El Príncipe Azul en la Friendzone

6 enero 2015

veces compartido

Juanito va a casa de Angélica dispuesto a declararle su amor. Llevan un buen tiempo siendo amigos, salen juntos, van al cine, se toman un café. Juanito consolaba muchas veces a Angie cuando ella se peleaba con su novio (aparentemente un patán) o tronaba con éste. Juanito era muy buena persona, él siempre estaba ahí cuando Angélica lo necesitaba. Él ingenuamente creía que estaba a un paso del amor, y por eso tomó la decisión.

El Príncipe Azul en la Friendzone

-Angélica, quiero confesarte que me gustas.

-Mira Juanito, eres muy lindo, pero no me gustas; pero sé que eres una persona lindísima y valiosa. Muchas mujeres desearían un hombre como tú, bueno, con sentimientos. Tú sabes, en este mundo donde pululan los patanes, personas tan excepcionales como tú escasean, tú eres un gran hombre.

El corazón de Juanito se empezó a apachurrar, le faltaba el aire, la respuesta era la inesperada. Él creyó haber luchado y merecido su amor, porque él “estuvo siempre” con ella. Si ella estaba triste, él estaba disponible en el Celular, en Facebook, en Whatsapp, le ponía like a todas sus fotos. Entonces asumió que por méritos propios (como si el amor fuera una especie de meritocracia) le iba a dar el sí, o le iba a soltar un beso bien húmedo. Tanto lo asumió, que no sabía como actuar, ni como responder.

Yo digo, que el dolor que está sintiendo Juanito en estos momentos no es suficiente. En realidad merece que todos lleguemos y le demos unas patadas porque no entiende.

Los seres humanos somos creados a partir de genes que buscan su supervivencia. Muchos biólogos afirman entonces que los animales (entre ellos, nosotros los humanos) se aparean con la pareja que le pueda asegurar una mejor descendencia genética. Por esta razón, tenderán a buscar parejas sanas y fuertes. Juanito no lo es, no es fuerte, es bueno, y posiblemente esa bondad sea una expresión sintomática de su debilidad. Porque vamos a ser sinceros, una persona que se la desviva haciendo favores y “esté siempre” con una mujer para atraer su atención, más que nada lo hace por falta de seguridad o autoestima. Cuando buscamos a cortejar a una dama, naturalmente los hombres vamos a ser amables, pero tenemos nuestro mundo y nuestros límites.

“Estar siempre” con alguien o hacer cosas “para alguien” sólo es muestra de que “el mundo” del individuo es tan pobre, que se tiene que atener a la otra persona. Juanito cree que eso es atractivo, Angélica no lo ve así (al menos en su inconsciente). Angélica sí, asume que Juanito es buena persona y por eso siente ternura por él, pero es una ternura donde no termina por darle respeto. Tal vez Angélica es sincera (a nivel consciente) cuando le dice a Juanito que es una buena persona y va a encontrar a alguien. Pero la verdad es que Juanito no es una persona atractiva, no es el modelo de persona que en realidad buscan las mujeres, y bajo ese esquema, tendrá trabajo para tener novias (no digo que no las pueda llegar a tener, pero se le va a complicar).

Juanito pudo haber recibido el cumplido de Angélica (eres bien lindo, muchas morirían por alguien como tú) como eso, un cumplido; pero es una mala noticia, o es más bien la reafirmación de que hizo todo mal. Juanito creyó ser un Príncipe Azul, pero lamentablemente no lo fue.

La frase de “trátalas mal y vendrán” no es del todo errónea. No es que les faltes al respeto a las mujeres, pero cuando le muestras a la mujer que ella no es indispensable para ti (lo que significa que tú tienes una vida propia y una autoestima propia), ella te verá como alguien más atractivo.

La friendzone es aquel lugar a donde se van los evolutivamente no aptos pero que son bien vistos de acuerdo a los cánones sociales (lindos, buenas personas, educados). La friendzone no debe de ser vista como un premio de consolación, sino como una reprimenda. Incluso en ocasiones, ciertas señales de desprecio pueden ser más dignas que ese estado. A veces llega a ser más fácil que una mujer termine estando con un hombre al que despreció antes, que con un “amiguito” o “hermanito” suyo.

Es cierto, puede ser que cuando trates de cortejar a una mujer, la relación no se consume porque estaba ya saliendo con otra persona o porque en ese momento no le atraes lo suficiente y la relación queda en status de amigo. No significa que lo hayas perdido todo, puedes contraatacar e insistir, puedes dejarla como opción (en caso de que rompa posteriormente con el novio), pero jamás de los jamases, te comportes como su “amiguito” o su “hermanito”. Date a respetar, date tu espacio, ten tu vida propia y no dependas de ella.

Angélica tenía relaciones sexuales con su novio Pedro, un hombre firme y seguro de sí mismo. En tanto, Juanito lloraba y lloraba en su recámara preguntándose por qué, -¿Por qué si soy bueno? ¿De qué valieron todas esas noches que estaba junto a ella cuando estaba triste? ¿De qué sirvió que le hiciera tantos favores? ¿Por qué no lo notó? ¿Por qué no lo vio? ¿Por qué no lo valoró?

Juanito apareció sin vida el siguiente día. Todos se conmocionaron. Angélica lloraba, y fue junto con Pedro al funeral. Pedro la consoló y le dio uno de tantos besos que Juanito hubiera querido darle. Para tranquilizarla, Pedro se llevó a Angélica de viaje para que ya no estuviera triste por la muerte de su “amiguito”. Muy pronto, Angélica ya estaba bien, era muy feliz con Pedro, se casaron y fueron felices para siempre.

Juanito quedó como una mera anécdota.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter