La RAE y el amigovio del papichulo

20 octubre 2014

veces compartido

-Si mi hija usara términos como “papichulo” le lavaría la boca con jabón-.

La RAE y el amigovio del papichulo

Se supone que vamos evolucionando como especie, pero parece que el lenguaje no va necesariamente en la misma línea evolutiva. Por el contrario, parece que éste se va empobreciendo con el tiempo. Algunos me argumentarán simplicidad, y posiblemente en algunas áreas un lenguaje más simple tiende a ser más efectivo, pero la forma en que los humanos vamos degenerando los idiomas que hablamos hace que tengamos menos recursos para expresarnos y darnos a entender.

Simplicidad no implica escribir con faltas de ortografía. “Si yo hiba a decir k la RAE apesta” no estoy simplificando, simplemente estoy mostrando mi ignorancia. Si abuso de los “emoticons” en los chats y los uso para suplir el lenguaje en vez de usarlos como complemento, no estoy simplificando, estoy mostrando mi incapacidad para expresarme porque mis recursos lingüísticos son muy pobres.

Que la RAE admita en su diccionario palabras como amigovio, papichulo, o basurita, términos coloquiales y corrientes usados por ciertos sectores de la población; nos habla de como se está permitiendo que la lengua española se degenere. Se entiende que se incluyan términos como wifi o hackear, que son anglicismos que ya han penetrado demasiado en nuestro idioma. Pero eso no significa que se deba de admitir cualquier palabra corriente, utilizado por un personas con una cultura magra y con desconocimiento de su propio idioma.

El idioma español es un idioma muy rico (mucho más que el inglés) que nos permite expresarnos de diferentes formas, el problema es que el buen uso del lenguaje se limita ya sólo a algunos círculos mientras que la gran mayoría (sobre todo en el tercer mundo) no sabe dominar bien su propio idioma, y por lo tanto inventa estos términos raros y coloquiales (una forma eufemística de decir corrientes). El problema es que estas organizaciones como la Real Academia Española que se suponen son las que velan por el idioma, deberían de promover su buen uso, en vez de se adapten a la degradación causada por las masas.

Las nuevas tecnologías deberían de ayudarnos a mejorar nuestro lenguaje, no a empeorarlo. Y en lo personal no creo que sea culpa tanto de las tecnologías sino de las personas que las usan. No sé ustedes, pero a mi me molesta ver que muchas personas escriban palabras como “hiva” o “haber dime” y luego te argumenten que es porque en el chat (Whatsapp, Facebook y similares) tiendes a escribir más rápido.

Con el uso del idioma es fácil deducir si con quien estás hablando es una persona cultivada o es una persona ignorante. Si una persona “ezcrive hasí” para plantear un argumento, automáticamente perderá legitimidad ante los demás debatientes incluso si dicho argumento es correcto. El problema es que el fomento para que la gente sea más culta es menor que el que hay para que las personas sean más ignorantes (y por lo tanto, más fáciles de manipular).

Pero la coyuntura le dio al grandilocuente papichulo la inverosímil oportunidad para que su extendido uso en el pópulo coadyuve en su aparición en el supremo diccionario de la RAE.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter