Las becas, y por qué el Gobierno quiere acabar con ellas

19 noviembre 2015

veces compartido

Hasta el economista más liberal entiende la función que tienen las becas. Una beca, para empezar, ayuda a generar mayor movilidad social (que es algo que México carece y luego uno se pregunta por qué las familias de los ricos son las mismas y por qué la distribución de la riqueza es de dar pena). Muchas personas que no tienen ni de lejos la capacidad de costearse una maestría en alguna universidad de su país, pueden ir a cursarla al extranjero. El estudiante de clase media que no puede pagar una maestría en el ITESM, puede irse al MIT, o al London School of Economics, sin haberse endeudado y sin gastar prácticamente un clavo (aunque sí mucho tiempo de esfuerzo, papeleo y competencia).

Las becas, y por qué el Gobierno quiere acabar con ellas

Pero eso es lo de menos, las becas son muy necesarias para un país que está rezagado. Son muy útiles para la transferencia de conocimiento; no solo por parte de quienes regresan a su país. Incluso, según menciona Andrés Oppenheimer en su libro Crear o Morir, a pesar de la “fuga de cerebros” el país de origen al final termina obteniendo beneficios de ellos, porque en un mundo globalizado no deberíamos de hablar de “fuga de cerebros”, sino más bien de “circulación de cerebros”. Muchas de esas personas que terminan trabajando fuera viajan a sus países de origen a impartir seminarios o de alguna forma terminan compartiendo el conocimiento que han adquirido.

Entonces tenemos dos puntos clave: Movilidad social y transferencia de conocimiento (la cual a su vez genera mayor riqueza y esta a su vez generar más movilidad social) obteniendo el expertise de los países más desarrollados.

Imagina que tienes un negocio de marketing y tanto tus socios como tú son personas recién graduadas con muchas ganas de romperla pero no tienen experiencia. Tú te vas a trabajar por uno o dos años a una de las empresas más importantes del ramo, y regresas con muchos conocimientos para mitigar la falta de experiencia. Bueno, eso es lo que sucede con las becas, pero a nivel país.

Pero parece que el Gobierno Federal no lo entiende.

La SEP, según reporta Proceso, canceló un programa de becas dejando a estudiantes desamparados en el extranjero. De buenas a primeras, eliminaron el Programa de Movilidad Internacional de Posgrados, ni siquiera se preocuparon por afectar a quienes ya estaban cursando sus estudios. Y esto a pesar de que Aurelio Nuño, el titular de la SEP, y posiblemente el delfín de Peña Nieto para 2018, se había comprometido a no hacer recortes presupuestales; asegurando que era “el momento más importante en la transformación del sistema educativo” y que “la prioridad de este gobierno es la educación. Si se claudica el futuro de este país puede ser gris”.

Y claudicaron…

Bueno, no claudicaron, más bien les valió madre.

El argumento es que no hay dinero.

Y no es la primera vez que lo hacen, o lo intentan.

A los estudiantes se les cierra una de las puertas que da el Gobierno para estudiar en el extranjero. Sí, el Conacyt, quien otorga un mayor número de becas ahí sigue, pero…

Pero sí tienen dinero para llevar una comitiva de varias personas a Inglaterra y Francia. La comitiva de 200 personas que llevaron a Inglaterra nos costó 7.1 millones de pesos a los mexicanos. Con ese dinero tirado a la basura podrían haber creado más de 10 becas.

No es que no haya dinero como asegura el gobierno, es que usan nuestros impuestos pésimamente. Parte de esos recursos no sabemos a donde van a parar. Parte de ese dinero se otorga a amigos o parientes, quienes les agradecen el favor con una casa blanca. Varios gobernantes se quedan con parte del dinero, otros simplemente roban y desvían recursos. Y entonces luego ven que las arcas están vacías y no pueden destinar el dinero suficiente a varios rubros, y para obtener más, hay que gravar a los empresarios, a quienes generan el dinero. Entonces esa reducción del costo de la gasolina que habría al liberar su precio al mercado hay que eliminarla a través de un impuesto. Entonces hay que eliminar becas: Al cabo la mayoría de los estudiantes que quieren estudiar en el extranjero no votan por el PRI.

Y la educación no es prioritaria para este Gobierno. No lo es.

La Reforma Educativa es más bien una Reforma Laboral para poder tener el control de los maestros y quitárselas a las cúpulas sindicales. Si bien, puede parecer necesaria para quitarle el control a grupos como la CNTE, dicha reforma sólo propone eso. No propone mejoras sustanciales a la currícula.

La educación no es prioridad para este gobierno. Menos cuando su cabeza de lo que menos entiende es de educación.

Y menos entenderá la necesidad de transferencia de conocimiento. En las viejas épocas de su partido, las becas al extranjero se usaba para mandar a los opositores para que estuvieran allá lejos del país. – Mira, tú que eres líder activista, ¿No te gustaría ir a estudiar al MIT, o a Yale? No, no tienes que pagar nada.

Luego se entiende por qué este Gobierno está acéfalo. Ni siquiera parecen entender para qué sirve cada cosa. Al cabo en este tipo de decisiones las consecuencias se ven a largo plazo (y no el día de las elecciones).

Y también se entiende que el Conaculta manipule la metodología para hacernos creer que leemos 5 libros al año. Simular, simular…

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter