México no tiene líderes

23 septiembre 2014

veces compartido

¿Cómo está México hoy?

-Cerebro, no seas negativo, tu ves el vaso medio vacío, pero si tuvieras una actitud positiva como yo la tengo, verías el vaso medio lleno ¡México se está moviendo! -¿Negativo? Pero si el vaso ni siquiera tiene agua, gíralo y verás que apenas le caen gotas.

México no tiene líderes

México está mal, eso es un hecho. “Hechos matan spots”. Y México se está desintegrando. El claro ejemplo visto en Los Cabos donde la “solidaridad” estuvo ausente y donde los atracos y la rapiña abundaron. Sabes que México se desintegra cuando ves que un corresponsal de Televisa y otro de una agencia de noticias colaboran con la Tuta y le ayudan a lavar su imagen. Sabes que México se desintegra cuando en el Grito de Independencia ya no se escuchan los “vivas” y el Gobierno debe de mandar acarreados a la primera fila para que parezca que se apoya al Presidente.

Y si se está desintegrando ¿Qué se debe de hacer? Muchos queremos que México cambie y mejore.

Pero México ya no tiene líderes. Incluso la Tuta dentro de su comunidad es más líder que lo que lo es cualquier político para la sociedad en general. A México le hacen falta líderes que logren crear más líderes (y no seguidores).

En la política antes los había, eran contados con los dedos de la mano, pero existían. No importaba si eran de derecha o izquierda, pero había quienes podían representar la voz de distintos sectores de la sociedad. ¿Quién del PRI es un líder para la sociedad? ¿Quién del PAN lo es? ¿Quién del PRD lo es? ¿Quién de los partidos chicos lo es? Me podrán mencionar a Andrés Manuel López Obrador, pero el tabasqueño ha perdido mucha lucidez y energía como para encabezar un liderazgo (otra cosa sería determinar qué tan buen líder es este personaje).

Incluso los líderes de hace poco se han ido apagando, gente como Javier Sicilia que logró unir mucha gente a su causa está prácticamente desaparecido. Algunos otros como el Doctor Mireles están en prisión. Posiblemente el Gobierno actual le teme a los líderes y los busque inhibir porque por su naturaleza les representa una amenaza.

Como no hay, entonces la sociedad se encuentra perdida. Y no hablo de un líder paternalista que se encargue de hacer el trabajo que los demás deberían de hacer, sino de un líder que contagie a los demás, que multiplique líderes, eso se está perdiendo en México y es muy grave. Porque un país sin líderes es muy proclive al autoritarismo.

Nuestra sociedad tiene el síndrome de burnout, que es una consecuencia prolongada de estrés en el organismo ante los factores externos y que causa agotamiento. La sociedad está enojada pero la fatiga hace que no pueda canalizar su indignación, hace que se quede paralizada, que no pueda reaccionar. Y una sociedad paralizada y sin líderes es muy conveniente para el régimen, así tienen total libertad.

Mientras, los narcotraficantes hacen lo que quieren, muchos se corrompen al por mayor, y ese Estado de Derecho al que aspirábamos para vivir dentro de un país civilizado en el cual pudiéramos confiar para llevar una vida apegada a las leyes que procurarían nuestro derecho es ya casi inexistente. Así de triste es.

Pensar que el vaso de agua está “medio lleno” es iluso cuando menos. No se puede confundir la actitud positiva con la ingenuidad, y sólo un ingenuo pensaría que México está bien.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter