De mujeres sumisas a mujeres libres

14 noviembre 2012

veces compartido

En una sociedad patriarcal se espera que el hombre sea el fuerte, el que trabaje, el que salga a traer el pan, mientras que la mujer se debe de quedar en casa a hacer el aseo y cuidar a los niños. Así fue durante un buen tiempo, y de cierta forma así funcionaba. Pero hubo un momento en que los procesos evolutivos nos dijeron que teníamos que ir hacia otro lado.

De mujeres sumisas a mujeres libres

Platicaba ayer con una amiga y le decía que hay algo que me atrae mucho de las mujeres:  La actitud. Incluso a veces eso me atrae más que la misma belleza, y miren que a veces eso sin darnos cuenta (o a veces sí) influye en el concepto que tenemos de una mujer.

En la preparatoria, acababa de ingresar una persona que ahora es mi amigo. En el primer día, otro compañero le preguntó: -A ver, de las mujeres de este salón, ¿quién se te hace la más guapa?-. Mi amigo le dijo. -No, pues Juanita, fíjate que se me hace bonita-. El compañero se sorprendió y le dijo: -No manches, ¿Cómo se te puede hacer guapa Juanita, si está bien pendeja?-. Evidentemente Juanita era una persona con una autoestima muy baja y se notaba tanto en su vestimenta como en su comportamiento, era la chica del salón a quien nadie quería, porque además de ser extremadamente insegura, era cizañosa. Naturalmente a mi amigo se le dejó de hacer atractiva conforme la fue conociendo.

Antes a muchos hombres les gustaban las mujeres sumisas, sin iniciativa. Aquella mujer que obedeciera, y que se dedicara de educar a los hijos. En este caso las mujeres tímidas (qué no es lo mismo timidez que introversión) podían no preocuparse tanto como ahora por encontrar una pareja. Pero ahora, al menos conmigo veo que ese tipo de mujeres no funcionan. He conocido mujeres bonitas que son inseguras, que tienen una baja autoestima, y realmente veo que eso influye sobremanera.

En lo particular a mi me gustan las mujeres con iniciativa, con ideas propias, con una autoestima más que aceptable. Muchos hombres machistas no las querrán porque piensan que podrían sentir pasos en la azotea. Yo en lo particular no le temo a eso, yo me sentiría agusto emprendiendo un negocio con quien sería mi mujer, me gustaría estar con alguien que aporte, que sepa compartir (lo cual implica que yo también lo tengo que hacer), con quien pueda platicar de diversos temas (y no preguntarle si ya está la cena), desde temas mundanos, hasta temas de política, filosofía, economía o que se yo. Quisiera que mi mujer fuera de provecho para la sociedad.

Las mujeres, al ser seres humanos, deben de ser libres. Yo creo que tienen el mismo derecho a buscar un trabajo, a tener un plan de vida, que los hombres. Eso yo lo veo atractivo en una mujer porque creo que podría compaginar conmigo. Incluso en los momentos difíciles, una mujer “más libre” puede ser más apoyo que una mujer que barre, trapea y te hace la cena. Porque una mujer que sepa como está la vida allá afuera, tendrá menos problemas para aconsejar, que aquella que está encerrada bajo cuatro paredes. A los hombres nos conciben como “los fuertes” y al menos en el aspecto físico generalmente así es, pero a la mujer históricamente se le privó de varios talentos que pudieron ser útiles en la sociedad. Una mujer creativa no puede hacer mucho dentro de casa, su creatividad será más útil si la pone la servicio de la sociedad, a que si busca una forma ingeniosa de agarrar el trapeador. Una mujer con don de mando pero confinada al hogar solo usará su virtud para educar a los hijos, pero una mujer libre además de poder educar a sus hijos, lo podrá usar para manejar personal dentro de una empresa, o en gobierno.

Realmente, a mí me gustan las mujeres que están “al tiro” (tanto como amigas que como algo más), porque si a mí me gusta estar “al tiro”, entonces me gusta convivir con gente que procure estarlo.

¿Qué opinan?

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter