López Obrador, nuestro señor

28 Abril 2017

López Obrador ha sabido capitalizar la tradición religiosa del mexicano para presentarse como el nuevo mesías, el nuevo santo puro, impoluto e incorruptible.

veces compartido
López Obrador, nuestro señor

Imagen: Regeneración

Abundan los memes, las burlas y las críticas que pretenden presentar a López Obrador como un mesías venido del cielo para salvar a la humanidad del pecado y de las tentaciones de Satanás. En política nada es casualidad, todo tiene una explicación, y el aura mesiánico de López Obrador no es un invento de sus oponentes, sino que es producto de su propia creación. López Obrador de alguna manera ha buscado que sea así. ¿Por qué?:

Primero, porque México sigue siendo un país muy religioso donde muchas personas son fervientes devotas de la Virgen de Guadalupe, y donde muchas de ellas tienen su santo a quien rezarle. En un país mariano donde muchos peregrinan cada 12 de diciembre hacia la Basílica de Guadalupe, un líder que represente esa religiosidad, que se presente como quien resolverá, por intersección divina, los problemas que aquejan al individuo, podrá aspirar a amasar una gran cantidad de votos: promover la bondad será condición suficiente para acabar con todos los males, como la corrupción.

Segundo, porque ese aura mesiánico le permite presentarse como una persona impoluta e incorrompible. Así como el devoto religioso nunca cuestionará al santo ni mucho menos a la Virgen, tampoco lo hará con Andrés Manuel López Obrador. Así como Jesucristo nunca cayó en las tentaciones de Satanás a su venida a la tierra para salvar a la humanidad, Andrés Manuel tampoco, dice, ha caído en algún acto de corrupción. Y si alguien de sus discípulos de MORENA cayera en uno, es el discípulo el que se mancha con el pecado, no López Obrador. 

No es un prejuicio de sus opositores ese aura mesiánico, es premeditado. En esa relación vertical con un componente de dogma religioso, Andrés Manuel intenta implantar una nueva moral, porque, al igual que los más conservadores, le preocupa en demasía la pérdida de valores en la sociedad.

Nada de esto es casualidad ni es producto de algún accidente. Los políticos que atraen más votos son aquellos que logran crear una ventaja competitiva de acuerdo al entorno en el que se mueven. López Obrador, entendiendo el profundo sentimiento religioso de los mexicanos, sobre todo aquellos de clases populares, logró crear una buena estrategia: mostrarse como un líder mesiánico, como aquel santo al cual sus creyentes le rezan diariamente, que combatirá de buenas a primeras los problemas que lo aquejan, y que basta con ser bueno para hacerlo, de la misma forma que basta con ser bueno y estar libre de pecado para alcanzar la gracia divina.

Por esto es que sus adversarios le pusieron una buena trampa involucrando a Eva Cadena en un acto de corrupción. Así intentan desmitificar el discurso de López Obrador (no sabemos si con éxito ) y aminorar los efectos de esa ventaja competitiva que ha colocado, con ayuda de la gracia divina, a López Obrador como puntero de las encuestas.

Así, una de sus creaciones fue MORENA. Es un nombre ingenioso, porque al mismo tiempo que es un acrónimo de “Movimiento de Regeneración Nacional”, el nombre hace una clara referencia a la “Morenita de Guadalupe”, el nombre de su partido es uno muy guadalupano; el slogan “La esperanza de México” también tiene una connotación muy religiosa. La relación que tiene con sus integrantes, muchos de ellos seleccionados por medio de una tómbola (como ocurría en la democracia de la Grecia antigua) es como la relación que Jesús tenía con sus discípulos, aunque cabe decir que los “filtros” que utilizaba Jesucristo para seleccionar a hombres impolutos eran más eficientes que los de López Obrador. Jesús sólo fue traicionado por Judas Iscariote, mientras que no son pocos los hombres de MORENA que han caído en el pecado de la corrupción. 

Así como basta ir a confesarse con el padre para limpiar los pecados, también basta afiliarse a MORENA para limpiar el alma. Todos los priístas y panistas que estaban “en pecado” fueron perdonados inmediatamente al entrar a MORENA con la única penitencia de propagar la palabra de Andrés Manuel López Obrador. Aunque eso sí, algunos, como la ex panista Eva Cadena, han reincidido. 

Tampoco es coincidencia que López Obrador pida a los padres y los ministros de culto religiosos, que adviertan a los creyentes que la compra de votos es un “pecado social”

“Es un engaño, es también algo que ofende y que está escrito hasta en la Biblia. Es antirreligioso”.

Pero llama la atención, y es paradójico que López Obrador haya tomado al mayor representante del Estado laico de México como su guía y mentor, aquel que se peleó con la Iglesia para impulsar una reforma que separaba a la Iglesia y al Estado. Así, López Obrador se sentó a la izquierda de Juárez, y de nuevo vendrá con gloria, para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Pero en realidad López Obrador tiene muy poco que ver con Benito Juárez, AMLO no es un liberal, por el contrario, es una persona profundamente conservadora que recibe la bendición de pastores evangélicos y tiene un gran apoyo por parte de ellos (los mismos que en Estados Unidos niegan la teoría evolutiva). Su relación con Juárez tiene más que ver con el hecho de que era un indígena, venido “de abajo”, de las “clases más vulnerables”. 

Es ese sentimiento de religiosidad, el cual se ha hecho más notorio desde 2012 (cuando López Obrador terminó de entender que ese discurso podría calar hondo en parte del electorado), el que mantiene a López Obrador vigente. Él ha sido capaz de construir un discurso maniqueo donde MORENA es el cielo, mientras que el infierno es eso a lo que él llama “la mafia en el poder”. 

No, no se trata de una izquierda liberal o socialdemócrata la de AMLO, quien quiere que la agenda progresista pase por un plebiscito a sabiendas de que la mayoría se opondrá a ella. López Obrador comparte su conservadurismo social con el PAN, en tanto que en lo económico también es conservador, dado que aspira a construir un gobierno intervencionista y planificador. En resumen, López Obrador es el candidato más conservador de todos, aquel que se alimenta del mexicano religioso, y del mexicano que tiene miedo a ser libre, el cual espera que la gracia divina resuelva sus problemas.  

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • ¿Qué piensas de López Obrador?

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter