III Guerra Mundial, Corea del Norte, Kim Jong-Un y sus seguidores del PT como Alberto Anaya

30 marzo 2013

veces compartido

Se respira tensión, se percibe una inminencia de guerra (claro está, en la historia moderna hemos vivido muchas “inminencias” que no han llegado a concretarse), y algunos aseguran que está cerca esa chispa que desentonará la tan esperada “III Guerra Mundial”. Los mandatarios de Corea del Norte han sido conocidos por abrir la boca de más, y la retórica beligerante es lo que dicen que funciona, en aras de preservar sus intereses. Si esa retórica les funciona dentro de su país, ¿Por qué no les iba a funcionar fuera? Si no ocurre una guerra, su retórica entonces tuvo efecto en la gente occidental que ni siquiera es parte de su secta colectiva comunista juché que se vive en su país. Si ocurre una guerra entonces han de ser palabras sinceras. Pero la tensión acumulada desde la guerra de las coreas y bajo el auspicio estadounidense, podría estallar en cualquier momento, más cuando las reglas no son justas y Corea del Norte sale perdiendo contra occidente.

III Guerra Mundial, Corea del Norte, Kim Jong-Un y sus seguidores del PT como Alberto Anaya

Se habla, como siempre, de una III Guerra Mundial. Para que esto ocurra tienen que pasar tres cosas: Que Corea del Norte ataque, que sea verdad la posesión de las armas atómicas listas para destruir ciudades surcoreanas y norteamericanas, y que países que puedan hacer un fuerte contrapeso a Occidente como China, Rusia, e incluso Irán, se unan a la causa de los norcoreanos. Si Corea del Norte no tiene las armas logrará hacer nada. Si tiene las armas y las usa, ya sea contra una base militar norteamericana, el centro de Nueva York o Seul por un ejemplo, Corea del Norte simplemente desaparecerá del mapa por naturales razones. Si pasa algo así será una tragedia difícil de olvidar, pero no será una Guerra Mundial sin el apoyo de otros países. Veríamos una parte de una ciudad importante desaparecida, y Pyongyang lo mismo pero completamente. Sí China o Rusia toman una postura favorable, o un conjunto de países que juntos hagan contrapeso, entonces ahí sí, podríamos hablar de una nueva tragedia humana.

Desde un punto de vista moral sería difícil ponerse a favor de un bando. Corea del Norte es una tragedia humana bajo la sombra de un comunismo manipulado, Estados Unidos está muy lejos de ser un santo en la geopolítica mundial y siempre trata de preservar sus intereses sin importar si perjudica a los demás, es un imperio y actúa como tal. Pero desde un punto de vista práctico, preferiría a los estadounidenses que a los norcoreanos. Me pregunto, ¿Qué pasaría si países como Corea del Norte, China o Irán aumentan su influencia en el mundo? ¿Les gustaría que a la larga viviéramos en un régimen más autoritario? ¿Un régimen donde no tuviéramos libertad de expresión, donde el Internet estuviera fuertemente controlado por el estado? La verdad que yo no.

Por eso mismo, no entiendo como Alberto Anaya del PT alaba a Kim Jong-Un. ¿Qué tiene en la cabeza? Se puede hablar de dictaduras, de Hugo Chávez por ejemplo, donde al final del día la gente puede pensar lo que quiera. Es más, hasta con Videla o Pinochet. Corea del Norte es el 1984 orwelliano llevado a la práctica. Sus habitantes son adoctrinados en masa, se adora a sus líderes como si fueran dioses. En sus casas obligatoriamente deben de estar dos cuadros: Uno del Presidente Eterno, y otro del recién fallecido Kim Jong-il. Viven para el estado, no tienen autonomía. Una de las formas para provocar (véase la foto) es una imagen de centenas de miles de norcoreanos militares adoctrinados acomodados en “filita” en la plaza más importante de Pyongyang. Los humanos no son seres humanos, son autómatas al servicio del estado. Si algunos critican al capitalismo actual como enajenante que orienta a las personas al consumo, el comunismo juché de Norcorea, le da tres vueltas.

Podrá gente como Alberto Anaya afirmar que en Corea del Norte hay menos pobres que en México. Pero me pregunto si se le puede llamar vida a “ciudadanos” totalmente alienados cuyas vidas (valga la redundancia) están completamente controladas. Me pregunto si la lamentable masacre del 68 se puede comparar con las miles de personas que mueren en los campos de concentración en Corea del Norte. Anaya dice que todos los “progresistas” están orgullosos de las “grandes hazañas” de Kim Jong Un. Pero me pregunto si en la palabra “progresismo” cabe un gobierno retrógrada, enclavado en un pasado autoritario totalitario. Y también cuestiono cuales son esas grandes hazañas, de un presidente demasiado joven como para pensar que es el que toma todas las decisiones finales, y que por su corto periodo se le pueda atribuir alguna hazaña. Mientras que incluso ex candidatos presidenciales abanderados por su partido como AMLO (criticado por muchas cosas, como su postura dura y beligerante) comentó en un debate que había que mirar a Estados Unidos (un guiño amistoso a los norteamericanos, al menos en la retórica), otros “dizquierdistas” siguen viviendo en un algo que los humanos superamos. Igual a Alberto Anaya y sus compinches dueños de un partido creado, sí, por Carlos Salinas, les podríamos pagar con dinero del erario el viaje a Pyongyang para que se queden ahí unos años para que de regreso nos cuenten las maravillas que se viven en Corea del Norte (aunque temo que no los van a dejar salir, y menos tendrán iPads para comunicarse).

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter