Constanza Miriano y las sumisas. Someterse y humillarse ante el varón

27 noviembre 2013

veces compartido

Si uno lee a Foucault entenderá que entre los seres humanos siempre hay relaciones de poder. Ya sea en un gobierno, en una empresa, o en una familia. Lo que hace Constanza Miriano en su libro “Cásate y sé sumisa” es legitimar y promover el poder tradicional del hombre sobre la mujer. Éste libro, según lo que publica el diario español El País no justifica de ninguna manera la violencia contra la mujer, pero en realidad al promover este tipo de ideas, aplaudidas por el ala más conservadora de la Iglesia Católica, (en tiempos donde su líder, el Papa Francisco I, muestra irse por otro camino muy distinto) se deja de alguna manera la puerta abierta al uso de la violencia, porque si mi esposa debe estar sometida ante mí, luego entonces, pegarle no será tan malo.

Constanza Miriano y las sumisas. Someterse y humillarse ante el varón

Este libro fomenta, como ya se habrán dado cuenta, la sumisión (o más bien sometimiento) de la mujer hacia el hombre. El Arzobispo de Granada, perteneciente a una de las alas más conservadoras, dice que el libro “está ayudando a muchas personas” y que está acorde con las enseñanzas de la Iglesia. Pero naturalmente no todos los prelados piensan así. Mario Iceta, el Obispo de Bilbao por su parte, dice que ese libro no refleja lo que piensa la Iglesia y es muy desafortunado. La autora afirma que las mujeres deben aceptar estar por debajo del hombre, sugiere que la mujer debe quedarse en la cocina de la casa, y que las mujeres no deben de discutir con sus maridos.

Esta autora es directa, le dice a la lectora frases como “en caso de duda, obedece. Sométete con confianza”, o “¿Tengo que darle la razón a mi marido aunque no la tenga? Yo diría que sí”. Ella dice que la mortificación les gusta a las mujeres porque es para alcanzar un bien mayor, el cual es, acoger a su marido. Y me pregunto si de esta forma el marido corresponderá a la mujer. ¿Si el marido tiene su “nalguita”, su affaire, su relación extramarital, la esposa se deberá someter? No lo sabemos, pero no sería raro que esta autora diera una respuesta positiva.

Este libro naturalmente suma muchas críticas al ser lanzado en un momento donde los humanos hemos superado muchos tabúes y muchas formas de relaciones obsoletas y verticales como las que propone este libro. Este libro tiene como fundamento prejuicios tan rancios que ha ocasionado rechazo inclusive en un sector de la Iglesia Católica y en partidos de derecha como el PP de España. Pedirle a una mujer que se someta a una varón y que su vida dependa de él, es despojarla de su humanidad, es convertirla en un objeto, es restringirle el derecho a su libertad en base a una convenenciera interpretación de los textos religiosos.

La autora dice que nunca ha sugerido hacer a la mujer menos que el hombre, y cita a San Pablo afirmando que la sumisión es “un regalo y no una imposición”. Pero al sugerir que se comporten así, y tomando en cuenta como son las relaciones de poder como nos explica Foucault, en la práctica vemos como sí se pretende hacer a la mujer como menos que el hombre con el fin de que éste tenga un poder absoluto sobre ella, porque se le invita a actuar como tal.

Es una pena ver este tipo de literatura, y ver como existen personas que todavía viven con ese tipo de prejuicios, sobre todo cuando la persona quien promueve ese tipo de pensamiento es una mujer. Y por cierto, a los varones cada vez nos gustan las mujeres independientes con quienes podamos compartir proyectos, y no mujeres sometidas que nos digan sí a todo, que sólo nos hagan de comer, y se hinquen. ¡Por el amor de Dios!

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter