El PAN en el abismo, su supervivencia está en juego

10 marzo 2013

veces compartido

Muchos vimos al PAN como el partido del cambio. Votamos por el ahora priísta de facto Vicente Fox, nos ilusionamos porque creíamos que en el PAN había principios. No nos importaba tanto si era de derecha, izquierda, centro, de cabeza. Lo que queríamos era un régimen más democrático. 12 años después el PAN fue un petardazo. Un partido que traicionó sus principios. El PAN está en el abismo y su supervivencia está en juego.

El PAN en el abismo, su supervivencia está en juego

Si traducimos la situación del PAN a un versión más simple, tomando como referencia el futbol mexicano y la tan imponente y primermundista (si más, que la Champions League) Liga MX. El PAN sería como un equipo que ganó dos campeonatos, y que después comenzó a caer tanto que se avisora un descenso a la Liga de Ascenso en las próximas temporadas, o su desaparición. O también algo así como un jugador de un equipo en una final que se enfila hacia la portería con el balón sin portero para bolar el esférico hacia arriba. ¿Entendido verdad? Sé que a muchos les provoca más frustración imaginarse la jugada futbolera que verla aplicada en la política mexicana.

El PAN está en una decadencia bárbara. Lo peor es que han perdido un gran trecho de autoridad moral para criticar al régimen actual. Algunos panistas critican a Peña Nieto por encerrar a Elba Esther Gordillo más bien por motivos políticos y por medio de la mano dura y autoritaria, que por aplicar la justicia. Pero ¿Qué cara pueden poner debido a que ellos fueron los que empoderaron a la maestra? Los panistas tuvieron 12 años, 12 enormes años para combatir el aparato corporativo que dejó el PRI. ¿Hicieron algo? No hicieron nada. Y por eso es irrisorio ver a Gustavo Madero criticar el regreso del autoritarismo del PRI cuando ellos no hicieron nada para evitarlo. La etiqueta de “PRIAN” puede ser exagerada o hasta injusta, pero deja entrever lo que ha sido el partido y la diferencia con lo que se esperaba de este.

El PAN no solo no combatió dicho aparato corporativista, sino que en muchos casos trató de emular al PRI, pero sin ese oficio y sin esa malicia característica del partido tricolor. Mientras el PRI con un tronar de dedos metió a la cárcel a Elba Esther Gordillo, quien detenta un gran poder traducido en más de un millón de maestros, Felipe Calderón no pudo hacer lo propio con Hank Rhon, quien en cuestión de días estuvo de nuevo en libertad. Algo así como un quinazo descaifeinado frustrado. Pero en muchos casos, esta actuar timorato del PAN ante los tentáculos dinosáuricos no fueron solo por falta de oficio e incapacidad, sino por una muy poca voluntad política.

Imaginemos el camino al 2018. ¿Qué ofrecería el PAN a sus votantes? La única forma de obtener ventaja alguna sería la capacidad de contrastar al gobierno para ese entonces saliente (de Peña Nieto) con el anterior (de Felipe Calderón). Tendría que pasar algo así como un muy mal manejo de la economía que derivara en una crisis económica para que la gente se acordara que “estaba mejor con el PAN”. Si el PRI quiere recuperar la hegemonía total, no puede darse el lujo de volver a cometer todos esos actos característicos del último año de Carlos Salinas de Gortari, por lo que creo, serán más prudentes. Si el gobierno de Peña Nieto termina pasando de panzazo, entonces el PAN no sabrá como ofrecer algo mejor. Podrán decir que son más democráticos, pero el PRI alegará que ellos son más prácticos y eficientes. Además, termina siendo totalmente natural que la gente volteé a ver a la izquierda como opción de cambio (sea Marcelo Ebrard, Mancera o el mismo AMLO) y no al PAN. Si al país no le va bien con Peña Nieto, entonces la opción que posiblemente le de más esperanza a los ciudadanos será la de la izquierda. Primero: Porque no han gobernado y entonces se les puede dar el beneficio de la duda. Segundo: Si es Marcelo Ebrard, podrá apoyarse en su excelente gestión en el DF; si es AMLO, como habla y habla y se queja de los males del país (y muchas veces le atina), podría ser opción para varios mexicanos, aunque veo más viable la primera. Tercero: Porque la izquierda no ha gobernado y para muchos tal vez es tiempo de darle oportunidad a una fuerza política que no ha estado en el poder.

El PAN debe de ir pensando en “el descenso”, en su supervivencia. Pero se me antoja difícil que a largo plazo sobreviva tal y como lo veo ahora, y tal vez aquellos afines a la derecha podrían pensar en crear un nuevo partido y empezar desde cero. Simplemente porque el PAN, ha perdido en términos mercadológicos, su ventaja competitiva, que era su doctrina. Esos valores humanistas que hacían que alguno que otro izquierdista incluso pudiera considerar votarles.

El PAN está terminando como un pobre partido. Y un pobre partido, es un partido pobre. Algo así como lo que dijera el padre de aquel que trataron de castigar sin éxito.

Y por cierto. ¿Ya contestaron la Consulta Ciudadana del Plan Nacional de Desarrollo? Sí, es Peña Nieto, el PRI, pero como buenos ciudadanos debemos usar las herramientas a nuestro alcance para poder incidir: Contéstenla http://pnd.gob.mx/#V1Qi8

 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter