Una necesaria guía para que no te engañen ni te vean la cara de p… en Internet

1 febrero 2016

veces compartido

Posiblemente pensaste que en la web estarías libre de manipuladores y lava-cerebros como los conductores de noticias de Televisa. Pensaste que huir de la televisión para refugiarte en el Internet sin que esto implicara un esfuerzo de tu parte, significaría un gran cambio en la calidad de la información que recibes.

Siento decepcionarte.

Una necesaria guía para que no te engañen ni te vean la cara de p... en Internet

De hecho, engañar a la gente en Internet o más aún, en las redes sociales, es muy fácil. Esto porque la gente no verifica las fuentes de donde proviene la información. Por eso no te debes de sorprender cuando tu tía comparte en Whatsapp información referente a un posible fin del mundo, o a las nuevas políticas donde tendrás que pagar una suscripción de $1,000 pesos mensuales para seguir usando el servicio.

Para esto he preparado una breve guía que te ayudará a discernir la información que recibes, con lo cual será más difícil caer en las garras de los manipuladores, o simplemente, para que no hagas el ridículo.

Para lograr esto puedes elegir de entre dos caminos para que no seas susceptible de ser manipulado: El camino corto, o el camino largo.

El camino corto es: tener criterio.

Pero asumo que necesitarás seguir el camino largo, que básicamente consiste en esta guía que te propongo.

Imaginemos que estás navegando por Facebook y te encuentras una noticia que te llama la atención. Posiblemente la subió un amigo tuyo o es un anuncio promocionado. Dicha nota tiene un cabezal que dice “Pastillas que aumentan la inteligencia”.

Posiblemente asumas que es cierto. Pero aquí es cuando te digo que te pares y seas más crítico. Imaginemos que entras a la página que da la nota:

1.- Sitios web engañosos:

a) La calidad de los sitios web

¿Cómo es la página a la que has entrado? Cuando se trata de un medio informativo, hablamos de una empresa que tiene los suficientes recursos para levantar una web con ciertos estándares de calidad. Naturalmente un medio va a pagar una cantidad decente por un sitio web, o bien, contratará a expertos en la materia para que se encarguen de desarrollarlo. Posiblemente el sitio web de un medio informativo no te sea atractivo, o en algunos casos éste sea obsoleto (algunos medios a veces tardan algunos años en renovar su sitio web), pero te darás cuenta de que está bien hecho y en general es funcional.

Los sitios web montados por los timadores tienen las siguientes características:

1.- Tienen una apariencia poco profesional (o en el mejor de los casos, se trata de una plantilla sin algún diseño propio).

2.- No tiene un trabajo de diseño. Generalmente no tienen un logotipo o imagen que los identifique.

3.- Tienen poca información. Para aparentar ser un medio de comunicación, publican algunas “notas” más en el sitio, pero si navegas dentro de él, te darás cuenta de que la información brilla por su ausencia; a comparación de un medio reconocido en cuya página web te puedes sumergir dentro de un mar de información como si se tratara de un pozo sin fondo.

4.- En las redes utilizan fotografías de gente reconocida para confundir al usuario. Por ejemplo, una foto de Stephen Hawking para vender supuestas píldoras de la inteligencia que en la práctica no sirven para nada más que ofrecerle al consumidor un cúmulo de efectos secundarios.

b) Dominios “patito”:

Otra artimaña que utilizan los manipuladores es adquirir dominios parecidos al de fuentes originales y diseñar la página de tal forma que parezca ser el sitio de un web reconocido. Por poner un ejemplo www.noticiascnn.com, o noticiasaristeguimex.com. Pero volviendo al principio, la mala calidad de las páginas y la escasez de información los delata.

Ojo, no significa que todas las noticias publicadas en una página con bajos estándares de calidad sean falsas. Muchas personas que tienen blogs o sitios web con una calidad cuestionable que utilizan para escribir, pueden compartir una noticia real. Para eso, entonces tienes que aprender a verificar las fuentes de la información, lo cual te enseñaré a continuación.

2.- Verificar la fuente que emite la información:

Bueno, ahora ya sabes cuándo los “manipuladores” utilizan este tipo de sitios web para confundir a la gente. Pero apenas he empezado, apenas has aprendido a dar el primer paso.

a) Usa Google para corroborar la veracidad de la fuente:

Seguro una amiga tuya, una estudiante de medicina que cursa el primer semestre, publicó una nota donde se afirma que “zika” es un fraude. Ésta está publicada en un blog, cuya fuente remite a otro blog.

Para verificar la veracidad de la nota vamos a usar Google. Pero no vamos a echar mano de la búsqueda normal donde los resultados de la búsqueda aparecen de forma orgánica, sino que más bien, consultaremos la pestaña de noticias que muestra los resultados publicados por portales o páginas reconocidas por el navegador como emisores de fuente confiable (aún así, alguna nota falaz se puede llegar a colar):

zika

En los resultados aparece solo una mención al “fraude del zika”, y se trata de un portal que narra las “teorías de la conspiración” alrededor de la enfermedad, pero nunca las da por buenas, e incluso argumenta que dichas teorías parecen hechas en Hollywood. De ahí en adelante aparecen noticias que no tienen que ver con el tema. Es decir, ningún medio reconocido parece validar la teoría de que la enfermedad gracias a la cual la OMS declaró una emergencia sanitaria global, es un fraude o un invento.

b) ¡Indaga! Rastrea la información hasta que esté corroborada por una fuente confiable:

La dinámica que acabo de mencionar es sencilla. Pero hay ocasiones en que la fuente no está tan expuesta y a la mano. Posiblemente no se trate de una nota periodística, sino de información publicada por alguna universidad.

Los manipuladores incluyen textos como “El científico de Harvard dijo”, “Probado por doctores de Yale”. Pero eso no significa nada. Si esa nota hace esa mención, entonces sabrás que tienes que buscar el origen de la fuente. Posiblemente puedas encontrar información en la página de la universidad, o posiblemente te topes con un video de Youtube donde dicho científico hizo tal aseveración, o bien, puedes encontrar información relacionada en fuentes reconocidas.

3.- Comprende el contexto.

a) El sesgo ideológico

Bueno, ya sabes como buscar la fuente de una noticia. Pero te voy a dar una mala noticia, las fuentes “reconocidas” también pueden equivocarse, o en algunos casos incluso pueden llegar a falsear una nota de forma deliberada.

Y en este caso necesitarás tener mayor criterio, no basta con seguir una receta. Naturalmente estar informado te podrá dar herramientas para lograr comprender el contexto en el que se publican.

Muy difícilmente el Reforma o The New York Times darán por buena una teoría de la conspiración porque eso arruinaría inmediatamente su reputación, pero cuando se trata de notas relacionadas con temas políticos, la historia cambia.

Los portales conocidos pueden en algunos casos poseer cierto sesgo ideológico. De hecho podemos decir que todos los portales o escritores en cierta medida lo tienen (unas más, otras menos) porque los hombres somos animales políticos. Esto puede provocar que se publiquen notas tendenciosas, sesgadas o incluso notas por encargo. ¿Parece muy difícil, no?

En cierta medida lo es, pero los medios han logrado forjarse una reputación (buena o mala) como resultado su forma de hacer periodismo. El Sol de México es sumamente oficialista, Reforma es más ecuánime pero algunas veces suele caer en el amarillismo, Proceso es un diario de izquierda contestataria muy tendiente al amarillismo, etcétera. Muchos diarios tienen intereses específicos (igual que las televisoras que tanto odias) y están lejos de ser un medio que hace un buen periodismo a pesar de ser ampliamente conocidos. Con la práctica te darás cuenta.

No son pocos los casos de los anti lopezobradoristas que comparten notas de Regeneración sin reconocer al emisor (el diario oficial de Morena) porque hablan mal de Peña Nieto.

Es decir, tienes que aprender a tomar las notas tomando en cuenta la calidad y la postura del emisor. Pero tampoco se trata de que des por sentado que una nota es verdadera o falsa simplemente por quien la ha publicado, porque estarías haciendo un juicio ad hominem. Más bien se trata de hacer cierto juicio a priori que deberás corroborar al leer la nota o verificar su validez (con fuentes o incluso con tu sentido común). Con el tiempo, inclusive, te podrás el lujo de descartar noticias publicadas para buscarla en otros medios en vez de perder tu tiempo.

b) Busca líderes de opinión

No, no puedes ser experto en todas las áreas. No puedes ser un economista, médico, y abogado al mismo tiempo. Posiblemente te puedas empapar de cierta información para no estar sumido en la ignorancia, pero siempre es recomendable conocer líderes de opinión en los distintos ramos y a los que puedas recurrir; busca donde escriben, síguelos en Twitter:  Hablo de analistas políticos reconocidos, economistas, médicos, etc. Incluso si tienes un amigo que es experto en su área, te puede servir cuando tengas duda sobre cierta información. Haz una colección de portales reconocidos sobre distintos temas (de noticias, economía, política, medicina, psicología, whatsoever) que puedas consultar.

Ahí está el caso del dólar que tanto me encanta utilizar. Mucha gente pensó que era culpa del Gobierno, varios analistas (a muchos de ellos los puedes consultar), incluso opositores al régimen, explicaron con peras y manzanas que el peso se depreció a causa de factores externos.

Conclusión:

Incluso después de seguir estos pasos, podrías llegar a ser engañado (a veces incluso analistas reconocidos con quien sabe cuantas maestrías cursadas en varios países han caído). Nuestras creencias, posturas ideológicas o políticas juegan un papel importante. Pero puedes dar por sentado que esto ocurrirá con mucho menor frecuencia y sabrás informarte mucho mejor en Internet. de tal forma que lograrás aprovechar todas las ventajas que ofrece.

4.- Casos prácticos

Para terminar colocaré algunos casos prácticos sobre notas que podrás encontrarte en Internet y cómo abordarlas:

adas

No puedes dar por buena la noticia porque el usuario que emitió la información en Twitter no tiene relevancia alguna, se trata de un aficionado. Entonces tendremos que buscar la información. Sería irresponsable retuitearla o compartirla en caso de que no hayas verificado dicha información.

Sabes que medios como Televisa o El Sol de México no van a dar cobertura a la nota por ser cercanos al Gobierno. Entonces vas a buscar dicha información en medios alternativos que sean reconocidos, e inclusive de oposición. Si no aparece, casi con toda probabilidad, la afirmación es falsa. Si la nota es cierta, tendrás que corroborar la información. Incluso si en este caso hipotético, el gobierno de Peña estuviera involucrado en algo así, por lo delicado del asunto, ellos crearían una campaña para incidir en la opinión pública.

pedro

Esta nota posiblemente sea más difícil de analizar que la primera, porque requiere de ciertos conocimientos en la materia. Pero vamos a empezar.

Primero, quien escribe dicha información afirma que la fuente es CNN. Pero “CNN dijo” de nuevo, no nos dice nada, no comprueba nada. Pero nos puede dar una pista, porque si ese medio hace esa afirmación, tiene que estar ahí, en CNN. Entonces vamos al portal a buscarla. Si no está, posiblemente la nota (al menos, tal y como él la concibió) es falsa (aunque la información no necesariamente tiene que serlo).

Si entramos al portal de CNN podemos encontrar un análisis detallado de un economista experto, con lo cual podemos tener herramientas para hacer un juicio relativamente prudente. Posiblemente CNN sí abordó la noticia, pero Pedro Domínguez fue tramposo porque en realidad, CNN habría publicado que alguien de la oposición hizo ese comentario. O bien, CNN nunca la publicó y Pedro vio esa nota en una página apócrifa.

Resulta que sigues teniendo dudas sobre esa aseveración. Entonces lo que tienes que hacer es buscar a líderes de opinión que han dado su punto de vista, o incluso puedes buscar fuentes bibliográficas o académicas que hablen sobre el impacto que un programa social así puede tener en la economía. Como éste es un tema muy político y una medida así depende de muchos otros factores, posiblemente no puedas llegar a una conclusión con la que te puedas ir a dormir tranquilo, pero al menos podrás saber que la primera afirmación (y que le da mucho peso al texto en su conjunto) que afirma que fue emitida por CNN fue verdadera o falsa.

P.D. Estas publicaciones son apócrifas y fueron usadas solamente de ejemplo para casos prácticos.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter