10 propósitos de año nuevo que ya deberías pensando hacer para el 2016

27 diciembre 2015

veces compartido

Técnicamente da lo mismo, el tiempo transcurrido entre el 1 de enero del 2015 y el 1 de enero del 2016 es el mismo que el que transcurre entre no sé, el 2 de marzo del 2015 y el 2 de marzo del 2016. Un año es una traslación de la tierra con respecto al sol; pero nosotros utilizamos estas propiedades físicas de nuestro universo para medir el tiempo, de tal forma que pueda ser cuantificable y medible. La forma en que lo hemos fragmentado hace que un fin de año o un inicio de año sea simbólico, y tenga un significado para nosotros porque hemos aprendido a medir nuestra vida en años.

7 propósitos de año nuevo que ya deberías pensando hacer para el 2016

Dicho esto, se entiende que desees enlistar una serie de propósitos para el año nuevo.

¿Los propósitos de año nuevo valen la pena? Y si lo valen ¿Los cumples? O más bien lo haces porque todo el mundo lo hace (y sí, todo el mundo los olvida a cabo de unas semanas, si no pregúntale al gerente de un gimnasio cuales son los meses que vende más suscripciones).

Posiblemente no tengas ni idea de que propósitos cumplir, o repites los propósitos que cacarea todo el mundo: Bajar de peso, conseguir un empleo.

El primero tiene que ver con el exceso de comida en la navidad, y el segundo, bueno, a menos que seas un post-adolescente mantenido por tus papás, siempre tendrás la urgencia de ingresar dinero a tu cartera.

Yo voy a ir más allá de esos propósitos banales, obvios y cortoplacistas, y por eso te voy a proponer 10 cosas que puedes hacer el año que viene.

 

1.- Cuidar tu cuerpo:

Cuidar tu cuerpo

Cuando te propones bajar de peso, insisto, lo haces porque después de tantos pasteles y pavos, te diste cuenta que hay algunos kilos de más en tu otrora esbelta figura y quieres regresar a tu estado anterior. Esto significa que vas a ir al gimnasio, y cuando veas que la báscula te otorgue cualquier resultado mínimo por mínimo que sea, o bien, hayas perdido esos kilos que subiste en navidad, lo vas a dejar.

No me refiero a eso, me refiero a cuidar tu cuerpo de verdad, sin importar si tienes sobrepeso o no. ¿Te has dado cuenta de todo lo que comes? ¿Es nutritivo? ¿Te sientes sano?

Posiblemente sea buena idea ir con un nutriólogo que te ayude a encontrar una dieta balanceada. No necesariamente para bajar de peso, sino para que tu cuerpo se alimente de cosas más sanas y balanceadas.

De igual forma, deberías de pensar en hacer algún ejercicio físico y hacerlo un hábito; tal vez te guste correr o nadar, tal vez te guste jugar futbol y sea buena idea entrar a jugar a alguna liga amateur con tus amigos. La idea es que mantengas tu cuerpo sano todo el año y lo hagas una costumbre.

En este apartado me puedo dar el lujo de incluir que necesitas tener un seguro de gastos médicos mayores y que tienes que ir a checarte con el doctor cada determinado tiempo.

 

2.- Dejar de ver televisión:

Dejar de ver televisión

Las estadísticas son escalofriantes, los niños de nuestro país ocupan el vergonzoso primer lugar a nivel mundial, ellos pasan más de 4 horas pegados a la caja idiota viendo caricaturas que insultan su intelecto y programas que bajo el velo de la “educación” los desinforman (como La Rosa de Guadalupe).

No estoy sugiriendo que dejes de ver televisión completamente. De vez en cuando ver alguna película, o tal vez algún partido de futbol o una serie (aunque para esto ya está Netflix) se entiende. Pero que no sea un aparato al cual recurres varias horas al día, las cuales podrías utilizar en actividades provechosas para ti.

 

3.- Leer:

Leer

Y ya que vas a dejar de ver la tele, te darás cuenta de que dispondrás de mucho tiempo libre. ¡Qué mejor que adquirir el hábito de leer! La lectura es lo que separa a los ignorantes de quienes no lo son, y ésta te da muchas herramientas que te ayudarán a desarrollarte mejor como persona, en lo profesional y lo espiritual. En este sitio ya he hablado del tema, así que te recomiendo leer este artículo donde ahondo sobre la lectura y la cultura para que veas lo urgente que es para tu persona adquirir este hábito.

 

4.- Aprender (o refinar) el inglés:

 Aprender (o refinar) el inglés:

Si vivieras en 1960 cuando México era una economía relativamente cerrada al exterior y donde casi no había alternativas para informarse más que la televisión abierta, la radio y los periódicos, se entendía un poco más que no supieras inglés. En el siglo XXI, con Internet, la globalización y la continua transferencia de conocimiento, no saber inglés debería ser motivo de vergüenza y tal vez hasta de señalamiento por parte de la sociedad. Allá afuera hay muchas opciones para aprenderlo, así que no tienes pretexto.

Posiblemente ya tengas ciertas habilidades con el idioma, y entonces tu propósito podría ser refinarlo. Tal vez ya no necesites ir a una escuela, pero sí puedes practicarlo más leyendo textos en inglés, asistiendo a clubes de conversación, o simplemente conociendo gente que hable ese idioma. Aunque ya tengas cierto dominio, practicarlo te abrirá más puertas.

O bien, si ya lo dominas decorosamente, puedes pensar en estudiar otro idioma.

Y posiblemente me digas que eres anti imperialista, que los gringos están atentando con nuestra soberanía. Pero lamento decirte que algunos de los textos de los ideólogos anti imperialistas, como por ejemplo, Noam Chomsky, sólo los encontrarás en el idioma anglosajón.

El inglés es ya un idioma universal, no sólo por “razones imperialistas y hegemónicas”, sino más bien porque es un idioma muy sencillo que aprender, más que el español, el alemán, y no se diga, el chino mandarín.

 

5.- Estudiar:


Estudiar

Vivimos en un mundo cambiante donde aquello que funcionaba hace 5 años no lo hace ahora. Así como tu iPhone 4S cuya edad es de 4 años se encuentra en la obsolescencia, también te puedes volver obsoleto si no te educas continuamente.

No, no basta con el título, no basta con que te digan “el Lic”.

Hay varias formas de hacerlo, lo más sencillo es comprar libros sobre tu profesión o incluso actualizarte en Internet (hay varias opciones gratuitas y de pago para hacerlo), pero si de verdad quieres que sea un propósito que valga la pena y no tienes compromisos tales como mantener a una familia o un muy buen empleo donde ya estás bien acomodado, posiblemente sería buena idea estudiar un posgrado, y si es fuera del país mejor.

Sí, hay personas geniales que abandonaron la universidad para seguir sus sueños, pero eso no significa que es suficiente razón para desdeñar los estudios; porque vaya, lo más probable es que no seas genial, y además hay que recalcar que Bill Gates o Steve Jobs son personas que por su cuenta siguieron capacitándose, además de ser lectores voraces.

 

 6.- Viajar:

Viajar

Y ya que hablamos de salir del país, un propósito para este 2016 podría ser viajar, ya sea fuera de México o dentro del mismo país. Al igual que la lectura, viajar ayuda a incrementar tu cultura. Y si ya tienes la costumbre de leer, un viaje será todavía más gratificante porque te ayudará a entender más a las distintas culturas que vas a conocer.

Y la idea es que ese viaje te enriquezca como persona, no que subas las fotos al “Feis” para que le presumas a tus amigos lo fregón que eres porque cruzaste el charco en avión, mientras exhibes emocionado tu foto en el Louvre porque “ahí grabaron el Codigo Da Vinci”.

 

7.- Adquirir un hobby:

Adquirir un hobbie

¿Qué haces en tu tiempo libre? ¿Ver la tele? ¿Dormir? Seguro puedes hacer cosas que ayuden más a tu cuerpo y a tu espíritu. Aquí es donde viene la necesidad de adquirir un hobby. No sé, te puedes comprar una guitarra eléctrica o algún otro instrumento y aprender a tocar, coleccionar cosas, aprender fotografía, escribir, aprender a bailar, aprender a cocinar. Tienes muchas opciones.

Eso hará que ejercites más a tu cerebro, y en algunos casos a tu cuerpo. Y no sobra decir que en una de esas, terminas profesionalizando alguno de tus hobbies mientras le dices adiós a tu aburrido y monótono empleo.

 

8.- Socializar:

Socializar

El ser humano no se puede entender sin los demás seres humanos. Posiblemente tienes muchos años llevándote con la misma bolita de amigos de siempre con los cuales platican año con año de lo mismo. Sé que los estimas, y de hecho no te estoy sugiriendo que los dejes de frecuentar; más bien que también te abras y busques nuevos horizontes. Piensa en algo que te guste hacer, por ejemplo, jugar futbol, escuchar música o debatir sobre política,  y busca círculos de personas que sean afines a tus intereses.

No falta decirlo, tu éxito profesional no sólo depende de tu inteligencia o tu creatividad; sino de la capacidad que tengas para relacionarte con los demás. Que un profesional sobresaliente se desarrolle sin contactos, es como tratar de correr un Ferrari sin gasolina.

 

9.- Hacer a un lado a personas nocivas:

Hacer a un lado a personas nocivas

Tal vez te relaciones con personas que no abonan mucho a tu vida, posiblemente porque te sientes solo, o porque has desarrollado cierta codependencia con ellos. La muy manoseada frase de “más vale sólo que mal acompañado” es real, y seguirá siendo vigente.

Creo que te habrás dado cuenta que ese tipo de gente te absorbe mucha energía, y al final del día te hacen sentir mal. Y ojo, con esto no me refiero a que “abandones a un amigo” porque cayó en depresión o la está pasando mal, eso sería muy egoísta y hasta cruel. Me refiero a aquellas personas negativas, que no te aportan nada: Personas egoístas, que no respetan tu dignidad, personas que te invitan a involucrarte en adicciones o en actos que te puedan dañar a ti y a los demás.

 

10.- Ayudar a los demás:

Ayudar a los demás

Por el solo hecho de poder leer este artículo (que implica estar sentado frente a una computadora o un smartphone) debes de considerar que eres una persona privilegiada. Pero hay quienes no lo son, hay quienes pasan hambre, quienes tienen problemas.

Un buen propósito podría ser involucrarte en una organización civil o hacerlo indirectamente para ayudar a las demás personas. Puedes preparar unos sandwiches y dárselos a los migrantes, o bien, puedes involucrarte en una organización, por poner un ejemplo, que lucha por mejorar la educación del país, a sabiendas de que la mala educación que reciben muchos mexicanos mantiene a un sector en la pobreza.

Conclusión:

Posiblemente no puedas hacer los 8 propósitos que te propongo al mismo tiempo (te llevaría mucho tiempo y esfuerzo implementar todos), pero sí puedes evaluarte como persona para determinar cuales son tus puntos débiles (tal vez eres muy ignorante o tu salud no es muy buena porque tratas mal a tu organismo) y así, elegir los propósitos que te puedan ayudar a ser mejor y a crecer.

Nos vemos en diciembre de 2016, y ojalá me cuentes como te fue. Espero buenas noticias.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter