La diferencia entre crítica y criticonería que muchos mexicanos deberían entender

11 Agosto 2016

Jorge se considera un crítico, un analista, pero denosta y humilla a quien no piensa como él. Jorge no es un crítico ni hace crítica, Jorge es un criticón.

veces compartido

La diferencia entre crítica y criticonería que muchos mexicanos deberían entender

El día de ayer, un tuitero me “reprendió” por apoyar lo que él considera mediocridad. Me decía que aplaudir a una gimnasta que no ganó nada era mediocre y que estaba apelando a la lástima (porque algunos, él entre ellos, la criticaban por “ser gorda”). Su sticky post (o sea, el tweet que está fijado en su timeline) era una burla grosera a la gimnasta donde la comparaba con la mascota de Bodega Aurrerá.

Después, otro grupo (supongo amigos suyos) se me vino encima por la misma razón. Varios de ellos con nombres como “Mariguano Phelps”, y demás, cuyos timelines estaban llenos de basura e insultos a atletas y demás personas. No era indignación y descontento, era un modo de vida, ellos disfrutan humillar a los demás.

Con base en esto, quise escribir este artículo para diferenciar lo que es la crítica de la criticonería. Hay críticos y criticones, los primeros son muy útiles a la sociedad, los segundos son un lastre. Los términos son parecidos, pero los actos tienen un fin diferente, en tanto son resultado de motivaciones diferentes, e incluso opuestas.

¿Qué es la crítica?

Primero debemos entender que la crítica es necesaria dentro de una sociedad para que ésta funcione y se perfeccione. La crítica, señalar aquello que está mal, es una condición necesaria para mejorar procesos, realidades, estructuras o instituciones. La crítica puede estar movida por la indignación. Puede ser desde un tweet, hasta un ensayo, o un documento académico. En tanto el hombre es un animal político, la crítica puede tener ciertas subjetividades, puede no ser acertada, e incluso puede estar mal informada (aunque el crítico siempre tratará de buscar información para fundamentar su crítica), pero es resultado de una genuina preocupación sobre el estado de las cosas.

Para que exista un cambio dentro de una sociedad, la crítica es condición primera:

crítica

De un problema surge la crítica, ésta surge porque el problema produce una inconformidad. La crítica funge como diagnóstico del problema y reconoce su existencia. La propuesta surge de ese diagnóstico, al reconocerse el problema, entonces el paso a seguir es buscar un modelo de cambio. Cuando éste se tiene, entonces, se ejecuta un plan de acción para resolver el problema. Generalmente existe no sólo un diagnóstico, una sola propuesta o un plan de acción. Sino que, en cada tramo del proceso, se debe de llegar a una especie de consenso; o bien, ante las diferencias, diferentes sectores pueden proponer diferentes modelos.

La crítica puede ser sobre cualquier cosa: el fracaso en las olimpiadas, las casas blancas de Peña Nieto, la crisis económica, el rezago educativo, los derechos de las minorías etc. También se puede llevar a cabo en cualquier lado, un tweet, en forma de meme de Facebook, una columna en un periódico, una tesis de maestría. Claro, dependiendo del contexto, unas críticas serán más eficaces que otras. Algunas serán instintivas e inmediatas, otras estarán muy planeadas y calculadas, pero todas son valiosas.

Pongo como ejemplo la #Ley3de3. Muchas personas estaban indignadas ante el enriquecimiento de muchos políticos (problemas), varias organizaciones como el IMCO y Transparencia Mexicana propusieron un mecanismo de acción para obligar a los políticos a declarar sus bienes (propuestas) y lo ejecutaron presionándolos a hacerlo, buscando que esa dinámica se convirtiera en ley, haciendo lobbying en el congreso al presentar las firmas de cientos de miles de ciudadanos.

¿Qué es la criticonería?

La criticonería es otra cosa totalmente distinta, y muchas veces se suele confundir con la crítica.

Se confunde, porque en muchos casos los criticones creen estar haciendo crítica. La diferencia consiste en que la criticonería no surge de la necesidad de un mejoramiento de un problema, o al menos no está orientada a mejorar las cosas.

Y las redes sociales, en especial Twitter, están llenas de criticones.

La criticonería incluye calumnias, burlas “con mala leche” hacia otras personas, falta de tolerancia, insultos a quien tiene una opinión diferente.

Los criticones tratan de disfrazar su injuria como si fuera una crítica. Un crítico puede ser severo y demoledor con el Presidente en tanto considera que el diagnóstico del problema lo amerita; un criticón puede burlarse de ciertos rasgos del Presidente porque disfruta hacerlo y ello le ocasiona placer.

Criticonería

En el caso de la criticonería, el problema puede ser o no real. Lo que menos importa es lo sustancial del problema en tanto sea una excusa para sentir placer a la hora de atacar. El problema puede ser incluso una diferencia ideológica o de opinión, lo importante es “acabar con el otro”, su destinatario no es el problema sino el contrario por sí mismo.

El criticón puede sentirse indignado, pero esa indignación es una excusa para sentir placer y no para resolver un problema. El crítico puede caricaturizar al causante del problema, puede ser sarcástico, pero lo hace como medio para hacer el diagnóstico y hacer énfasis en el problema, no para atacar personalmente a la otra persona como el fin único. El criticón participa en un juego de suma cero, donde espera que el otro pierda para que él gane.

Muchos criticones sienten placer en su psique cuando ven, por ejemplo, a México fracasar, porque esa condición les da más razones para seguir criticando y disfrutando de ello. En las redes se muestran indignados, pero en realidad no lo están. Si el problema que toman como excusa se solucionara, les causaría frustración, porque una fuente de recursos para criticar estaría extinguida.

Los criticones no construyen. De hecho, muchos permanecen en el anonimato mediante un avatar, porque de esa forma las posibilidades de enfrentar represalias por humillar al otro son mínimas. Los criticones muestran en Internet una faceta que no se atreven a mostrar en persona. En las redes suelen ser muy activos, suelen tomar bandos de forma convenenciera; pero allá afuera, muchos de ellos se caracterizan por su pusilanimidad, son personas inseguras, retraídas, o bien, son agresivas.

Los criticones pululan por el mundo virtual de las redes, pueden burlarse de una gimnasta por un supuesto sobrepeso, pueden linchar en las redes a quienes no piensan como ellos y recurren a los ataques personales cuando el debate está perdido (si es que en algún momento les interesó debatir en realidad). Piensan que son parte de un gran campo de batalla…

… pero son irrelevantes.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • ¿Qué piensas de López Obrador?

      Ver Resultados

      Loading ... Loading ...
  • Twitter