¿Por qué anular tu voto este 2015 es una estupidez?

19 enero 2015

veces compartido

La política es muy pragmática y calculadora (no sólo en México), pero los ciudadanos a veces somos los que pecamos de idealistas y somos más emocionales. Mientras nosotros alzamos el puño y gritamos para luchar por nuestros ideales, los políticos usan tablas con datos necesarios para tomar las decisiones que más les convengan (aunque a veces pueden llegar a meter la pata). Posiblemente esa lucha en su contra se puede convertir en un factor a su favor. Parte del trabajo de los políticos y su lucha por el poder consiste en saber jugar con los factores que logren llevarlos a su destino (entre ellos, los ciudadanos), mientras que nosotros nos dedicamos a otras cosas y nuestra preocupación por la política es marginal. Mientras ellos tienen un gran bagaje de experiencia detrás, a nosotros “no nos importa porque todos son iguales”, entonces ya sabemos quienes están en ventaja.

¿Por qué anular tu voto este 2015 es una estupidez?

Javier Sicilia, con una buena intención, y nada más, nos invita a boicotear las elecciones para exhibir a los políticos. Se habla de un gran abstencionismo en las elecciones venideras, la gente está molesta con todos los partidos políticos. Por un lado, el ciudadano odia al gobierno de Peña Nieto, pero al PRD lo relaciona con Abarca, al PAN como más de lo mismo ¡Ánimo Montana!, a MORENA y sus tómbolas como un capricho megalomaniaco de López Obrador, al Verde como un negocio (al igual que MC, PT y los nuevos partidos). ¿Y por quién vota uno?

El problema es que alguien tiene que ganar, y un alto abstencionismo no es relativamente proporcional a una mayor honradez de los políticos. A nuestros queridos políticos no les importa tanto si los odias mientras ello no signifique una desventaja ante los otros. Alguien tiene que ganar.

¿Y sabes a quienes les importa menos tu odio? A aquellos que tienen voto duro, a aquellos que tienen estructuras, o sea, al PRI que tanto odias. Es decir, que ese odio que tienes al Gobierno se puede traducir en más poder para éste si no sales a votar. Algún simpatizante del PRI (de esos que no son de hueso colorado) está un poco molesto con el gobierno de Peña y con toda la clase política, puede anular su voto, darle un jalón de orejas a todos, y al mismo tiempo terminar beneficiando a su partido (aunque no lo haga tanto como si hubiera votado por ellos); pero quienes se oponen a este partido y quieren castigar a toda la clase política, podrían beneficiar a su mayor temor si anulan su voto.

A menos que simpatices con el PRI, tendrás que votar por alguien. Posiblemente pienses que “son iguales” y no es coincidencia que el partido tricolor se esté esforzando en exhibir a los opositores ya no como peores a ellos, sino como iguales a ellos para promover el abstencionismo y ganar con su voto duro. Si quieres votar en contra del Gobierno Federal, tendrás que usar tu voto útil contra su partido, votando por el PAN, PRD, Morena o quien se te haga un poco menos basura que los demás.

En el 2009 comenté que anular el voto podría ser una opción y lo veía como una propuesta sensata como forma de manifestación. Naturalmente 6 años después uno ya está más madurito y se da cuenta que los políticos no se dejan llevar por sentimentalismos. Ellos buscan el camino más corto al poder, y a veces, manejar el repudio hacia ellos mismos les puede traer beneficios.

-Cerebro, deja de decir tonterías, yo no voy a votar, que ch3$% a su % Peña, #Fueelestado ¿Qué no ves? ¿Dónde están tus ideales. Mientras tanto en Los Pinos. -¡A Güevo! Licenciado Peña, equivóquese otra vez para que la gente se enoje más y anule su voto.

Y los años de experiencia pesan, señor Sicilia.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter