Carmen Aristegui, fuera de MVS. Día negro para la democracia

16 marzo 2015

veces compartido

No, no es que se trate a defender a quien simpatizo, es que se trata de defender la libertad de expresión. Yo creo en la democracia, y si creo en la democracia, entonces creo que en este país deberían de existir opiniones plurales y diversas que abonen. Esto significa implícitamente que no todas las opiniones me van a gustar. En una democracia cabe hasta el izquierdista que defiende a AMLO, el economista que habla del libre mercado, el conservador, el priísta que defiende a Peña Nieto. En una democracia deberían de caber todos, pero como no somos una democracia, el gobierno busca entonces callar las voces que le molesten. Tan reprobable es esto, como reprobable sería, como caso hipotético, que AMLO llegara a la Presidencia y callara a Joaquín López-Dóriga.

Primero fue Pedro Ferriz, luego Carmen Aristegui. Dos voces de corrientes ideológicas distintas pero muy necesarias para la construcción de democracia al país y dos periodistas a mi juicio, muy importantes. Lástima que los terrenos que con mucho trabajo fuimos ganando se estén perdiendo poco a poco.

Carmen Aristegui condicionó su estancia a la recontratación de los dos periodistas que habían sido despedidos y quienes habían sido encargados de investigar el caso de la Casa Blanca y de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre. MVS asegura que fue por el uso indebido de su marca, pero si Aristegui es quien lidera ese equipo ¿Por qué no fue la primera cabeza que rodó? MVS siguió presionando a Aristegui poniéndole nuevos términos que acotarían mucho su margen de maniobra y la libertad periodística que ejercía, sin importar lo que dijera su contrato. Lo que quería hacer MVS era obligarla a renunciar, y lo logró.

Los dos periodistas de oposición más importantes de México han sido callados. Pedro Ferriz de Con fue despedido de Grupo Imagen, propiedad de Olegario Vázquez Aldir, supuestamente por haber criticado duramente a Enrique Peña Nieto. Ahora Pedro Ferriz vive de alguna forma exiliado en su nuevo proyecto Ferriz Live TV, que si bien está teniendo relativo éxito, no es comparable a la infraestructura de la que puede disponer en una radiodifusora. Dos años después, Radio Centro, del mismo Olegario Vázquez Aldir, gana la licitación para uno de los dos canales de televisión abierta.

Ahora Carmen Aristegui es despedida (u obligada a renunciar o como se llame). Podemos estar en acuerdo o en desacuerdo con su forma de periodismo, pero lo que es un hecho es que era una opositora incómoda para el gobierno.

¿Qué hará Carmen Aristegui ahora? Con este clima, habrá alguna otra radiodifusora que la contrate. Ciertamente Aristegui es sinónimo de rating, pero dentro de un gobierno tan controlador, que no es capaz de dejar a las telecomunicaciones la arbitrio del libre mercado, muchos se lo pensarán dos veces. Seguirá en CNN, seguirá con su portal aristeguinoticias.com pero vaya que le han cortado un brazo.

Triste día el de hoy. Lástima que en vez de abrir nuevos espacios, se estén cerrando.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter