La Mesa, Historias de nuestra gente. León Krauze

4 julio 2016

La Mesa es un libro que le ha dado voz a los migrantes, de los que luchan por una vida mejor. León Krauze creó un compendio de 50 historias de vida que contradice cualquier discurso de Xenofobia.

veces compartido

Cuando hablamos de León Krauze, lo primero que viene la mente es el nombre de su padre, el historiador Enrique Krauze. Pero creo que tal relación puede ser injusta en tanto León ha sabido forjarse una trayectoria profesional con base en su mérito y esfuerzo,  y no bajo la sombra del apellido de su papá. León emigró a Estados Unidos, donde trabaja para la cadena Univisión, y junto con Jorge Ramos (quien por cierto, escribió el prólogo), se ha convertido, en mi opinión, en uno de los dos periodistas mexicanos más exitosos trabajando en el país del norte.

Y como uno de los grandes éxitos de León Krauze, vamos anotando su nuevo libro, La Mesa.

Imagen41-1170x485

Seguramente la experiencia de vivir en Los Ángeles, una ciudad llena de migrantes mexicanos, incentivó a León a escribir este libro. Esta obra no pudo caer en un mejor momento, con un Donald Trump que ha irrumpido en la escena con un discurso de odio xenófobo e irracional.

En este libro, León Krauze no habla. Los protagonistas son aquellos migrantes (en su mayoría mexicanos, pero también guatemaltecos, salvadoreños o cubanos) que llegaron a Estados Unidos para buscar una mejor vida. León simplemente llevó una humilde mesa y unas sillas allá donde se encuentran los que emigraron a Estados Unidos.

La Mesa es básicamente un compendio de 50 historias de vida de latinoamericanos que fueron a buscar suerte en Estados Unidos. Historias diferentes, pero con varios patrones recurrentes, son las que forman este libro; el cual muestra a los migrantes como son: de carne y hueso.

Esta es una gran oportunidad para hacer los prejuicios a un lado (porque vaya, no es difícil encontrar prejuicios hacia los latinos que residen en Estados Unidos incluso dentro de nuestro país) y para entender lo que nunca nos hemos molestado en entender, o que sólo hemos querido entender con estadísticas y fórmulas econométricas.

Lo primero que llama la atención de esta interesante la lectura es la vida difícil que llevan quienes viven en la pobreza, emigran a Estados Unidos, y tienen que sortear muchos obstáculos. Muchas son historias de familias desintegradas, donde la figura paterna nociva se presenta constantemente. El padre constantemente tiene problemas de alcohol, es el que se ausenta, el que tiene tres esposas.

Pero junto a esto, están quienes a pesar de todas las adversidades, salieron adelante. A pesar de la “migra”, del padre que se fue, de no saber el idioma. Latinos que no sólo obtuvieron sus papeles, sino que educaron con amor y esmero a sus hijos para que salieran adelante. Unos estudiaron la universidad. Algunos llegaron a ganar una beca completa en el MIT, estudiaron en Berkeley o en la UCLA. Otros tienen negocios prósperos y tienen una vida de clase media que nuestro país, que ya los había condenado a la pobreza, no hubiera podido darles.

De entre todas las historias narradas en el libro, la mayoría lograron mejorar su nivel de vida, y todos lo hicieron con base en un duro esfuerzo. Personas que ya sufrían mucho cuando vivían en su tierra tuvieron que dejarlo todo y moldearse a una nueva cultura que a veces no los podía recibir bien del todo, o bien, implicaba un cambio muy drástico. Por ejemplo, muchos entrevistados coinciden en que se encontraron con una sociedad muy individualista y competitiva, donde no existía ese sentido de la comunidad que encontraban en México. Pero a la vez se sienten agradecidos con Estados Unidos, porque dicen, que el que le pega duro sale adelante.

Son historias de lucha, de romper paradigmas, de arriesgarse para poder de dar de comer a los suyos. Son esfuerzos inimaginables que muchos clase-medieros trabajando detrás de una computadora o conduciendo un automóvil posiblemente no padezcamos alguna vez en nuestras vidas.

Este libro confrontará a algunos, a algunos otros posiblemente le saque una lágrima. Algunos se sentirán más agradecidos con sus vidas porque leerán que es tener de verdad una vida difícil. Otros posiblemente aprendan a ser más empáticos con ellos y se despojen de esa xenofobia irracional.

Por esto, La Mesa es un libro que deberías de comprar. Es un muy buen ejercicio que le ha dado voz a los migrantes que tratan de hacerse un espacio dentro de la sociedad estadounidense.

Éste es un libro que merece un lugar en tu biblioteca personal.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • ¿Qué piensas de López Obrador?

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter