9 rasgos que debería tener una persona

3 octubre 2015

veces compartido

¿Cómo debería ser el estereotipo de una persona excelente? Estereotipos nos han tratado de vender por montones, aunque siendo realistas, tienden a ser más bien clichés, representan a alguna tendencia de consumo, y en muchos casos no sólo son imperfectos, sino que en realidad un perfil así podría adolecer de problemas psicológicos (ahí están los típicos perfiles de los hombres con buen aspecto físico que presumen de mucha seguridad individual y autoestima, pero son sumamente ignorantes, incongruentes y poseen una escala de valores muy endeble). Así que ahora vine y me di a la tarea de crear a mi Frankestein, o lo que considero como debería de ser una persona. Esta propuesta es unisex, aplica para ambos sexos, así que haré caso omiso de rasgos que pertenecen a alguno de los dos géneros:

1.- Es seguro de sí mismo

Es seguro de sí mismo

¿Creías que en esta lista te ibas a salvar por no tener confianza en ti mismo? Lamento decirte que estás equivocado. Las personas seguras tienden a sobresalir de los demás, la seguridad atrae, y entonces tienen mayor posibilidad de autorrealizarse. En resumen, una persona con más seguridad personal puede aportar más que aquella que se muestra insegura. Duro, pero cierto. No puedo retar a la biología que nos determina nada más porque sí.

La seguridad personal es algo difícil de alcanzar, pero un factor clave y que se ignora es la humildad. Los seres humanos somos imperfectos, posiblemente te veas al espejo y no veas a una persona arrebatadora, o tal vez no destaques mucho en los deportes; pero aceptar esas imperfecciones naturales harán que te sientas más cómodo contigo mismo y te enfoques a desarrollar esas áreas donde sí tienes potencial.

2.- Es congruente con lo que hace y tiene principios firmes

Es congruente con lo que hace y tiene principios firmes

A diferencia de los clichés que venden en la tele. El estereotipo de una persona excelente debería contener una muy buena dosis de congruencia, valores y principios dentro de un mundo donde nos hemos acostumbrados a tergiversar nuestros propios valores para satisfacer nuestras necesidades. Es cierto, no lo voy a negar, el camino el éxito para los honrados es más largo, pero es más honorable. Una persona que logra el éxito pero que pierde el honor en el camino no lo disfrutará tanto como aquel que siempre ha mantenido sus valores firmes. El individuo ideal puede encontrar los valores en el conocimiento, en la religión o en la educación que recibió, pero sus principios deben de estar por encima de todo.

3.- Hace ejercicio y cuida su cuerpo

Hace ejercicio y cuida su cuerpo

El ejercicio no sólo hace al cuerpo saludable, también sana el alma. No estoy hablando necesariamente del mejor cuerpo, de la mejor figura o de músculos marcados (que de alguna forma sí expresan en la mayoría de los casos una persona físicamente saludable), sino de alguien que se ve bien, que se preocupa por su cuerpo, que se trata bien y se quiere.

El ejercicio también habla bien de una persona porque denota disciplina y esfuerzo. Comenzar a hacer ejercicio no es fácil, pero cuando se vuelve una rutina, éste incide su estado de ánimo, y es menos probable que caiga en algún tipo de adicciones (que fumar mucho y tomar hasta perder el conocimiento es algo que también nos han dicho que es cool).

4.- Lee y busca adquirir conocimiento

Lee y busca adquirir conocimiento

El mainstream promueve personas ignorantes porque éstas no son una amenaza para su poder, pero la verdad es que la abundancia de personas ignorantes no hace bien a la sociedad, sólo ayudan a construir barreras más grandes para aquellos que detentan el poder. Pero por el contrario, para tener una sociedad más saludable y justa, necesitamos más gente que se preocupe por no ser ignorante, gente que esté acostumbrada a leer, a informarse y a cultivarse. La gente que lee es más interesante, tiende a ser más tolerante, y su perspectiva es mucho más amplia. Eso sí, por menos ignorancia exista, los lectores y ávidos de conocimiento tendrán más competencia.

¿O a poco no te desespera platicar con una persona que no domina ningún tema y en vez de eso, sólo te habla de las pedas y de los videos chuscos que vio en Youtube? ¿O prefieres hablar de un buen libro, o de viajes, o de la maestría en curso? Éste último tipo de personas suele estar en la punta de la pirámide, los primeros suelen estar en la base.

5.- Es trabajador y disciplinado

Es trabajador y disciplinado

Vivimos en una época en donde las chicharras que anuncian la hora de entrada al trabajo están dejando de sonar y la sociedad del conocimiento requiere que los individuos sepan autodisciplinarse en vez de que se les impongan horarios y reglas estrictas. Suena atractivo, pero requiere más esfuerzo y por eso la auto disciplina es importante.

En los medios también nos han inculcado que la holgazanería y la mediocridad puede ser algo atractivo, pero no lo es. Por más talento se posea, se tiene que trabajarlo más y se debe picar piedra para salir adelante.

En la vida real, una persona floja es alguien que tiene pocas perspectivas, que no sabe que es lo que quiere de su vida y termina siendo rezagada y relegada, excepto por sus pares.

6.- Evita las comparaciones

Evita las comparaciones

Cada persona tiene una historia única. Evaluar a una persona en torno a su situación actual es algo apresurado, no todos tuvimos las mismas oportunidades y ventajas ,y nuestra composición química que determina nuestra personalidad no es exactamente igual. Que una persona en este momento tenga más éxito que tú no implica que sea mejor que tú, la vida da muchas vueltas. Un individuo sano piensa en competir consigo mismo y no contra los demás.

Además las apariencias son engañosas. Sobre todo ahora en el mundo de las redes sociales, los usuarios narran una vida más fantástica que la que realmente tienen. Posiblemente veas a todos tus conocidos viajando mientras tú no has salido todo el año. Pero es muy probable que algunos de ellos tengan problemas que tú no tienes y que naturalmente no publicarían en sus redes.

7.- Tiene criterio propio

Tiene criterio propio

Va un poco de la mano con el punto 4 porque mediante el conocimiento se adquiere criterio. Pero hago énfasis en esto porque afuera hay mucha gente que es fácilmente manipulable y puede ser engañada a través de una cadena de Whatsapp. Una persona con criterio debería ser considerada una persona más atractiva porque denota una mayor seguridad intelectual, y una sociedad con personas críticas es una sociedad menos susceptible de ser engañada. Y hablo de buenos críticos, no de gente con mucho tiempo que se la pasa mentando madres a los políticos en las redes sociales creyendo que así ya se han vuelto cultos y buenos ciudadanos.

Parte esencial de poseer criterio propio es la autocrítica. Si una persona no tiene capacidad de hacer autocrítica, difícilmente podrá emitir alguna crítica acertada hacia el exterior.

8.- Se preocupa por su entorno y por los demás

Se preocupa por su entorno y por los demás

En este mundo existe mucha gente egoísta que sólo piensa en sí misma, lo peor es que muchos le aplauden. – Mira, es arrebatador(a), sé egoísta y las mujeres caerán rendidas. – Pero ese tipo de gente no aporta mucho y sólo piensa en engrandecer su ego. Una persona ejemplar se preocupa por sus semejantes, trata de involucrarse más en la sociedad para aportar cosas buenas y no se conforma con sólo pagar impuestos y trabajar 8 horas para pensar que es un buen ciudadano. Una persona saludable comparte a los demás, no “presume” a los demás e intenta sentirse moralmente superior a sus semejantes.

9.- Tiene personalidad

Tiene personalidad

La personalidad deriva de la autoconfianza, aunque el término puede ser malinterpretado. Una persona ignorante, pero que habla en una peda en el antro de la otra peda en el antro, que sabe mover las manos y dice piropos a las mujeres, es considerado por muchos una persona con personalidad, lo podrá ser dentro de un círculo de personas de su estilo. Pero estamos hablando que queremos aspirar a ser una sociedad mejor, entonces cuando hablamos de una persona con personalidad, hablamos de una persona que se sabe expresar, tiene seguridad en sí mismo, es una persona cultivada por lo cual tiene muchos temas de los que conversar (y no de lo que pasó en Big Brother el día de ayer, o de las críticas constantes a los “amigos” y conocidos).

Conclusión:

El estereotipo de una persona, paradójicamente no debería de ser un estereotipo. Debe de ser una persona que se quiere, que se respeta y también sabe respetar a los demás y a su entorno. Una persona atractiva es una alguien que busca un sano equilibrio y no busca seguir clichés o estereotipos impuestos que tienen un fin propio. Una persona atractiva tiene su propia identidad, es única, y en general no se esfuerza demasiado por ser atractiva, sino por estar bien, por lo cual en consecuencia, su capacidad de atracción vendrá sola sin haberse esforzado demasiado en adquirirla.

Yo sé. Puede que este artículo te haya parecido uno de tantos que circulan en Internet. Pero a veces vale la pena hacerlo cuando en este mundo existe mucha gente con una baja autoestima debido a que intenta de forma infructuosa querer alcanzar estereotipos imposibles. En realidad no hay mucho que pensar, es algo lógico y obvio. Pero para llegar a eso, a desarrollar seguridad personal, a estar bien consigo mismo, es una tarea ardua, que requiere mucho esfuerzo y voluntad.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter