El linchamiento mediático de Chumel Torres

19 junio 2014

veces compartido

Haters gonna hate

La otra vez escribí un artículo analizando las razones por las cuales Chumel Torres aceptó un contrato con Televisa, y enfoqué el texto en el hecho de que podría ser una estrategia para afectar su reputación personal. En dado caso de que hubiera sido así, quienes ayudaron a que la supuesta estrategia saliera muy bien, fueron los haters, los adversarios más radicales de Televisa.

sdfdsfsdfs

Cierto que podría haber una contradicción en el tuit donde Chumel afirmaba algo así como que trabajar con Televisa sería como trabajar con el diablo y para posteriormente aceptar realizar para ellos unas cápsulas para el Mundial. Pero más allá de eso, creo que el linchamiento que ha recibido ha sido hasta de cierta forma penoso porque ni siquiera se molestaron en darle el beneficio de la duda. Chumel con sus habilidades histriónicas en su última cápsula de su Pulso de la República, se burla del hecho, aparece lleno de dinero y hablando de lo que todos decían que ya no iba a hablar (las reformas), tratando de dar un mensaje sarcástico a todos esos haters que en muchos casos esperan un perfil muy específico y que ante la primera desilusión (muchas veces mal fundamentada lo apagan y lo linchan exhibiéndolo como traidor a la patria).

Trabajar para Televisa, no significa necesariamente el fin de la reputación. No recuerdo tampoco que Chumel Torres se haya erigido como un salvador de la patria o un intelectual anti sistema, o alguien que defienda una ideología o pensamiento político (y de los políticos “chapulines” ni quien diga nada). El lanzó un programa online que consiste en dar noticias de forma cómica y sarcástica como forma de crítica. Su modelo le funcionó y tuvo éxito.

Mucha gente que se autodenomina de izquierda y que ha mandado a Chumel Torres al diablo por aceptar hacer unas cápsulas para Televisa y que lo ha linchado hasta tratar de destruirlo debería de recordar que varias de las personas a quienes admiran han pasado por esas filas. Carmen Aristegui (le digan chaira, pero una de las mejores periodistas de México) trabajó en W Radio cuyos propietarios son Televisa y Grupo Prisa de España. Personas como Elena Poniatowska han tenido su espacio inclusive en los noticieros estelares de la televisora. ¿Sería motivo para perder todo el prestigio que un conductor de un noticiero cómico haga 5 cápsulas relativas al Mundial de Futbol? Un tipo: -Cerebro, pero es una cortina de humo, Chumel es parte de esa estrategia para distraernos de las reformas-, ese mismo tipo 5 días después: -No mames Cerebro, tu blog se debería llamar pacomemohabla.com, Ochoa es un Dios, nos salvó-.

Sí, me preocupa que pueda ser una estrategia de la televisora. El espacio de Chumel abiertamente crítico al gobierno tiene mucho impacto mediático. Se podrá aducir que Chumel Torres fue ingenuo, pero apuesto a que muchos de aquí terminarían aceptando un contrato así. Ni siquiera le han dado tiempo para ver que pasa después de las cápsulas. Posiblemente no pase nada. Y parte de este encono tiene que ver con el hecho de que la gente idealice a quienes se convierten en fenómenos mediáticos como si fueran mitos y le exigen eso, eso que ni ellos mismos pueden ser.

 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter