U2 – Songs of Innocence – Reseña

14 septiembre 2014

veces compartido

U2, haciendo una analogía sería esa hermosa jóven (o hermoso jóven) que tanto te encantó físicamente pero que ahora a los 50 años no está en forma, tiene arrugas, pero todavía conserva un poco de ese algo que te hacía llamar la atención. U2 se encontró en una escalada de innovación desde el Boy hasta el Achtung Baby donde el nuevo disco era mejor que el anterior. Zooropa fue una excepción por la forma en que ese disco se concibió, pero a partir del Pop las cosas empezaron a no funcionar tan bien y la banda cayó en cierto declive creativo (cosa que es normal con la gran mayoría de las bandas). Todo esto es importante tomarlo en cuenta para entender Songs of Innocence.

U2 - Songs of Innocence - Reseña

El declive ha sido tal que ya es costumbre esperar lo peor cuando se trata del nuevo disco de U2. Cuando escuché el “Vértigo” de How to Dismantle an Atomic Bomb me dio un infarto, aunque al final ese tema funcionó bien en conciertos. En el más que mediocre No Line on the Horizon el sencillo fue “Get in Your Boots” que a mi consideración ha sido el peor sencillo de la historia, y es por eso que en Songs of Innocence se agradece que la banda no haya decidir algún sencillo que tenga el fin de ser un hit de radio. Eso ha hecho que este disco se perciba como más íntimo y hasta cierto punto más honesto.

Que U2 presentara Songs of Innocence en la presentación de Apple (y éste lo regalara en iTunes) no me daba un muy buen augurio, tal vez por el paralelismo de dos grandes (U2 y Apple) que se encuentran en cierto estancamiento creativo, y porque eso le daba una connotación muy comercial. Debido a eso podría esperar adefecios como Get in your Boots pero no fue así. ¿Cómo decirlo? Después de varias escuchas, dentro de este U2 que ya no es el de antes puedo decir que se trata de algo rescatable, incluso bastante mejor que No Line of the Horizon (que fuera de Magnificent tiene casi nada que valga la pena).

Yo siempre había sido fan del U2 de Brian Eno, ese U2 más atmosférico con las guitarras de The Edge aderezadas con shimmer y delays largos. Acá no fue así y creo que el resultado no ha sido tan malo, incluso mejor que el disco pasado donde sí recurrieron al afamado productor. Los clásicos delays de The Edge los escuchamos sólo en una que otra canción. Con Songs of Innocence tenemos un disco muy íntimo y poco pretencioso. No es un gran disco, y para nada es el U2 de antes. Si tienes las expectativas de algo así como un Joshua Tree o un Achtung Baby seguramente el disco te decepcionará, pero si tú como yo te has resignado al hecho de que el gran U2 ya se fue, entonces tenemos un disco que no es muy sobresaliente, pero que cumple y termina siendo agradable a los oídos.

Este disco tiene la particularidad de que no tiene algún tema que destaque mucho, incluso las primeras escuchadas dan la impresión de que no vas a saber cual es cual. Pero escuchando este disco varias veces, vas descubriendo matices y detalles interesantes en las composiciones. El primer tema, The Miracle (of Joey Ramone) lo último que me recuerda es a The Ramones y me suena más bien a… U2. El tema no es malo, pero no tiene algo que me llame mucho la atención. Luego viene Every Breaking Wave, cuya introducción me recuerda mucho a Every Break you Take de The Police, que por el parecido del nombre y del hecho de que en este disco buscan ir a sus raíces e influencias. El tema tranquilo, emotivo, con un aire a The Killers en el coro, y en lo particular creo que es una de las mejores del disco.

Luego viene California (There is no End of Love) que inicio con un juego de voces y termina con un coro emotivo, que entra a las constantes de casi todas las canciones del disco, que no son malas, pero les falta ese algo para que se nos pegue a la cabeza. Después viene Song for Someone, una de esas típicas canciones de las que nadie se va a acordar en algún tiempo y cuyo sonido podría encajar perfectamente en el No Line of the Horizon. Luego viene Iris (Hold me Close), un tema que Bono dedica a su madre, cuyo intro con ese ritmo producido por los delays de la guitarra nos recuerda al The Joshua Tree. Iris es otra de las canciones que mejor funcionan en este disco y que creo que funcionarán muy bien en vivo. Después viene Volcano, un tema que no me gustó, tal vez por cierta influencia de Franz Ferninand (no me gusta la música de ese grupo). Ese tema es el que mejor podría parecer por sencillo como lo fue Vértigo o Get in Your Boots aunque no es tan nefasto como éste último.

Después viene Raised by Wolves, un tema prescindible y que hubiera podido ser mejor si hubieran resuelto de mejor manera, que tiene algunos detalles interesantes (el coro tiene buenos destellos) pero que como composición no funciona. Luego viene Cedarwood Road, un tema interesante con The Edge haciendo uno de los riffs más pesados que le haya escuchado. La canción tiene algo que te llama la atención y me gusta como la canta Bono. Luego viene la extraña Sleep Like a Baby Tonight. Con este tema me pasa lo que me pasó cuando escuché Lemon (salvando las distancias), me dije ¿Qué rayos es esto? y después la terminé apreciando. Posiblemente es el tema más experimental sobre todo por ese extraño loop que acompaña a la canción, pero a pesar de todo eso tiene algo que yo sé que si lo escucho varias veces la voy a valorar más.

There is Where You Can Reach Me Now es el tema que más me gusta del disco y es el único tema que me logró atrapar completamente, sobre todo por ese inicio, por los arreglos de guitarra y por las armonías. Este tema tiene un poco de ese U2 que nos sorprendía en esos buenos tiempos. El tema termina con The Troubles la cual está muy bien producida y donde como invitada aparece Lykke Li logrando un buen tema para cerrar este disco, algo así como lo hicieron con The Wanderer en Zooropa.

El disco es rescatable y muy íntimo. Siendo sincero me esperaba algo peor, sobre todo porque en todo este tanto tiempo que se habló de este disco se le vio como una segunda parte del No Line of the Horizon (Songs of Ascent) pero creo que han logrado cumplir con decencia (y nada más), en esta época donde la creatividad a raudales ya no es la constante en este grupo a pesar de que en este disco vemos algunas pequeñas pinceladas.

La duda será si este debería ser ya el último disco de la banda o si tienen la capacidad de dar algo más y no sólo ser un fantasma de lo que llegaron a ser. Otra duda es cómo será el formato de los conciertos de esta gira, porque el disco se oye muy íntimo como para hacer conciertos en estadios.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter