10 cosas que tienes que saber sobre la desigualdad social

8 febrero 2015

veces compartido

A veces es bueno escribir las cosas que me vienen a la cabeza en puntos, porque creo que con este tipo de artículos Google te posiciona mejor en su buscador uno logra ser más conciso con sus ideas, y pues en la mañana estaba haciendo un profundo análisis con mi cerebro sobre la desigualdad social, así que quise aprovechar:

DSC02492

1.- No, no es un secreto que los ricos sean más ricos y que la desigualdad esté aumentando. En 2016 el 1% más rico tendrá más que el resto de la población mundial. Las 80 personas más ricas del mundo tienen el mismo dinero que tres mil quinientos millones de pobres. Algunos consideran que es muy injusto, otros dicen que mientras los pobres sean cada vez menos pobres está bien.

2.- El ser humano siempre tenderá a la desigualdad, es parte de su naturaleza. Hay que ser sinceros, a los seres humanos nos gusta destacar sobre los demás, nos gusta tener más y más (no necesariamente cosas materiales). En un mundo donde todos tuviéramos exactamente lo mismo nos aburriríamos. No sólo eso, ese concepto de justicia sería injusta, porque una persona fuerte tendría lo mismo que una débil, una persona trabajadora obtendría lo mismo que una persona floja. No habría incentivos para progresar y la sociedad se estancaría.

3.- Pero a la vez, también es parte de la naturaleza que el ser humano repudie fuertes niveles de desigualdad cuando a éste le toca estar ya no en la base de la pirámide, sino fuera del primer decil cuyas riquezas aumentan constantemente mientras las suyas (escasas) aumentan raquíticamente. Esto se hace más notorio cuando los individuos son más conscientes de la existencia de dicho decil y por lo tanto de la desigualdad.

4.- Creo yo que la desigualdad es buena cuando esta está dada por el mérito y no por los privilegios. Quien se esfuerza más y quien innova más, debería tener más, quien lo hace menos, quien es más débil de carácter debería de tener menos. Pero la realidad nos indica que no es tan así (a pesar de que así nos lo han querido vender). Muchos empresarios y políticos con base en el poder que obtienen con su crecimiento en la pirámide social, se enriquecen impunemente, más por actos corruptos que por inventiva. Podemos hablar de un dócil Bill Gates o Steve Jobs a quienes se les aplaude por su innovación, pero por otros lares hay otros (que tienden a ser muy vistos también en países emergentes) no necesariamente tan reconocidos y aplaudidos que no tienen con qué para ser presentados en la portada de una revista como ejemplo.

5.- Los seres humanos no somos iguales, esa es una de las falacias más repetidas en la historia. Podemos procurar ser iguales ante la ley, procurar tener los mismo derechos y está bien. Pero en la práctica somos diferentes e irrepetibles. Por eso hay unos mejores que otros, unos son más carismáticos, otros más inteligentes que otros, otros más sociables que otros. Quienes destaquen en más variables (o cuyas variables sean más aptas en cierto entorno) destacarán más, y eso no es injusto, es algo completamente natural, es parte de la naturaleza.

6.- Pero también es cierto que los seres humanos creamos instituciones y leyes para procurar que esas naturales diferencias no terminen lacerando el tejido social. Porque los individuos aunque seamos diferentes y unos seamos más capaces que otros, somos seres sociales y necesitamos vivir en comunidad para lograr satisfacer nuestras necesidades individuales. Entonces se procuran que los resultados obtenidos debido a esas naturales diferencias se hagan dentro de un marco legal y ético.

7.- ¿Entonces eres mejor que la muchacha de tu casa y mereces más que ella? Naturalmente tienes más herramientas que ella, pero no necesariamente tienes más méritos que ella. Tu muy posiblemente creciste en un entorno más favorable, tuviste mejor educación (posiblemente pagada del bolsillo de tus padres) y eso tal vez podría ser calificado de injusto, aunque ya sé que piensas que tu vida ha sido muy injusta y tal vez tengas razón, nada más es cuestión de enfoques.

8.- Acabar con la desigualdad es una utopía, cierta cantidad de desigualdad es necesaria para el progreso. El hombre inventa porque quiere destacar y quiere sobresalir, porque quiere ser alguien, porque quiere subir en la pirámide social. Pero a la vez cuando hay demasiada desigualdad, tenderán a ser más pocos los que se beneficien de dicho progreso, lo que implica encontrar un punto de equilibrio.

9.- Propuestas para acabar (o reducir) la desigualdad han existido muchas, la mayoría de ellas han fracasado, otras incluso han sido inhumanas. Incluso, Thomas Piketty en su revolucionario libro “El Capital en el Siglo XXI” afirma que una de las más grandes razones por la cuales la desigualdad disminuyó en el siglo pasado, fue porque durante las guerras mundiales muchos perdieron sus grandes patrimonios, por lo cual muchos rentistas desaparecieron y la gente entendió que tendría que ganarse la vida trabajando y no heredando.

10.- Porque ya lo decía George Orwell en su “Rebelión en la Granja”, que todos somos iguales, pero unos somos más iguales que otros.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter