Muchachas. Las mujeres del aseo en casa.

1 abril 2011

veces compartido

A las mujeres que hacen el aseo en casa les decimos muchachas, las que hacen el aseo, y también utilizamos términos un poco más despectivos como sirvientas o inclusive chachas. Muchos en casa estamos acostumbrados a contratarlas para que nos hagan el aseo en casa, para evitarnos aquel trabajo que no queremos hacer porque para colmo, nuestras vidas ya están llenas de trabajo y preocupaciones que lo último que queremos saber es de tener que hacer la limpieza en nuestra casa. Muchas de ellas son jovencitas, aunque otras ya tienen cierto recorrido. La edad no importa, lo importante aquí es que rindan y logren hacer todo el trabajo que necesitemos que hagan: Que tengan la casa limpia, que la ropa esté lista, que sepan hacer de comer etc.

Hoy quise reflexionar sobre este tema, ¿porque saben?. Ser “muchacha” es un trabajo pesado. Muchos lo hemos vivido. Cuando no hay muchacha en mi casa por X o Y razón, en la familia nos tenemos que dividir labores y eso de estar barriendo y trapeando pisos o lavando baños es por demás pesado. A eso le tenemos que sumar que hay que hacer de comer, hay que lavar la ropa, lavar los automóviles. Es un trabajo pesado de 8 horas donde hay que batallarle con mucho esfuerzo físico, y sí, termina siendo muy agotador para quien realiza esas labores; y si no lo parece es porque ya están acostumbradas a ello.

¿De donde vienen?. Son originarias de varios lados, en el caso de mi familia nos han tocado tanto muchachas que vienen de barrios marginales de mi ciudad (Guadalajara) como oriundas de otros estados como Oaxaca o Sonora. En todos los estados de México hay mano de obra. Pero lo más difícil de todo es conseguir una muchacha que sea realmente confiable y que sepas que ningún día tratará de abusar de tu confianza para sacar ventaja. Lamentablemente en nuestro caso nos han tocado sirvientas que nos han tratado de robar ropa precisamente el último día en que trabajan en la casa, hasta un reciente caso donde la muchacha pedía comida de más en el super para ella y para colmo, se metía a la laptop de mi madre para revisar su cuenta de Facebook. Sí, aunque no lo crean, las muchachas también tienen Facebook.

Muchos dirán que el que existan muchachas es algo injusto, que es culpa del maligno capitalismo donde unos vivimos muy acomodados mientras otros tienen que hacer el aseo de una casa ajena para ganarse el pan. Pero lamentablemente así es la vida y no todos corremos con la misma suerte. Yo no veo nada de malo en que en una sociedad existan muchachas, jardineros, lavacoches, viene vienes. Lo justo e idoneo sería que la economía creciera para que ellos ganaran más y con su trabajo pudieran obtener más recursos. De hecho en los países desarrollados también existen muchachas, existen quienes tienden las camas, y quienes hacen este tipo de labores, claro, que con la diferencia de que su salario es más gratificante que el que les ofrecen aquí en México. ¿Entonces por qué hay quienes dicen que es injusto?. Yo diría que así es la vida y a cada quien nos tocó un papel el cual desempeñar, algunos obtuvimos más oportunidades que otras personas, y es nuestra responsabilidad aprovecharlas. Malo sería si no lo hiciéramos.

Por eso mismo creo que el trabajo de muchacha es un trabajo digno, un trabajo el cual se debe de respetar y admirar, porque gracias a su esfuerzo, podemos gozar una mejor calidad de vida. Calidad de vida que nos ganamos mediante el trabajo que hacemos día a día y mediante el cual le pagamos a ellas.

P.D. No es broma, pero muchos de los salarios que les pagan a los jóvenes recién egresados de las universidades son tan bajos, que a veces terminan ganando menos que una sirvienta. Y a eso a muchos les parece una injusticia.

 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter