¿Por qué estás gordo?

19 abril 2016

Existen muchos estigmas y suposiciones acerca del sobrepeso. Ser gordito no debería afectar mucho tu autoestima, pero sí puede afectar mucho a tu salud.

veces compartido

¿Estas gordo? ¿Tienes sobrepeso? ¿Tu autoestima se encuentra baja por ello? Hay cosas que posiblemente no estés considerando; posiblemente estés subestimando tu gordura, o por el contrario, le estés dando una importancia excesiva:

¿Por qué estás gordo?

El sobrepeso tiene dos vertientes, el social y el de la salud. Cuando queremos hablar de sobrepeso, tenemos que pensar en estas dos, porque dichas variables son las que se modifican cuando el peso de una persona aumenta o disminuye; y con ello también la calidad de vida.

En resumen, la vertiente social es la reacción de las demás personas a tu sobrepeso, la vertiente de la salud es la reacción que tiene el organismo a tu sobrepeso.

Tendemos a darle una mayor dimensión a la vertiente social que a la de la salud cuando debería ser, en mi punto de vista, lo opuesto. Pero esto sucede así porque los medios de comunicación se han encargado de excluir y estigmatizar a las personas que tienen sobrepeso. El modelo de hombre perfecto es aquel que aparece en las pasarelas con sus boxers muy ajustados a ese estómago de lavadero acompañado por un cuerpo fornido y una musculatura un tanto marcada en el cuerpo. En el caso de las mujeres el problema es mayor, en tanto los hombres tendemos a preocuparnos por el físico de las mujeres en una dimensión mayor que en el que ellas lo hacen, y los medios de comunicación lo hacen aún más grave.

¿La gordura influye en el atractivo? Sí. Pero creo que también influye (y a veces más) cómo la persona convive con su gordura. Es decir, la persona en cuestión pierde atractivo no sólo por su apariencia física, sino porque en muchos de los casos permite que su condición física afecte su autoestima. Un gordito o una gordita que se encuentre en un lugar de reunión (alguna fiesta, un antro) tendrá menos confianza para abordar a una persona del sexo opuesto, cuando vea que personas más delgadas y con un cuerpo más saludable estén también desempeñando el mismo rol. Se sentirá en desventaja.

Y tiene sentido que una persona gordita sea menos atractiva. Una de las variables a tomar en cuenta para que una persona busque una pareja es, que esta tenga buenos genes y sea saludable. Aunque el individuo quiera buscar una pareja en un antro para tener sexo casual, los instintos evolutivos orientados a la reproducción se activan; y estos considerarán a aquellas personas de buenos genes y sanas para procurar una descendencia sana. Así funciona nuestro organismo.

Pero es, una de las variables, una de tantas variables que existen dentro de este arte. Es decir, en un juego de variables, un hombre gordito puede ser atractivo para una mujer físicamente atractiva, en tanto otras variables (autoestima, sentido del humor, madurez) sean las que se encarguen de hacer el trabajo. Las personas con sobrepeso no están condenadas.

Ser gordo y atractivo con las mujeres

Yo antes era obeso y decidí perder más de 30 kilos. A pesar de que todavía tengo cierto sobrepeso, mis imágenes del antes y el ahora son escandalosas. En esta experiencia me di cuenta de muchas cosas. Lo que se les hizo más atractivo de mi a las personas no fue tanto mi pérdida de peso, sino mi fuerza de voluntad. – Sí, te ves mejor así que antes, pero lo que me sorprende es que hayas perdido 30 kilos.

Y déjame decirte algo, la fuerza de voluntad atrae, incluso en muchas ocasiones, la fuerza de voluntad puede ser más atractiva que un cuerpo delgado, fornido o llamativo.

En mi vida he conocido personas con bastante sobrepeso que son atractivas, tanto como para ser envidiadas por mucha gente delgada. No sólo con el sexo opuesto, sino que este tipo de personas suelen ser bien recibidas dentro de la sociedad. Pero esto es porque tienen una alta autoestima, un buen sentido del humor, o tienen éxito a nivel profesional, lo cual compensa su falta de atractivo físico.

El problema con muchos gorditos, es que se boicotean ellos mismos al sentirse muy inseguros con su sobrepeso. Creen que el sexo opuesto no los va a considerar, o bien, que no van a ser aceptados en un trabajo por ese estigma de que el gordito es menos indisciplinado y ordenado. Y a veces el problema reside más en su mente que en su panza.

Los medios estigmatizan a la gente con sobrepeso, pero parece ser que los más afectados son ellos mismos al notar el contraste entre ellos y los “modelos a seguir”, más que la forma en que los demás los perciben. Cierto, una persona delgada siempre será visualmente más atractiva, pero no es lo único que los individuos buscamos a la hora de buscar pareja, e incluso podemos omitir ese atributo y darle más importancia a otros.

Cualquier gordito te dirá que preferiría estar delgado. Pero quienes tienen una autoestima alta, pueden convivir con su gordura, aceptarla y no sentirse acomplejados por ella.

Con la vertiente social podemos concluir que no deberíamos darle una importancia excesiva al sobrepeso, y que aceptando este, las consecuencias sociales serán mucho menores de lo que realmente se cree. Pero cuando se trata de la vertiente de la salud, la sentencia es inversa.

¿Por qué? Porque el sobrepeso trae un riesgo directo a la salud, y esto se suele subestimar. Según el INEGI, cada año, 170 mil personas pierden la vida por enfermedades derivadas de la obesidad.

Y desde esta perspectiva, sí que deberías bajar de peso.

El sobrepeso y la salud

Porque el que tengas una buena autoestima, tengas a la pareja con quien siempre querías estar o profesionalmente estés donde quieras estar, no disminuirá el riesgo latente que tu sobrepeso implica; éste se hace mayor conforme empiezas a cumplir más años. Si eres joven, el riesgo puede no ser tan grande, pero a la vez, es la edad ideal para bajar de peso porque es más fácil y el organismo responde mejor. Si ya has rebasado los 30 años, entonces eres candidato a un marcapasos, y conforme creces más, te expones a un gran número de enfermedades.

Y así como los medios de comunicación estigmatizan a los gorditos, también los mismos medios y la industria los promueven. Los medios han moldeado nuestros hábitos alimenticios al orientarlos a la comida chatarra. Basta ver la cantidad de refresco que los habitantes de nuestro país ingieren (casi como si fuera agua). Los medios raramente nos ayudarán a crearnos un régimen alimenticio balanceado, incluso para bajar de peso nos suelen vender productos de dudosa calidad orientados a aquellos que quieran perder peso en muy poco tiempo.

La respuesta es esa. Si eres gordito, no tendrías porque sentirte acomplejado. Pero ya deberías estar buscando un buen nutriólogo, porque la salud es implacable. Una mujer o el jefe de un puesto al que aspiras se pueden tentar el corazón, tu organismo no.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Con Donald Trump...

      Ver Resultados

      Loading ... Loading ...
  • Twitter