México tan… corrupto

19 marzo 2014

veces compartido

El título de este artículo podrá sonar muy pesimista o agresivo, pero en realidad sólo es descriptivo. México es un país muy corrupto, y la corrupción es no sólo un defecto, es parte del sistema, la forma en que las cosas funcionan en México no pueden entenderse sin la corrupción. De hecho sin esa variable se tendría que cambiar la forma en que nuestro país trabaja, porque no sólo pareciera que se tolera la corrupción, sino que se promueve.

México tan... corrupto

-Y cuando el Presidente Peña Nieto soplaba las velas del pastel en el 85 aniversario de su partido, todos los tricolores gritaron ¡mordida, mordida!-.

Pero no sólo es el PRI ni es exclusivo de éste partido el problema de la corrupción. El tema de Oceanografía mancha la reputación del PAN, porque ese robo tuvo lugar dentro de sus gobiernos, y los azules no hicieron nada, más bien, en algunos casos, parecieron ser partícipes. Y la ola de la corrupción no deja atrás a los perredistas, que la flamante línea 12 del Metro inaugurada con mucho orgullo por Marcelo Ebrard, tuvo que ser cerrada parcialmente porque las vías no correspondían con los vagones, lo que causó su prematuro desgaste. La razón para que esto hubiera sucedido, sí, corrupción.

Los tricolores saben que no pueden presentarse como un partido limpio, pero sí pueden mostrar a los demás como igual de sucios, por eso es que el tema del Monexgate, donde la comisión creada por nuestros legisladores comprobó que rebasaron 10 veces el tope de campaña en las elecciones pasadas (si eso no es fraude electoral, que es), ha quedado en un segundo plano, mientras se habla insistentemente de Oceanografía y de la línea 12 del Metro de la Ciudad de México.

México está sumido en una crisis corruptil, a pesar de que exista una incipiente conciencia en la sociedad. Pero todavía no es lo suficientemente grande como para que los políticos dejen de lado sus prácticas. En Guadalajara subieron el precio del autobús en medio de muchas críticas, prometieron mejorar el transporte, pasaron unas semanas para enterarnos que un “camionero” atropelló a decenas de estudiantes en una parada (con víctima fatal incluida) y después de una junta de “control de daños” en el gobierno, decidieron regresar el precio del autobús a seis pesos, al tiempo en que metían al tambo al chofer, creaban miles de comisiones y reglas por encimita, claro, sin tocar a la mafia que está detrás de los autobuses, cuyos dirigentes abusan de los choferes, lo cual aumenta el número de fatalidades cometidas por estos mismos. Naturalmente si Guadalajara no tuviera una sociedad que poco a poco comienza a ser más consciente, ni siquiera estas soluciones por encimita, hubieran ocurrido.

Bruce Bueno y Alastair Smith afirman que en Rusia se promueve la corrupción para que dirigentes como Vladimir Putin se mantengan en el poder. ¿Cómo le hacen? Pagando poco a los servidores públicos. ¿Por qué? Porque de esta forma se les da rienda suelta para que sean corruptos, pero también de esta forma dichos servidores no se pueden rebelar. Por ejemplo, Bueno y Smith afirman que en Rusia a los policías no les pagan más que el equivalente a $5,000 pesos mensuales, pero dejan que se corrompan, siempre y cuando sean leales al sistema, porque de lo contrario, el gobierno (el mismo promotor de la corrupción) podría castigarlos por “corruptos”. ¡Pero bueno, eso sólo pasa en Rusia!, en México eso no pasa porque los policías ganan, esteee… y los maestros, a ver, esperen, ahorita vuelvo, acabo de recordar que dejé a mi abuelita en la parada del camión, me tengo que ir, adiós, adiós.

Rusia es un país que tiene muchísimas cosas en común con México (con la excepción de que no tenemos tantas gimnastas bonitas, ni ese alfabeto cirílico al cual no le entendemos), y la forma de gobernar no es muy diferente. Los dos países vienen de régimenes antidemocráticos (el de Rusia, sí, más totalitario y opresivo) surgidos de sendas revoluciones (la rusa y la mexicana), tuvieron una transición democrática a medias y corren el riesgo de cierta regresión, y claro, los dos países tienen abundante petróleo (recordemos que la abundancia de recursos naturales tiende a corromper a las naciones). Entonces no es raro pensar que en México se promueve la corrupción con el fin de que el Gobierno se pueda sostener en el poder. Vayamos al Estado de México, de donde es originario nuestro Presidente y veamos en que estado está. Es el estado más corrupto, tiene los peores indicadores tanto en corrupción, feminicidios, inseguridad. Y aún así, su Gobernador pudo obtener la Presidencia de la República. Habrá que pensar si esto tiene que ver con la tolerancia y displicencia ante la corrupción, o por la corrupción misma.

Cierto que hablar de una nación donde la corrupción no exista, es hablar de una utopía irrealizable. Seguramente si te vas a vivir a Finlandia, Islandia, o Nueva Zelanda vas a escuchar de algún caso de corrupción. Lo que sucede es que en estos países los niveles de corrupción no son lo suficientemente grandes como para lacerar el progreso y la estabilidad de la sociedad. En cambio países como México y Rusia pueden afirmar que se han estancado, en gran medida, por la corrupción.

Así que si deseas combatir la corrupción, tal vez no sólo te enfrentarás con antivalores muy arraigados difíciles de extirpar, sino con aquellos a quienes podrías afectar su deseo de poder.

 

 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter