El miedo

6 mayo 2009

veces compartido

El miedo es un sentimiento inherente al ser humano que tiene el objetivo de mantener el cuerpo y mente en estado de alerta en una situación difícil, con el fin de canalizar toda la energía en ella y responder de una forma eficiente.

Sin el miedo posiblemente no podríamos sobrevivir como especie porque no podríamos hacer frente a las situaciones de riesgo. Por poner un ejemplo, si voy caminando en la calle y un auto se dirige hacia mí, sin el sentimiento del miedo no podría responder a esa acción y me vería muy lento para reaccionar, el razonamiento intelectual no respondería lo suficientemente rápido como para que me pueda quitar. Por eso el miedo es irracional, porque es un sentimiento que no apela a la razón sino a los instintos básicos y a las experiencias pasadas.

Pero esa irracionalidad es un arma de doble filo. Porque si bien ayuda al ser humano a responder inmediatamente al problema, se presta para que el individuo haga una evaluación erronea sobre la causa del miedo. Esta característica es uno de los mayores dolores del cabeza del ser humano, y que dá de comer a muchos psicólogos y psiquiatras, dado que todas las personas, en mayor o menor medida, a veces dejamos de tomar las decisiones mas certeras debido al miedo o la angustia irracional, decisiones que muchas veces marcan la vida de las personas.

El miedo, al ser irracional, es un arma poderosa. El miedo es aprovechado como una herramienta útil para la manipulación, y es una de las que mejor funciona, sino es la que mas. Las amenazas y los chantajes son posibles gracias al miedo que hay dentro de ellos, muchas personas buscan mantener sus trabajos por miedo a perder el ingreso, en algunas religiones la gente sigue normas de conducta por el temor a Dios, e inclusive las normas sociales están fundamentadas en el miedo a recibir el castigo por no acatarlas.

Por eso la gente temerosa es mas fácil de controlar, porque la carga de miedo es mayor que en las demás personas. El miedo al fracaso (sobre todo por la poca costumbre a fracasar) hace que la persona lo evite a toda costa y deje de tomar riesgos, aún cuando su dignidad esté de por medio. Como una persona temerosa que sufre acoso sexual por parte de su jefe, pero que no se atreve a denunciarlo porque necesita el empleo.

El miedo también es utilizado por muchos regímenes de gobierno. Tener una sociedad asustada a sus manos les da mas poder, y por eso se inventan enemigos o amenazas. Porque el gobierno al asumirse como protector del pueblo, la gente termina cediendo autoridad con el objetivo de paliar el miedo, y aceptan que las autoridades tomen decisiones que tal vez en otro caso no aceptarían.

A la vez, el miedo también sirve como distractor, sobre todo en estos últimos casos. Como el individuo o la sociedad está alerta en la raíz de su miedo, se deja de poner atención en otros aspectos no relacionados con el miedo que podrían ser manipulados sin que este se de cuenta. Por ejemplo un niño que atemoriza a otro, mientras un tercero aprovecha para robarle sus dulces, o cuando un gobierno mantiene alerta a la población por un posible enemigo o amenaza, mientras que por atrás decreta leyes impopulares o lleva a cabo desfalcos sin que se den cuenta en el momento.

El miedo es natural al hombre, pero esto no quiere decir que la “cobardía” sea natural. La persona cobarde es limitada por miedos irracionales que no tienen razón de ser, y no puede avanzar, por miedo a averiguar el verdadero tamaño de sus miedos. En cambio la persona valiente también tiene miedos (y muchos), pero sabe enfrentarse a ellos, y poder hacer una evaluación precisa del tamaño de estos.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter