¿Por qué Messi sí, y yo no?

4 Abril 2016

Así están nuestras prioridades, si el que evade impuestos es empresario es malo, si es futbolista se le perdona porque goooool.

veces compartido

Estoy casi seguro que este artículo va a herir susceptibilidades de los aficionados al balompié. Y sí, simpatizo con el Barcelona, y efectivamente pienso que Leo Messi es el mejor jugador del mundo.

¿Por qué Messi sí, y yo no?

Mi primer cuestionamiento es, ¿por qué un futbolista gana tanto? Cuando hablamos de desigualdad, se nos vienen a la mente ciertos empresarios. nos rasgamos las vestiduras por la concentración de la riqueza, comparamos el producto interno bruto de las naciones con el de las empresas para darnos cuenta que hay empresas que tienen más activos que varios países.

Pero nunca hablamos de los futbolistas. Vamos a ponerlo así:


Futbolista Cerdo empresario capitalista
No crea riqueza Sí crea riqueza
No pone de su capital para generar empleos Sí pone de su capital para crear empleos
No innova ni aporta valor agregado (no, un gol de media cancha no es innovar) Algunos de los empresarios sí generan innovación

 

No, no pretendo irme al otro extremo y endiosar a los empresarios. Algo está mal cuando observas que a pesar de todos los avances tecnológicos, la desigualdad crece.

Pero guardando proporciones, un futbolista contribuye más a la desigualdad mundial que un empresario. Al futbolista no se le cuestiona porque es un ídolo, porque mete goles, porque le da momentos de alegría a la gente después de una monótona semana de trabajar en un empleo que no le gusta.

El individuo se siente identificado con el ídolo, lo cual no es algo necesariamente malo. Mucha gente admira a otra gente por sus dotes, sus habilidades. Pero eso no implica que no se le deba cuestionar, o se deba de usar criterios diferentes. Si un empresario aparece en la lista de #PanamaPapers, se convierte en un enemigo para la nación (no es que Armando Hinojosa de Grupo Higa, o Salinas Pliego, sean empresarios que podamos admirar, al contrario), pero si es un futbolista, algo anda mal, o algunos incluso lo justifican: – Todo el sudor que ha puesto en su cancha, todas esas botas de oro ganadas, y lo criticas por esas nimiedades.

El tema se debe poner en la mesa, los deportistas profesionales de ciertos deportes (sobre todo futbolistas) contribuyen a generar una peor distribución de la riqueza. Una persona que llega a la Primera División Mexicana y pasa sin pena ni gloria, llega a ganar más que muchos directivos o dueños de micros y pequeñas empresas.

Es decir, un futbolista es una persona privilegiada, gana un monto de dinero que no podría obtener de alguna otra forma. Por eso en el caso de que sea cierto, debería indignar que un futbolista como Messi tenga su dinero en un paraíso fiscal. Se sobreentiende que un futbolista debería tener una gran responsabilidad con la comunidad, no sólo por el privilegio económico (la cantidad de dinero respecto del esfuerzo), sino porque un futbolista, al ser “ídolo de la afición”, debería ser un ejemplo, su capacidad para influir en los demás es muy grande.

Si queremos una sociedad global más equitativa, debemos de ser también equitativos en nuestros juicios. Que tengas un póster de él en tu recámara no lo exime de cumplir con sus obligaciones. ¿Los impuestos son injustos, o no son bien utilizados? Pues entonces habría que presionar para que los gobiernos usen mejor el dinero que se recauda, o incluso podrías clamar por la reducción de la tasa impositiva si consideras que es muy elevada. Pero al no cumplir con tus obligaciones, perjudicas a la sociedad, sobre todo esa que grita tus goles cada fin de semana.

Entonces así están nuestras prioridades, si el que evade impuestos es empresario es malo, si es futbolista se le perdona porque goooool.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • ¿Qué piensas de López Obrador?

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter