Campus Party ¿Por qué es importante para el futuro de México?

3 julio 2016

En Campus Party, los jóvenes están rompiendo paradigmas y están creando un ecosistema de emprendimiento que podría revolucionar a nuestro país.

veces compartido

Campus Party ¿Por qué es importante para el desarrollo de México?

Este año, a diferencia de los dos anteriores, apenas tuve tiempo de asistir a Campus Party. Mi amiga Fernanda me regaló un pase, pero apenas lo pude aprovechar para ir a la ponencia de Guy Kawasaki, darme una vuelta por algunos stands y poco más. ¿La causa? Esta semana tuve trabajo, cursos de inglés y otros asuntos que atender.

Mi visita express me hizo reflexionar sobre lo que este tipo de eventos significan para México. Claro, conozco Campus Party de pe a pa, porque los años anteriores fui un asistente asiduo.

Para resumir, Campus Party es un evento tecnológico y de emprendimiento que se desarrolla de forma alterna en varios países del mundo. En este año se llevó a cabo en 7 países, y en el caso de nuestro país, fue hospedado por Guadalajara por tercera vez consecutiva (debido a la importancia que tiene nuestra ciudad en lo que tiene que ver con IT, tecnologías e innovación).

Y es que el contraste entre lo que hay dentro de Campus Party y fuera de éste es abismal. Lo que se vive dentro no checa con lo que se vive afuera, y eso es bueno. Porque esto nos habla de una nueva ola de emprendurismo e innovación que tiene muy poco que ver con las formas tradicionales de hacer las cosas en México.

Muchas empresas grandes allá afuera son poco innovadoras. El contrato con el gobierno se aplaude más que el atrevimiento de algún empleado o miembro para desarrollar algún producto o servicio innovador. Muchos empresarios se jactan de tener buenas relaciones con gente clave dentro de la política, de tener buenos abogados para que la ley no sea pareja en su favor. No son del todo culpables, esa es forma de hacer las cosas que ha prevalecido en nuestro país.

Pero cuando entras a Campus Party, entras a una realidad completamente distinta. Allá dentro hay jóvenes con muchas ganas. Jóvenes que compran su pase para el “evento más esperado del año”, jóvenes que se llevan su computadora, hacen networking, presentan un producto innovador (no importa que sea un churro, la innovación consiste en hacer muchos churros para que uno de esos sea el bueno), comparten conocimiento con otras personas, o hacen negocios. Vaya, una forma muy diferente de hacer las cosas.

Campus Party

Además, a Campus Party asisten expertos (algunos de talla internacional y reconocidos a nivel mundial) a compartir su información y experiencias. Esta transferencia recíproca de conocimiento hace que los jóvenes se empoderen y entren al mundo de los negocios y el emprendurismo con otra mentalidad.

Esta nueva generación es tan evidente, que el gobierno (tanto el del Estado de Jalisco, como el de Guadalajara) ha decidido tomar un papel más activo. No sólo al crear todas las facilidades para hospedar Campus Party y participar activamente en éste, sino al crear eventos propios orientados a la innovación, como lo es el caso de Epicentro Festival.

Un pequeño ecosistema incipiente de emprendedores e innovadores que son asiduos del Campus Party y que organizan en Guadalajara eventos tecnológicos como Hackers and Founders, sirve como “prueba piloto” de un nuevo modelo de emprendimiento, más horizontal, innovador y democrático.

Cuando asistí a Hackers and Founders (una iniciativa cuyo origen se remonta a 2008 en San José, California), me topé con una grata sorpresa. No sólo eran las dinámicas de networking donde los programadores, diseñadores o individuos con deseos de invertir en una startup podían buscarse ente sí (cada uno identificado con su propia calcomanía), también eran aquellos que se atrevían a presentar sus proyectos en público. Algunos eran interesantes, a otros les faltaba planeación o incluso pecaban de ingenuidad. Pero esto no es nada malo, al contrario…

Es algo muy bueno, porque así se deberían a empezar a hacer las cosas, y porque tampoco podemos esperar que de de la noche a la mañana, México (en este caso Guadalajara) se convierta en un Sillicon Valley mexicano (además que las comparaciones de este tipo me parecen odiosas).

Es una grata sorpresa ver a jóvenes que salen de su zona de confort, que en lugar de buscar el empleo seguro, la palanca, o el modelo de negocio que todo mundo repite porque está probado que funciona bien sin que le tengas que pensar, prefieran lanzarse, arriesgarse e innovar.

Hackers and founders

Y créanme, cuando esta generación de emprendedores tome la batuta, México va a ser otro país.

Y lo va a ser porque uno de los mayores lastres de este país es la relación del gobierno con la gente de dinero. Ésto no sólo ha incentivado la corrupción, sino que también ha creado un mercado poco competitivo y monolítico, el cual no sólo ha rezagado a nuestro país, sino que es en gran medida responsable de la desigualdad económica, donde unos pocos tienen la mayoría del pastel.

En cambio, este nuevo modelo de hacer negocios tiene que ver poco con los privilegios, y mucho con la innovación. Los emprendedores de las nuevas generaciones se preocuparán por buscar nuevas fórmulas y nuevas formas de hacer las cosas. Serán más ciudadanos que sus antecesores, y compartirán sus conocimientos de una forma más abierta que sus antecesores.

Pero para que esto suceda y este proceso se acelere, también es importante que se lleven a cabo cambios estructurales, sobre todo los que tienen que ver con la educación (que privilegie a los ingenieros y a los creativos), y que personas con un menor poder adquisitivo tengan la capacidad de acceder a un conocimiento tal que los ayude a desarrollarse y puedan escalar posiciones en la pirámide social. A estas necesidades hay que añadir una mayor penetración de Internet y que las autoridades creen las condiciones necesarias para que este ecosistema crezca y más personas se beneficien de ella.

Por ejemplo, una persona que antes estuviera condenada a trabajar en un empleo mal pagado y vivir al día porque no tiene los conocimientos académicos suficientes, podría adquirir los suficientes conocimientos técnicos para desarrollar una propuesta de producto o servicio, para entonces ir a comunidades como Hackers and Founders a presentarlo, y que algún inversionista se interese en su proyecto.

No cabe duda que la innovación es el motor de desarrollo de un país. Los avances tecnológicos han sacado de la pobreza a muchas personas. Si este ecosistema crece lo suficiente, habremos creado las condiciones para un nuevo modelo de mercado que por su naturaleza beneficiará a mas personas, y creará oportunidades para quienes ahora no las tienen.

Por eso, es que eventos como Campus Party son una muy buena noticia para México.

Imágenes: Fan Page de Campus Party y Hackers and Founders.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Con Donald Trump...

      Ver Resultados

      Loading ... Loading ...
  • Twitter