Un atentado en Monterrey, y el Columbine del morbo y la sociedad infantiloide

18 enero 2017

La historia no fue la solidaridad ni la indignación, sino el morbo de muchas personas que hicieron de un hecho triste y lamentable, un día de diversión.

veces compartido

Un atentado en Monterrey, y el Columbine del morbo y la sociedad infantiloide

Decir que México está pasando por un mal momento es repetir aquello que ya es muy obvio. Balaceras en Playa del Carmen y Cancún perpetrados por comandos armados, y ahora un niño que padecía depresión y aparentemente sufría de bullying decidió atentar contra su maestra y compañeros.

¿Por qué la frustración de un niño puede llevarlo a atentar contra la vida de sus compañeros y la suya propia?

Tuvieron que ocurrir muchas cosas para que el niño tomara esa decisión, en las que posiblemente tuvieron alguna relación desde su familia, la escuela, su comunidad y hasta los medios de comunicación -muy seguramente tuvo conocimiento de uno de tantos atentados que han ocurrido en Estados Unidos y alguno de ellos le sirvió de inspiración-.

Cuando esto sucede no debe de tomarse como un caso aislado, incluso deberíamos entender esto como una “conclusión” de lo que ocurre en las escuelas -públicas y privadas- del país, donde el bullying es una constante. Las señales de alerta existían,  basta ver en Youtube los cientos de videos de este tipo de actos. 

Lo que se debería de esperar de nosotros, los mexicanos, es un sentimiento de preocupación y solidaridad con las víctimas, con la maestra, los niños heridos, e incluso el victimario que de alguna forma es víctima de un sistema que no funciona y no puede garantizar el sano desarrollo de los niños. 

Pero en vez de eso, me percato de que lo que abunda es el morbo. Si algo me hizo sentir más mal que el propio video del acto y las fotografías explícitas, fue la cantidad de gente que compartió esos contenidos en sus redes sociales. No para generar consciencia, mucho menos como actos de solidaridad, sino para generar morbo, para divertirse.

Es discutible si los medios deben o no difundir esos contenidos, algunos podrán alegar que pueden generar un impacto en la gente y que al verlos, hagamos consciencia sobre lo que está pasando. No me atrevería a reprobar categóricamente el mero hecho de la difusión de los videos si la intención es esa, y no la del morbo -aunque considero que es muy imprudente, sobre todo con una sociedad como la nuestra que no termina de madurar-. Pero vaya, incluso algunos medios de comunicación se subieron al tren del mame, para ganar visitas, likes, o vender más diarios. 

Algunos intentaron (intentamos) parar la propagación de estos contenidos. Muchos, como Risco, recibieron insultos, y como sanción, le publicaron una y otra vez estos contenidos en Twitter. 

¿De verdad? ¿Ante un problema tan grave y delicado no podemos tener siquiera respeto por las víctimas?

¿De verdad no se puede tener al mínimo un sentimiento de empatía con todas estas personas después de haber visto estos contenidos? ¿Te imaginas ser la madre de una de las víctimas y que gente morbosa esté compartiendo el video donde balacearon a tu niño? 

¿De verdad, tu reacción ante un país que se descompone por la violencia, el narcotráfico, y un sistema que no puede por sí mismo garantizar seguridad ni una vida digna a sus ciudadanos, es el morbo? ¿De verdad?

Estoy francamente sorprendido, estoy sorprendido de que parte de mi sociedad, a la que pertenezco, le importe llamar más la atención en las redes sociales que sus propios semejantes. Si fuéramos una sociedad evolucionada, deberíamos estar lamentando el hecho y estar pensando qué podemos hacer para que esto no vuelva a pasar. 

Porque si este atentado nos obliga a pensar en la descomposición social que la origina, también entonces debemos pensar en aquella que motiva a algunos usuarios a propagarlas con tal de llamar la atención: ¿qué educación les dan sus padres o cuál es la que reciben en su escuela?

Ante un panorama -local, nacional y global- tan complicado, los ciudadanos deberíamos estar a la altura. No lo estamos. Seguimos siendo una sociedad que no puede autogobernarse. 

Y todo eso ocurre en los albores del ascenso de Donald Trump, el bully de México. 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • ¿Qué piensas de López Obrador?

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter