Yendo con el psicólogo

20 mayo 2014

veces compartido

Ir con el psicólogo, ir con uno, ¿Me tacharán de loco? ¿La sociedad me verá como un débil mental quien necesita de un tercero para que lo rescate de sus fantasiosas tragedias? ¿Sólo me sacarán el dinero a costa de mis traumas y complejos mentales? ¿Es símbolo inequívoco de que no puedo con mi vida ni conmigo mismo?

Yendo con el psicólogo

Muchas personas tienen la creencia de que los psicólogos no sirven de mucho y que quienes van son personas débiles que necesitan ser rescatados de una vida con la que deberían poder salir adelante por sí mismos. Aunque no es casualidad que quienes piensen así nunca hayan ido con uno, o bien, tuvieron alguna mala experiencia y dejaron de buscar algún terapeuta que pudiera haber sido el indicado.

En realidad un psicólogo no te resolverá tus problemas, más bien te ayudará a que tú los resuelvas. De hecho la dinámica en muchos casos es la opuesta a la que los escépticos creen que es. Un buen psicólogo acelera ese momento donde el individuo tiene que salir de su zona de confort para hacer frente a sus problemas y salir adelante.

Es un proceso difícil porque el psicólogo, sea cual sea su corriente (que sea bueno, claro está), te confronta, y si piensas que el psicólogo trata sobre acostarte sobre un diván para contar tus problemas y sentir que alguien te “escucha y te comprende” entonces tienes un concepto totalmente erróneo sobre ellos.

Un psicólogo sería algo así como la invención del teléfono móvil. Antes de que se inventara, el individuo se podía comunicar y realizar sus actividades, pero cuando se inventó el teléfono, éste le hizo la vida más fácil a los individuos de tal forma en que ahora pueden comunicarse de una forma mucho más eficiente. En este caso es algo parecido. Antes no existían los psicólogos como tales (aunque habían quienes tomaban roles parecidos, como consejeros o religiosos) y el ser humano podía vivir y tratar de solucionar sus problemas, pero con la llegada del psicólogo, los individuos han podido resolver sus conflictos de una forma más eficiente.

Podría hablar más de los psicólogos, y tal vez me mientas la madre por estar escribiendo este corto y escueto artículo, o me la mientes por criticar a Slim, a Peña o al rayito de esperanza (o séase AMLO)  pero en este caso tal vez necesites ir con un psicólogo. Te lo recomiendo. Yo iba con uno y ahora mira, entras todos los días a mi blog a ver que cosas pongo.

¡Carpe Diem!

Feliz día del psicólogo

 

 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter