Las edecanes y la cosificación de la mujer

11 diciembre 2015

veces compartido

Si existe algo que está tan normalizado en nuestra sociedad mexicana y debería de ser algo reprobable es el uso de edecanes para vender productos y servicios.

Las edecanes y la cosificación de la mujer

Camino por el tercer piso de la Gran Plaza y una mujer con un conjunto azul pegado a su cuerpo intenta persuadirme para que adquiera un Paquete Telcel. De forma muy discreta pero ensayada intenta sin éxito que me detenga para convencerme de las bondades de dicho paquete, una artificial sonrisa y una pose un tanto atrevida es su estrategia de ventas. No funciona conmigo en parte porque a mí no me gusta que me interrumpan para venderme algo.

Ese mismo día voy a la gasolinera y una mujer con un atuendo muy atrevido y de mal gusto (el cual tapa poco más que el pezón de sus voluptuosos senos), intenta venderme un aditivo para mi automóvil. Es de notar que no la capacitaron bien para explicar los beneficios de ese producto, pero el cuerpo lo puede todo y básicamente lo que hizo esa dama es colocar sus senos a la altura de la ventana de mi automóvil como si ellos hablaran por ella. Lamentablemente no tuvo suerte, porque yo no acostumbro a comprar los aditivos para mi coche en una gasolinera.

Primero habría que llegar a la conclusión de que casi ningún hombre saldrá con la mujer en cuestión a cambio de comprar el producto, menos tendrá una aventura sexual. Básicamente ese tipo de estrategia consiste en atraer sexualmente al hombre de tal forma que éste preste mayor atención a la edecán y se deje convencer de una forma más fácil. Es casi como una forma light de prostitución, lo suficientemente discreta para que sea considerada como aceptable socialmente.

Estas empresas utilizan a las mujeres como un objeto para excitar a los hombres a cierto grado que puedan lograr persuadirlos para que adquieran sus productos o servicios.

Y a pesar de todo, es algo que se considera normal o aceptable en varios sectores de la sociedad.

Basta con ir a eventos que conglomeran muchas edecanes, como la Expo Ferretera en Guadalajara, donde su cuerpo resaltado con las prendas ajustadas atraen la mirada de los hombres. De hecho el éxito de este tipo de exposiciones no sólo consiste en los productos, sino en las propias edecanes. – Juan, no sólo me interesa buscar que equipos venden para la construcción, también hay unas edecanes bien sabrosas ¡ándale, vamos!

Es curioso que en la sociedad mexicana donde muchos se dan golpes de pecho ante temas como los gays haciendo énfasis en los “valores morales” se considere normal el uso de edecanes con prendas muy ajustadas y escotes que muestran la mitad del seno para atraer a los clientes con el fin de que, por medio de sus instintos sexuales, se les invite a adquirir un producto o servicio.  En realidad esa distinción hecha “con base en los valores morales” no tiene el fin de distinguir entre lo que atente a la integridad humana o no, como argumentan; sino más bien entre lo que es la regla y la excepción, entre lo que se conoce y lo que no ¿Qué atenta más a nuestra integridad? ¿el uso de la mujer como objeto sexual para vender algo, o la preferencia sexual de un individuo? La respuesta es obvia.

En nuestra sociedad hemos acostumbrado a cosificar a la mujer, incluso en la propaganda se les muestra como objetos de venta “nuestras playas, nuestras mujeres”. A las mujeres históricamente se les ha exigido un mayor número de normas morales que a los hombres, y a pesar de que ese rasgo machista mexicano ha ido menguando con el tiempo gracias a la apertura, la globalización y el crecimiento de nuestra sociedad; las mujeres todavía tienen sueldos más bajos por el hecho de ser mujeres y su presencia en altos puestos directivos y de poder sigue siendo minoritaria. En pleno Siglo XXI, muchos siguen pensando que las mujeres deben de quedarse en casa, o bien que no pueden aspirar más que a edecanes de alguna exposición de productos concurrida.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter