digo que es el peor debate de la historia de México, es porque los candidatos nos dejaron ver el bajo nivel político que tienen, lo que al menos a mí me orilla cada vez más a anular mi voto, no por estrategia, sino por principios. Vamos candidato por candidato:

Enrique Peña Nieto

Enrique Peña Nieto se preparó bien, en la mayoría de los cuestionamientos pudo responder (a veces con verdades, a veces con mentiras), pero ya no se vió ese fuerte titubeo y pudo aprender a salirse aunque sea un poco, del guión. El problema con Peña Nieto es que su tarea debería haber sido defensiva, el mismo dijo que no iba a dividir México, pero en el debate le entró con todo a la guerra sucia, e incluso empezó el debate descalificando la gestión del PAN, lo cual fue sorprendente. Otro error que cometió fue que lanzó varias acusaciones contra sus opositores donde el mismo Peña Nieto tenía una cola más larga que le pisen. Por ejemplo, acusó a López Obrador de los nexos con René Bejarano, pero Obrador o Josefina fácilmente lo revertían con nombres como Montiel o Salinas. Peña Nieto prefirió no divagar, prefirió verse seguro aunque para esto tuviera que mentir, como con las acusaciones que le hizo Josefina Vázquez Mota sobre su mal desempeño como Gobernador en el Estado de México. A pesar de eso, se notaba una falta de credibilidad en sus palabras.

Peña Nieto lanzó propuestas (a medias), pero estas se dispersaron entre los pleitos que desencadenó contra Josefina y López Obrador; incluso sugirió que el PAN y el PRD se habían puesto de acuerdo para atacarlo. Aunque claramente, el también entró a la guerra de manera directa. Su estrategia no fue la mejor sinceramente, aunque se preparó para no depender tanto del guión y el teleprompter, se dejó llevar por los ataques y entró al ruedo, cosa que a él no le conviene, sobre todo porque ante sus detractores, no tiene mucha autoridad moral.

Claramente Peña Nieto no es el ganador del debate, de hecho lo confinaría prácticamente al tercer lugar. Pero para efectos de las encuestas, creo que salió avante. No va a perder mucho y va a seguir manteniendo su ventaja, lo cual lo hará prácticamente el próximo Presidente de la República, más porque creo que en el siguiente debate, los otros candidatos no podrán ofrecer ya mucho, sobre todo porque ahora se les vió desesperados.

Josefina Vázquez Mota

Tal vez era la más predecible, en cuanto como iba a actuar. Sobre todo al principio, se notó ese efecto “robótico” en la oratoria. Criticó duramente a Peña Nieto, y en un principio parecía salir avante, porque a pesar de que Peña Nieto refutaba sus acusaciones, Josefina transmitía más credibilidad. El grave problema vino cuando Peña Nieto encontró su talón de aquiles en las inasistencias del congreso. Si cuando Cordero la acusó de ello, Josefina no supo defenderse, igual iba a pasar con Peña Nieto y en efecto así sucedió. Incluso Peña Nieto tergiversó premeditadamente los conceptos para decirle que si las reformas estructurales no se aprobaron, fue porque Josefina estuvo ausente. La panista volvió a divagar y a verse con falta de argumentos ante tal acusación.

Tampoco fue prudente el asunto de Paulette, más cuando ese asunto fue algo meramente mediático. Josefina atacó, denigró, pero no se atrevió ir al fondo del asunto. Sus ataques no hicieron mucho daño a Peña Nieto. Además las propuestas de Josefina se notaron vagas, difusas (al igual que sucedió con Peña y Obrador) mientras que por el contrario Quadri fue muy concreto. Josefina se perdió, sobre todo al final, y no logró su cometido, seguramente seguirá (y si le va bien) en un lejano segundo lugar en las encuestas. Todavía no sabemos que propone Josefina, no sabemos cual es su plataforma política, incluso las propuestas de Peña Nieto suenan algo más atractivas (independientemente de si son de su autoría, de Videgaray o de algún alumno de la UP).

Josefina ya no podrá hacer mucho. No se atrevió marcar la diferencia y vimos algo no muy distinto a lo de siempre, tal vez más agresiva, pero con una connotación más negativa. No solo no supo como bajar a Enrique Peña Nieto, sino que no hizo nada para poder ella subir. Se sigue viendo gris, sin personalidad, simplemente Josefina no tiene posibilidades ni la talla para llegar a la presidencia.

Andrés Manuel López Obrador

Andrés Manuel López Obrador fue definitivamente el perdedor del debate. Empezó mal, en algún momento se recompuso y volvió a caer, se puso de cabeza al igual que la fotografía de Carlos Salinas con Peña Nieto que presentó, fotografía que es imagen de este artículo porque representa lo que fue el debate. Ciertamente AMLO tenía que dejar un poco su “República Amorosa” y ser más confrontativo, pero se fue hasta el otro extremo y se radicalizó. En las primeras cuatro intervenciones habló de “la mafia en el poder”, pero no supo ser incisivo, generalizó, y no fue hasta después que sus críticas fueron más directas. Escuchamos lo de siempre, y de todos fue el que menos propuestas presentó, aún y cuando tenía elementos para por medio de las propuestas hacer una diferencia.

Perdió López Obrador porque él era el que tenía más oportunidad de marcar diferencia. Hace solo unos pocos días salió vitoreado de la Ibero e incluso se metió al Tec de Monterrey (Campus Monterrey) donde todos los alumnos de clase media alta y alta gritaron “Presidente, Presidente”. No solo eso, varias de sus propuestas parecían buenas y parecían marcar diferencia; tuvo la oportunidad de “presumir” a su gran gabinete y no lo hizo. Prefirió acurrucarse en esa posición victimista, mirando al pasado, a lo que ya sucedió, al complot en su contra y creo que eso le podrá costar votos de las clases medias que hasta ahora le estaban dando el beneficio de la duda. Tal vez si, el le hizo un poco más daño a Peña Nieto que lo que le hizo Josefina porque fue más agresivo, y en algunas ocasiones Peña Nieto no supo defenderse contundentemente, pero en cuanto él mismo, se terminó viendo mal.

López Obrador se confió, no fue a ensayar siquiera, creyó que siendo como él es (peor aún, sacando su peor versión). Todos sus seguidores creyeron que iban a masacrar a Peña Nieto y no lo hicieron, tan solo le ocasionó una que otra pequeña herida al priísta, las cuales pueden ser curadas con unas pocas puntadas. López Obrador se vio lento, eso le quitó tiempo; lo de la fotografía de Carlos Salinas es un claro ejemplo porque en su primera intervención no tuvo tiempo para mostrarla, y en la segunda la mostró de cabeza. Hasta el final mostró algunas de sus propuestas de forma muy vaga y ni siquiera dejó una impresión positiva con su discurso final como si lo hizo en el debate del 2006. Me pregunto, si el IFE hubiera accedido a organizar un debate por semaomo lo quería AMLO ¿aguantaríamos los ciudadanos volver a ver todo este cirquero pseudopolítico?

Gabriel Quadri

A pesar de ser de Nueva Alianza, a pesar de sus nexos con Elba Esther Gordillo que son demasiado obvios, podemos decir que fue el ganador del debate. Tal vez porque su posición le sugería proponer más y criticar menos. Creo que la maestra hizo una buena elección, porque Gabriel Quadri no solo fue propositivo y conciso en sus propuestas, sino porque a pesar de todo, es una persona inteligente y más preparada que los otros tres candidatos. Tal vez si Quadri fuera más popular le hubiera entrado también con todo a los garrotazos, pero con tal de conservar el registro de su patrona, se dedicó a proponer, porque sabiendo que los demás iban a criticarse y denigrar, el podía marcar diferencia para lograr el 2% que necesita su partido.

Quadri habló de propuestas interesantes, relacionados con la ecología (tema que domina), la eliminación del subsidio a la gasolina para ese dinero usarlo en programas sociales y algunas otras cosas más. Aunque atacó muy poco, atacó a quienes sabíamos que iba a atacar, criticó algunas propuestas de Josefina y otras de Obrador, pero de Enrique Peña Nieto no dijo prácticamente nada ¿mera coincidencia?

Conclusión:

Simplemente, el peor debate que he visto, y eso en gran medida debido a la poca calidad de candidatos que tenemos. Ahora todos se autoproclaman ganadores, pero en realidad los tres principales candidatos perdieron. Tal vez Peña Nieto salió avante, pero si hacemos una analogía con un partido de liguilla de futbol, en el debate Peña Nieto perdió 2-0, cuando en el partido de ida había ganado 4-0. Quedan muchas dudas, pero la que más me ronda la cabeza es ¿Por qué fue Obrador y no Marcelo Ebrard?. Peña Nieto se puede ir a dormir tranquilo, a pesar de sus equivocaciones logró el cometido y este era que no lo bajaran y lo metieran a la pelea, seguramente las encuestas le seguirán dando una amplia ventaja.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter