Al Peje se le están alineando los planetas. Podría ser tu presidente en 2018

29 junio 2016

A pesar de sus negativos, los vientos parecen favorecer a AMLO; tales como el desastre del gobierno actual, y el discurso antisistema que crece en Occidente.

veces compartido

López Obrador lo sabe, sabe que los vientos soplan a su favor. Esos vientos que no tiene ni Obama.

Esos vientos, o coyunturas, por darle un nombre más técnico, que casi ningún político puede presumir en el país.

La apuesta de AMLO en este sexenio era criticar ferozmente, como nadie, al régimen de Peña Nieto. La apuesta le salió porque el gobierno de Peña Nieto ha sido básicamente un desastre, y los otros partidos más que comportarse como oposición, han sido tibios, y en algunos casos, parecieron cómplices.

Al Peje se le están alineando los planetas. Podría ser tu presidente en 2018

Su postura abiertamente antipeñista le traerá dividendos al tabasqueño. La gran mayoría de los mexicanos está harta del mandatario priísta. Ellos se refugian en los especialistas, divulgadores, comentaristas y hasta payasos que critican duro al Presidente.

Pero los políticos no llevan el mismo ritmo. Ellos solo se molestan en hacer críticas “políticamente correctas” cuando hay elecciones en puerta. López Obrador es el único que critica a Peña con la virulencia con que lo hace la gente en las redes sociales.

Imaginemos un debate. Uno de esos debates tradicionales del INE con un formato tan aburrido como para combatir el insomnio. Si la candidata o el candidato del PAN o del PRD señala al candidato del PRI por las casas blancas de Peña Nieto, López Obrador podrá revirar de forma fácil señalando que esos partidos no hicieron prácticamente nada para que Peña fuera procesado. De igual forma ocurriría con el caso no resuelto de los 43 de Ayotzinapa, y con muchos otros errores del gobierno actual que generaron indignación en la sociedad.

Peña Nieto y Virgilio Andrade

López Obrador genera miedo en un sector de la sociedad por su beligerancia, sus propuestas populistas y las similitudes que muchos trazan con los gobiernos de Venezuela o Bolivia. Pero no es necesario que López Obrador convenza a todos. Sus negativos son hasta cierto punto contrarrestados con los negativos de lo que muchos denominan “la clase política”, compuesta por los tres partidos principales (PRI, PAN, PRD) y los partidos que fungen como satélite de otros (PVEM, PT, PANAL). Aunque técnicamente López Obrador también es parte de la “clase política”, se ha logrado desmarcar de ella con su discurso maniqueo: yo soy el bueno, ellos son la mafia del poder.

Tanto el escenario nacional como internacional son benéficos para la causa de López Obrador. Las posibilidades que tiene para llegar a Los Pinos están condicionadas por su natural capacidad de auto-boicotearse.

Los constantes errores del gobierno de Peña y de la clase política en general le han dado una mayor legitimidad al argumento de López Obrador. El discurso de que México está cooptado por una mafia del poder compuesta por políticos y empresarios sonaría a una teoría conspirativa a oídos de muchos si ésta fuera pronunciada en 2008. Ahora, su discurso pareciera tener más sentido. Todos han llegado a la conclusión de que hay una clase política corrupta que no quiere soltar el poder, y que varios empresarios y empresas (ej, Grupo Higa) se han beneficiado por sus nexos con ésta.

Los errores del gobierno actual incluso le han dado mayor legitimidad a organizaciones descalificadas por la opinión pública como la CNTE. Después de que la Policía Federal asesinara a varios civiles, no pocas personas se solidarizaron con los maestros. López Obrador se apropió de la causa, e hizo una megamanifestación en Reforma donde mostró “el músculo” ante sus adversarios.

AMLO CNTE Reforma

No pocos dirán que “al final López Obrador tuvo la razón”. El planteamiento de López Obrador no tiene que ver con las propuestas ni el delineamiento de una estrategia fundamentada, sino con la moral. El Peje se presenta como el hombre bueno e impoluto (que lo sea o no es otra cosa), yo soy el bueno, el limpio, el honesto; los otros son los malos, los corruptos. Su discurso maniqueo, más propio de una iglesia cristiana o evangélica que de un estadista, puede cobrar fuerza. Sobre todo en aquellos que están lo suficientemente indignados como para votar por la emoción (El Reino Unido ya nos mostró que la capacidad que tenemos para decidir un voto con las vísceras).

Y si esto no bastara, el entorno internacional también beneficia a López Obrador.

La postura antisistema que comienza a abrazar al mundo occidental, donde tanto la extrema izquierda (como Podemos en España) o la extrema derecha que emerge en varios países de Europa, así como la de Donald Trump, legitiman el discurso de López Obrador. El Brexit, por ejemplo, tiene algunas similitudes con el discurso nacionalista de López Obrador.

Por poner un ejemplo, aunque la corriente de pensamiento de los principales promotores del Brexit como Boris Johnson (quien físicamente pareciera un extraño cruce de Donald Trump con el Piojo Herrera) se adhiere al libertarismo en algunos puntos (estado mínimo, bajos impuestos) que son contrarios al de López Obrador, en otras cuestiones, que son las que los motivan a aislar al Reino Unido de Europa, no lo hace. Cuando se habla de nacionalismo, y de culpar a agentes externos de las propias desgracias (propio de líderes demagogos populistas), se pueden encontrar varias similitudes. Ocurre de la misma forma si hablamos de Nigel Farage, principal promotor del Brexit y líder del UKIP (Partido de la Independencia del Reino Unido):

A pesar de que Venezuela es para muchos un laboratorio de lo que podría ocurrir si López Obrador llega al poder (lo cual podría ser un factor en contra), presentarse como un outsider y como anti-sistema en un mundo que comienza a legitimarlos, es una gran ventaja. El desencanto del individuo con el sistema que lo gobierna y con quienes son “políticamente correctos”. no es algo característico de México, sino de muchos países de occidente. El desencanto con el gobierno actual en México y en otros países, a pesar de las diferencias, no son completamente producto de la casualidad.

Por ejemplo. El Brexit podría legitimar el discurso contra el TLC, porque los planteamientos son muy similares. Un “Mexit” podría ganar adeptos cuando se apela a esos “valores nacionalistas” que tanto nos enseñaron por medio de la educación oficial durante años. La defensa del petróleo, los recursos naturales, lo “hecho en México”, recuperar lo que “es nuestro”. Y actualmente López Obrador parece ser el único en condiciones de tomar esa bandera.

López Obrador parece depender más de sí mismo (tiene una capacidad muy impresionante de  auto-boicotearse) y de su capacidad para leer el entorno y actuar en consecuencia. Si su estrategia de aquí al 2018 es adecuada, tendrá considerables posibilidades de ganar. Si no lo es, sus posibilidades serán mínimas. Pero hay una diferencia. No recorrerse al centro lo suficiente fue lo que condenó a López Obrador a la derrota en las elecciones pasadas (particularmente en 2012 lo estaba haciendo muy bien hasta el último mes), pero ahora, dentro del entorno actual, su carácter beligerante y polarizador podría más bien traerle algunos dividendos.

¿Cómo parar a López Obrador? La respuesta podría encontrarse en otro outsider. Un candidato independiente no perteneciente a la clase política que logre ganar simpatías tanto en la derecha como en sectores de la izquierda, podría poner en jaque las aspiraciones de López Obrador. Pero ese candidato todavía no aparece en el mapa político, y si lo quiere hacer, más vale que lo haga temprano para padecer lo menos posible todas esas desventajas de ir como independiente por la silla presidencial.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Con Donald Trump...

      Ver Resultados

      Loading ... Loading ...
  • Twitter