El Gobierno contra los niños

22 julio 2015

veces compartido

Me siento triste, frustrado, a veces casi se se salen las lágrimas. Me da tristeza ver a mi país así, en estas condiciones, no merecemos esto, es una tragedia. No, no es “grilla” (amargarte por un estado trágico no puede ser grilla), es un sentimiento honesto, de desesperación, de frustración. Ya estoy harto, ya estoy hasta la madre.

El Gobierno contra los niños

– No te quejes, deja de sentirte víctima, mejor propón. A ver cabrón, dile eso al padre de uno de los niños que el ejército mató porque las autodefensas evidencian el vacío de poder que genera el gobierno que los comanda, dile eso a quienes se sienten desesperanzados. Si te asaltan, ¿te gustaría que en el juzgado te recomienden “ponerte a proponer” en lugar de levantar la denuncia? Como si al Gobierno actual le gustaran los ciudadanos propositivos.

En una semana ocurren tres cosas que en otro país podrían poner a un Presidente casi en la calle: 1.- Se les escapa el Chapo, 2.- La ronda cero no sólo fue un petardo por la desconfianza de los inversionistas extranjeros, sino la única empresa a la cual le otorgaron zonas petroleras tiene entre sus accionistas al cuñado de Carlos Salinas, 3.- El ejército mató e hirió niños en Aquila Michoacán con el pretexto de detener al líder comunal de Ostula, no, no fue un narco, no fueron “daños colaterales” que se tuvieron que asumir para detener al capo de los capos (el verdadero capo de los capos se les escapó), fueron autodefensas. No las quiero idealizar, pero las autodefensas surgen a raíz del vacío de poder que éste gobierno ha dejado.

Y como “bonus”, indígenas que eran acarreados del Partido Verde (que hay que recordar, es parte del gobierno) tuvieron un accidente y niños murieron. Niños, gente que utilizan para poder mantenerse en el poder creando una relación de codependencia.

Parece que en este país se ha perdido cualquier orden de valores, cualquier atisbo de ética e integridad. Parece que todo se vale, que por estar en el poder se puede hacer lo que sea, que los ciudadanos no importan, que los niños menos, hay que maleducarlos, y si matamos a alguno para detener a la cabeza de una organización que se creó porque nosotros no somos capaces (o más bien no queremos) proveer algún grado de seguridad a la población ante el acecho de los maleantes y narcotraficantes. Todo se vale, se vale mentir, se vale ser cínico, se vale robar, se vale burlarse de las leyes, se vale todo.

Y mientras pasa todo eso, esas mismas personas son las que nos sugieren que “propongamos” (para que no nos escuchen). Nos sugieren que el cambio está “en uno mismo”, como si todos estuviéramos hechos de la misma calaña. ¡Qué desfachatez!

Por eso México está en una de sus peores crisis de la historia moderna, bajo uno de los peores gobiernos y uno de los peores mandatarios de la historia de nuestro país (Quizá Peña comparta el honor con los que fueron parte de la docena trágica, y sea aspirante a superarlos). No, no hago la afirmación con la bandera de un partido (que todos han hecho mal su trabajo) ni un sesgo ideológico, es una realidad objetiva y cruda, tanto columnistas, comentaristas y opinólogos de izquierda y derecha, liberales y conservadores concuerdan. Ésto es una tragedia, México vive un momento trágico donde ni el realismo mágico ni el surrealismo ni la teoría cuántica podrían explicar todo lo que se está viviendo.

De seguro los muy cercanos al Gobierno (y yo creo que ni siquiera todos, yo creo que algunos en el fondo lo saben lo cual les genera un sentimiento no muy grato) sentirán mis palabras como ataque, porque ellos son poseedores de la verdad; como si se tratara de un partido de futbol. No, no es ataque, es una justificada expresión de encabronamiento crónico, los ciudadanos estamos hasta la madre, y no, no todos somos corruptos, habemos quienes sí respetamos las leyes y lo que queda de Estado de derecho. Aunque no lo crean, aunque nos quieran convencer de que la corrupción es “cultural”.

Si bien la presencia de ciudadanos propositivos es algo que siempre se debe de agradecer y promover, se necesitan más que propuestas para cambiar esta dura realidad, tal vez nos hace falta ser más fuertes como ciudadanos y crear masa crítica en vez de recurrir a los memes y a los insultos por Internet como una forma de terapia psicológica.

Y así, enojado, encabronado, termino de escribir esto. Pero ¿quién no puede estar encabronado ante la forma en que están destruyendo a México? ¿Debería de hacerme una chaqueta mental y crearme la falsa ilusión de que las cosas en México están bien? Vaya, para que un ejército mate niños, sean cuales sean las circunstancias es que las cosas están muy mal.

 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter