La mujer ideal de Cerebro

11 agosto 2009

veces compartido

Hoy le voy a hablar por teléfono a una chava que me gusta para invitarla a salir y mm, entre tanto rollo femenino me puse a filosofar sobre las mujeres. Siempre me han preguntado, ¿oye Cerebro, cual es tu mujer ideal?, y pues mas o menos contesto algún aproximado, pero ahora quiero aprovechar para escribir un análisis riguroso y científico sobre la mujer de mis sueños. No se si existirá alguien así, espero encontrarla:

Siempre decimos que lo de adentro es lo que vale, pero no hay que hacernos tontos, a los hombres también nos gusta lo de afuera. Si no sintiéramos ninguna atracción sexual (lo digo en el buen sentido de la palabra), no seríamos hombres; seríamos unos afroditos o locas de closet. Por eso voy a dividir en dos la descripción de mi fémina modelo.

Por dentro (o sease, sentimientos, personalidad). Y no piensen que hablo “por dentro de la ropa” eso lo vamos a ver más adelante.

Inteligencia:

Me gusta que las mujeres sean inteligentes. Por más que estén guapas, hermosas, si toco su cabeza y escucho “toc toc”, quedan descartadas. Quiero saber que la mujer con la que platique, tenga cosas interesantes que decir, y que sepa razonar. No solo -o seaa, fui de shopping, y cero que veer.

Cultura:

Muchos lo pondrían dentro de inteligencia, pero es aparte. La cultura en una persona es algo escaso en México, y por ende, una mujer así puede ser más atractiva.

El nivel cultural en una mujer le ayuda mucho en su personalidad, porque la define más. Sería mucho más interesante a mi gusto, hablar con una mujer que te cuente sobre el último libro que leyó, que pueda debatir sobre la película que vieron en el cine, la situación política del país, o el nuevo género de tal grupo de Rock, que con una mujer que solo te hable de Shopping y marcas de brasieres.

Modales:

Obviamente no me gustaría andar con una mujer que diga: -Que onda cabrón, ¿a donde chingados vamos a salir este puto día?. Pero tampoco me gusta que sean demasiado “correctas” y te anden jalando las orejas porque se te salió una palabrita.

Identidad propia:

¿Saben que odio?. Que la mujer en cuestión no tenga personalidad propia y auténtica (que sean una mala copia de otra amiga o de un personaje de TV). La personalidad es lo que identifica a una persona de los demás. No tenerla, significa ser como los productos de marca propia de los supermercados. Puede que lleguen a ser de mejor calidad que los productos de marca, pero nadie las compra aún cuando “se rebajen de precio”.

Hay gente (insegura) que creé que andando con una chava con poca personalidad, puede moldearla a su gusto (además de que no tiene la suficiente autostima para andar con alguien mejor). Lamentablemente ese tipo de mujeres son las que te salen con las peores sorpresas. Sobre todo cuando les llegas a alimentar, aunque sea un poco, sus insignificantes egos.

Ternura:

Si hay algo que me atrae de las mujeres, es la ternura. Una mujer que te apapache es lo mejor que puede haber, porque te hace sentir querido. Eso si, todo tiene su límite, hay gente que trata de ser tan tierna que cae en la “gatez” y se ve falso. No, yo me refiero a una ternura natural.

Honestidad sentimental:

Yo valoro que las mujeres sean honestas y tengan principios. El problema aquí es que muchas veces los hombres nos dejamos de llevar por la química de ciertas mujeres que terminan jugando con los sentimientos de uno.

Es muy cierto que de pronto a una mujer uno le pueda dejar de gustar o que ya no haya química. Pero es mil veces preferible que te lo digan en la cara, a que sigan con la farsa y por detrás te estén poniendo el cuerno.

Sensibles y empáticas

Me gusta que las mujeres sean sensibles y receptivas a los problemas de uno. Ojo, no quiero decir que con esto te deban tener lástima o algo por el estilo. Sino que puedas sentir que “ella está ahí” cuando estás pasando por una situación difícil, así como ellas esperan “que tú estés ahí cuando no la están pasando bien.

No muy parecidas a mí.

Es cierto que en una mujer buscamos encontrar cosas en común. Pero a veces esas “pequeñas diferencias” son las que le ponen jugo a una relación. Si es cansado verse en el espejo todos los días, ¿por qué lo tengo que hacer doble?.

Por fuera. Ahora sí, lo que todo hombre sin mucho tiempo libre quería escuchar.

Cabeza:

La cara de una mujer es lo mas importante para mí. Sin una cara bonita todo lo demás pierde su valor (digo no a los cuerpos de esperanza, cara de arrepentimiento).

Los ojos pueden ser de cualquier color, no soy muy fijado en eso, pero si me gusta que sean ojos femeninos y tiernos. Como dicen por ahí, los ojos son la ventana al interior de una persona.

De los demás elementos de la cara, me gusta que no sean muy toscos, pero tampoco demasiado finos, que hace que pierdan relevancia. Todo en conjunto debe de reflejar ternura. Existen diferentes formas de serlo, por lo cual para mí pueden haber diferentes combinaciones de como puede ser una cara.

Del pelo, mmm, no tengo algún tipo de cabello favorito, más debe de conjugar tanto con la cara, como con la personalidad de la mujer. No soy muy estricto ante el cuidado del pelo, porque a mi me gusta como se ven algunas mujeres con el pelo desaliñado.

Cuerpo:

Como lo dije, el cuerpo queda supeditado a la cara. Sin cara el cuerpo no vale nada. Pero dentro de eso, no me gustan demasiado los “cuerpos de modelo” tipo miss universo. Soy mas permisivo en esa cuestión e incluso puede no importarme si la mujer tiene algo de sobrepeso (que en algunos casos resalta la ternura).

No soy muy fijado en las bubis. Curiosamente las mujeres que me han gustado “tienen chichi” pero creo que es coincidencia, porque no le pongo demasiada atención. Mientras no sea extremadamente plana, ni extremadamente “chichona” con implantes tipo Sabrina (que para mí es peor que estar plana), todo bien.

De las pompas. Es algo parecido con las bubis, mientras no sea exageradamente escaso o “abultado” está bien. Que se vea que es natural.

Las piernas. Me gusta que mas que tengan buena pierna, que las tengan bien cuidadas. ¡¡Prohibido que no se depilen!!.

Apariencia:

No me gusta que estén muy maquilladas. El maquillaje en exceso hace perder naturalidad, además de que nos pueda provocar un susto a los hombres despertarnos “con otra mujer” con la que salimos la noche anterior. Prefiero que anden sin nada a que tengan exceso de maquillaje.

Está muy bien que cuiden su piel, que utilicen un maquillaje sobrio, solo para resaltar algunos detalles. Pero por favor, no exceso de maquillaje. Cerebro no tolera esas “manchotas rojas” en los cachetes que tanto les gusta ponerse a las mujeres.

Menciono como excepción los eventos importantes donde las mujeres deben ir arregladas y maquilladas. Pero no quiero salir al café con una mujer que parece que va a una cena de gala ese mismo día.

Tampoco me gusta que se pinten el pelo en exceso. Sobre todo cuando la mujer con pelo oscuro se lo tiñe de rubio (maldita influencia del American Guei of Laif). Si se lo retocan, se ponen algunos rayos de otro color lo tolero. Pero no que me cambien totalmente la tonalidad de su cabello.

De vestir. Mmm, me gusta que vistan bien, pero tampoco que exageren. No soy muy exigente en la forma de vestir, y a mí me vale madre de que marca sea su ropa. Mientras no se vea que descuidan su imagen y no les importa como se ven, todo bien. Es más, tolero que de pronto algún día anden pandrosonas.

Otros factores que no son ni de adentro, ni de afuera, sino todo lo contrario

Clase social:

No soy muy fijado en la clase social respecto al dinero que tiene la familia de la mujer (para eso mejor me pongo a chambear yo). Pero si soy mas fijado cuando las clases sociales condicionan la forma de ser de las mujeres. Naturalmente no me va atraer una tianguera que diga -Pasele mijo, compre su fruta carnalito. O una hija de papí que diga -O sea, mira la nave y la tarjeta de papi.

Amigos:

No lo condiciono al 100% porque siempre va a haber gente que no la puedas tragar. Pero si es importante que uno no tenga problemas en llevarse con los amigos de la mujer en cuestión, sobre todo para no darte esas maratónicas aburridas cuando la chava te invite a salir con ellos ni sientas que tienes que quedar bien con sus compas que se te quedan viendo raro.

Y pues así sería la mujer ideal de Cerebro, y si se fijan, hay muchas combinaciones. Ahora espero que ustedes me digan cual es su mujer u hombre ideal.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter