Maskota, del maltrato de animales al cyber linchamiento

25 junio 2015

veces compartido

La vida de Christian Armando ya no volverá a ser igual:

Christian, ex empleado de Maskota se expuso junto con un amigo en un video donde maltrataban sin piedad a unos perros chihuahueños a trompadas y patadas, lo presumieron en las redes sociales y nunca se imaginaron la indignación que ese video iba a causar.

Maskota, del maltrato de animales al cyber linchamiento

Posiblemente Christian Armando (quien se encuentra prófugo) no podrá salir con confianza a la calle; tendrá que esperar que pase el suficiente tiempo para que la gente se desentienda del incidente u olvide su rostro, de lo contrario su integridad podría estar en riesgo. Y sabe las consecuencias que tendría si es reconocido ya que Christian fue golpeado cuando salía de la tienda.

Christian tenía ese trabajo, el cual combinaba con sus estudios por una razón. No la sabemos a ciencia cierta, pero también tendrá que pagar las consecuencias de ya no tener trabajo. Posiblemente pagaba sus estudios, posiblemente ayudaba en su casa o ahorraba para salir de viaje. No sólo cargará con eso, también fue demandado por Maskota, por abuso de confianza.

Tampoco podrá ir a estudiar ante las duras críticas que recibirá al entrar al salón, incluso podría ser despedido de la institución. Peor aún, en las redes sociales han filtrado su dirección, su teléfono, el nombre de su papá y algo de su historial. Anonymous amenazó ayer a éste joven y lo exhortó a pedir disculpas si no quería enfrentar mayores consecuencias. Christian Armando se ha convertido en figura pública gracias a sus lamentables actos, y si quienes cometen actos vergonzosos sin algún dolo o mala intención pueden quedar marcados, Christian podría lamentar su acto por mucho tiempo.

La gente quiere venganza, aunque en realidad el castigo que ya está recibiendo Christian es ejemplar, tan lo es que su vida ya no será la misma. El problema viene cuando la indignación se transforma en barbarie, cuando no se confía en las instituciones, los indignados de a pie buscan ejercer la justicia por cuenta propia. En las redes sociales hay mucha gente enojada que pide su muerte, que espera que lo linchen a golpes, que lo traten como él trató a los perros chihuahueños; sueñan con ver un video donde él es el agredido y no el agresor: ¡Ojo por ojo, diente por diente!

Cuando el hombre actúa en masa tiende a dejar del lado el uso de la razón para sumarse a un clamor colectivo. El problema viene cuando la masa actúa de forma enardecida e irracional. Exhibir su dirección en redes sociales es algo irresponsable y peligroso, no sólo se pone en riesgo la vida de Christian, sino la de su familia.

Deberian darle la “bienvenida” a su pinche culo y su cara de pendejete de mierda por ojete con los perritos   asi le va a ir al cabron  aparte de mediocre ojete se mete con un animal que no puede defenderse  HIJO DE PUTA !

MATENLOS MATENLOS!!!!!!!

Neta, alguien busquelo y partale su puta madre a ese pedazo de mierda, lastima que no soy de alla si no iba y le metia una putiza, pinche aprovechado de mierda

Christian ya “ha sido castigado” cometió un error grave, y es evidente que tiene algún trastorno psicológico; pensar en venganza por haber maltratado a un animal, pensar en atentar contra su integridad y llegar a pensar en la muerte, es cuando menos, rebajarse al nivel de Christian. Quien acusa a otro debe de mostrar autoridad moral para hacerlo y ésta se demuestra con la conducta, quien recrimina al otro por maltratar a otro ser vivo no debe de comportarse de la misma forma. El acto de Christian es reprobable, pero la venganza no soluciona el problema ni ayuda a Christian a modificar su conducta para no seguir afectando a terceros, por el contrario, genera más resentimiento y encono.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter