¿El cambio está en uno mismo?

24 noviembre 2014

veces compartido

Pareciera que este mes estoy inspirado para escribir, aunque lamentablemente la inspiración proviene de cierto sentimiento de indignación ante lo que está pasando en el país. Y es que a veces nos dicen a quienes escribimos (tanto a bloggers como nosotros como a periodistas profesionales) que lo hacemos como acto catártico o pretendemos sacar todo lo que traemos dentro, y es cierto. A mí me funciona más hablar aquí que gritar consignas en una marcha, no se me da, ya lo intenté el jueves pasado y  mejor me dediqué a documentar dicha marcha con mi cámara réflex.

 Ese momento en que cada vez más mexicanos deciden dejar de quejarse en la comida o en su smartphone y salen a las calles a reclamar lo que es suyo. Denise Dresser tiene mucha razón cuando dice que desestabilizar no necesariamente es algo malo, porque lo que se quiere desestabilizar es la corrupción, la impunidad, la violencia y la injusticia. Porque los mexicanos queremos un gobierno de leyes, justo, que promueva la paz y que genere las condiciones para que podamos crear nuestro proyecto de vida.

Me viene un tema a la mente, una consigna que fue repetida varias veces hace dos años, consigna que ahora se vuelve repetir. Dicen que para cambiar al país, tienes que empezar a cambiar tú, que el cambio está en uno mismo, como si hubiera una incongruencia por el simple hecho de manifestarte o señalar a los gobernantes. Que si quieres que México cambie, tienes que empezar por sacar la basura, por estacionar bien tu coche y así. El argumento puede tener razón pero hasta cierto punto, hasta el punto en que puede usarse deliberadamente para desinhibir a quienes protestan contra los gobernantes o los políticos, como si no tuvieran derecho de hacerlo.

Es cierto que una parte de lograr un cambio en la sociedad tiene que ver con el ejemplo, con ser un buen ciudadano. Pero paradójicamente sumado a todo ello (no invadir banqueta, no dar mordida, pagar impuestos, y un sin fin de etcéteras) está la natural inconformidad del ciudadano con quienes se corrompen, con quienes promueven la injusticia. Si yo decido no ser corrupto porque he asimilado que la corrupción es mala, entonces por consecuencia me debería indignar que terceros practiquen la corrupción, y entonces me debo indignar mucho más que las autoridades, en quienes he depositado el rumbo del país, sean corruptas. Entonces no sólo no tengo “prohibido” moralmente manifestarme o señalar como algunos sugieren, sino que es muy deseable y es muy congruente con lo que pienso.

No ser corrupto es muy difícil. Muy posiblemente tu umbral de corrupción es mucho más bajo que el de los políticos, pero la constante práctica de estos actos son los que hacen que se asuman como normales y el individuo crezca en una espiral de corrupción donde lo que vemos como reprobable se termina viendo como algo normal. Posiblemente en diversos momentos has cometido actos que pueden pasar como corruptos y ni siquiera te has dado cuenta. Otras veces lo has hecho porque has sentido que no tienes de otra, o porque crees que si lo haces “de manera honesta” no podrás avanzar en un sistema que promueve la corrupción. El hecho de despertar y darte cuenta que tu país está sumado en un mar de corrupción y de impunidad, de alguna manera te puede llevar a una reflexión personal, a hacer un análisis de tu propia persona y meditar tu papel dentro de la sociedad.

En la marcha del jueves que tuve posibilidad de asistir en Guadalajara, entre los manifestantes hubo una gran civilidad: Habían personas y grupos de diversas ideologías, unas que puedo no compartir tanto pero respeto; pero se palpó un sentimiento de unión, de solidaridad, de capacidad de organización. Los manifestantes tenían la capacidad de autogobernarse, se señalaban a aquellos que se tapaban la cara y se les invitaba a que se hicieran a un lado, y procuraban en todo momento que todos se portaran con civilidad. Eso es algo muy positivo porque es muestra de que los mexicanos tenemos la capacidad de organizarnos bien. En la manifestación constantemente se señalaban a personas o instituciones, pero más que señalarlas per sé, el significado de fondo era reprobar esas malas prácticas que a ojos de muchos pueden representar, y las que han orillado a tener los problemas que padecemos (como los 43 desaparecidos de Ayotzinapa).

El hecho de que la sociedad se manifieste por temas totalmente ligados a problemas de corrupción e impunidad muestra que se reconoce que dichos actos son negativos, y el hecho de que sean reprobados por toda la sociedad puede ayudar a que el individuo se la piense dos veces antes de cometer algún acto de ese tipo. Tomando los datos de un estudio de Transparencia Internacional, hago una comparación entre México y Rusia. Los dos tienen un nivel de percepción de corrupción similar (en ambos países el 79% de la población cree que la corrupción es un problema en el sector público), pero la mayoría de los mexicanos creen que la gente ordinaria puede hacer algo por abatir la corrupción (un 81%) mientras que menos la mitad de los rusos cree en ello (44%). Eso pone en ventaja a nuestro país al haber una mayor intolerancia ante la corrupción. Creo que el problema estriba más en hacer consciente a la gente como es que pequeños actos que pueden ser calificados como corruptos, son la base para tener un país que no puede construir un Estado de derecho aceptable.

El cambio está en uno mismo, sí. Pero parte del cambio tiene que ver también con procurar no sólo que el individuo no sea corrupto, sino que también la comunidad no lo sea. Por eso es positivo saber que en México se empieza poco a poco a tener la costumbre de exhibir en las redes sociales a quienes incurren en estos actos, y también que la sociedad cada vez se anima más a salir a las calles para reprobar a aquellos gobiernos que a su juicio, representan corrupción e impunidad.

Cierto que para cambiar al mundo hay que saber proponer, pero para ello, primero hay que señalar las carencias y reconocerlas. Es inclusive antinatural pretender ser una persona derecha y que al mismo tiempo no te importe que quienes rodean decidan no serlo. Porque al final, parte de no ser corrupto tiene que ver con la sensibilidad y el deseo para que los demás no lo sean.

Publicado en www.mexicotecalifica.org

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter