Guelcom Jom Donald Trump

31 agosto 2016

En un acto sin precedentes, Peña Nieto ha decidido invitar a desayunar a Donald Trump, a pesar de las injurias y agresiones hacia nuestro país.

veces compartido

Moctezuma invitó a almorzar a Hernán Cortés y le fue súper bien. Eso le dijeron sus asesores a Peña Nieto. Y allá vamos. – Antonio Ortuño

Hay cosas que mi mente no puede entender, una de esas es que Peña Nieto haya invitado a Donald Trump a Los Pinos. Sí, el Donald Trump que aseguraba que nosotros exportábamos violadores y criminales, el Donald Trump que está dispuesto a construir un muro, hecho que se ha convertido en uno de los pilares de sus propuestas de campaña.

Guelcom Jom Donald Trump

No lo puedo entender, porque no sé cómo México podría salir beneficiado, ni siquiera la figura de Peña Nieto. No hay forma.

No sólo los comentócratas e intelectuales de este país están anonadados, también lo están los americanos. No entienden cómo es que esto se pudo dar.

Primero, se antoja imposible que Donald Trump pida perdón por todas sus declaraciones. Si lo hace será como parte de un viraje de su estrategia de campaña. Posiblemente esa movida no sea una jugada inteligente para Trump, podrá ganar la simpatía de algunos latinoamericanos, pero seguramente perderá la de muchos simpatizantes a quienes los convenció de que México era la raíz de todos sus males.

Segundo, de igual forma se me antoja difícil que Peña Nieto exija de forma vehemente unas disculpas a Donald Trump. Y si lo hace, tendría que despojarse de la oratoria parsimoniosa que lo hace ver tan falso y acartonado. Peña Nieto tendría no sólo que pronunciar aquellas palabras, tendría que hacerlo con firmeza, con rudeza, con güevos, esos que nunca ha mostrado, ni siquiera para dar el Grito de Independencia.

Incluso si esto sucede, el cual sería por un decir el mejor escenario en una invitación que no tiene sentido alguno, la opinión pública podría considerar que Peña Nieto fue utilizado por Donald Trump para revirar su estrategia de campaña. Esa percepción se puede incrementar si Peña Nieto exige disculpas de una forma más protocolaria (como acostumbra a hacer).

Algunos insisten que no entendemos de diplomacia. Pero de ninguna forma es un acto diplomático invitar a quien agredió a tu país para tratarlo de convencer de que los mexicanos no somos así. Con un tirano no se puede negociar, Donald Trump es una pared tan sólida como el muro que quiere construir.

Este tweet dejará bien en claro el contexto a los que esperan una “estrategia diplomática audaz por parte de Enrique Peña Nieto:

Lo pongo de esta manera. En Reino Unido, país que nunca ha sido denigrado por el magnate, se plantearon no recibir a Donald Trump por lo que representa. Lo mismo sucedió con algunos republicanos (sí, de su mismo partido). Y Peña Nieto, por el contrario, lo invita a desayunar. Si alguna habilidad tenía su partido era el de la diplomacia, lo que vamos a presenciar no tiene precedentes, así que ve preparando las cervezas y las palomitas.

Y de la misma forma tenemos que hablar de las repercusiones que esta visita puede tener con Hillary Clinton, quien tiene más posibilidades de ganara las elecciones. Si bien, Peña invitó a los dos candidatos (no sin antes perjurar que no se metería en las elecciones de nuestro vecino del norte) por separado. Hillary no ha respondido, Trump sí lo hizo e irá antes. Trump buscará beneficiarse electoralmente de la visita.

Se trata de dignidad, se trata de respetar a nuestro país. No volvamos a caer en el error que siempre hemos cometido y cuya historia nos he dejado lecciones bien claras.

Nosotros no le debemos una explicación a nadie, menos a Donald Trump. Lo que sí merecemos son unas efusivas disculpas acompañadas de acciones para reparar el daño que ya hizo a nuestro país.

Con un tirano no se puede negociar.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • ¿Qué piensas de López Obrador?

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter