Sobre Peña Nieto y todo lo que estamos viviendo. El decálogo

5 julio 2012

veces compartido

Yo la primera vez que voté, fue por Vicente Fox, lo hice muy ilusionado pensando en que el país iba a cambiar, me sentía especial porque creía que me tocaba votar en un momento histórico. Algunas cosas cambiaron, ya había libertad de expresión, ya no había crisis, pero mucho de ese PRI y ese corporativismo se quedó ahí. A 12 años no solo seguí esperando ese cambio (a pesar de que con el PAN se lograron algunos avances, más no suficientes y tan así que el dinosaurio regresó sin ningún problema), sino que ahora vivimos una regresión, y en base a eso creo que entenderán mi frustración por la llegada de Peña Nieto al poder.

1.- A pesar de todas las irregularidades, en las casillas ganó Peña Nieto; el problema no estuvo ahí principalmente, ni siquiera en el PREP (donde evidentemente existieron algunas manipulaciones). Tenemos que remitirnos a la venta y coacción del voto, el hecho de que el PRI cometa un delito electoral y tanto el IFE como la FEPADE no hagan nada, el delito se convierte en fraude, no se si suficiente para revertir una elección, tal vez no, pero es fraude al fin y al cabo, porque el resultado a fin de cuentas terminó siendo manipulado. Por todo esto, por rebasar varias veces los topes de campaña, por el hecho de que Televisa lo impuso con el dinero de nuestros impuestos, no puedo reconocer a Peña Nieto como nuestro presidente, aunque matemáticamente haya ganado. Y no me refiero a desconocer su puesto, porque lo va a ejercer, sino que el a mí no me representa.

2.- La mayoría relativa votó por él, pero gran parte de sus votos no fueron razonados, muchos de ellos fueron comprados, otros fueron productos de la enajenación causada por Televisa y los medios que lo impulsaron, que provocaron una euforia entre las mujeres. La gente que votó por AMLO y por JVM tiene un nivel mucho más alto de estudios que la gente que votó por Peña Nieto según varios estudios, lo que indica que se aprovechó de la ignorancia de la gente. Entonces, tiene votos efectivos, pero no representan la voluntad del pueblo, porque esta gente no votó por su propia voluntad.

3.- México no es un país democrático todavía, cierto que han habido avances en este tema, pero no podemos cegar los ojos; en un país democrático no puede llegar Enrique Peña Nieto como llegó. Porque una democracia evita todo lo que hizo el PRI de Peña en el transcurso de seis años. No lo evitó, y así de contundente.

4.- El perjudicado sería López Obrador (en caso de que esta manipulación pudiera rebasar dichos tres millones), el problema no es que haya perdido López Obrador, el problema es como ganó Peña Nieto. AMLO a fin de cuentas forma de este entramado político decadente que ha permeado a los tres partidos (y a los partidos satélite) y perfecto no es ni creo que su llegada de ninguna manera resolverá los problemas sin la ayuda de una ciudadanía activa que se involucre, que apoye cuando las cosas se hagan bien y que sean sus opositores más fervientes cuando sus cosas se hagan mal. Da lo mismo si el agraviado es AMLO o Josefina, es secundario, el problema es que la democracia no está funcionando.

5.- López Obrador hasta el momento está haciendo las cosas bien (aunque muchos digan que no sabe perder), está haciendo todo por la vía de lo legal y no se ha salido de lo constitucional, y es necesario tanto para dar certeza de lo que pasó, como para tener un antecedente de que es lo que haya pasado. Si luego hace otras cosas entonces se criticará, pero no hay que descalificar en automático, y hay que ver como avanza todo. Si vuelve a mandar el diablo a las instituciones se le deberá criticar y juzgar, pero recordemos que el PRI “ya mandó al diablo a las instituciones”.

6.- Yo estoy totalmente en contra de esa frase de ¡mejor ponte a trabajar!. Yo me siento orgulloso de que los jóvenes salgan a las calles. Y creo que aquellos que los critican tendrían que ver que estos jóvenes estudian o trabajan, o ambas cosas. Tengo amigos activistas y todos trabajan, muchos de ellos viven en departamentos, se costean su vida, se compran su comida, todo lo pagan (la mayoría trabajan por cuenta propia por lo cual pueden ajustar sus horarios para asistir a marchas). Creo que no se vale primero decir que la sociedad es muy pasiva y luego cuando se manifiestan criticar. Si uno solo se dedica a trabajar, las cosas para uno tal vez salgan bien, pero su entorno seguirá totalmente igual. Todos los que no estén de acuerdo, quédense en sus casas mientras nosotros nos encargamos de arreglar al país.

7.- La gente que critica a quienes se manifiestan, debería pensar que todas las libertades que tienen ahora, para trabajar, para hacer negocios, para ejercer su religión libremente, para salir adelante, las tienen porque personas se manifestaron y dieron su vida por ello. Lo peor que les puede causar una manifestación es que vayan en coche cuando se esté llevando a cabo una y tengan que tomar una vía alterna, so, ¿what’s the problem?.

8.- Los jóvenes son quienes encabezan este movimiento que ya ha logrado cosas. Pero la gente mayor podría debido a su experiencia, a asesorarlos, la gente mayor tal vez no tenga las energías y disposición para salir a la calle, pero puede asesorar a los jóvenes para decirles bajo su propia experiancia como se pueden conducir. Porque en un movimiento las pasiones ayudan, pero también es necesaria la razón.

9.- Este movimiento (no solo refiriéndome al #YoSoy132 sino a todo el despertar ciudadano) es histórico, en unas décadas esto será recordado. Este solo se puede equiparar con lo sucedido en 1968, y en ese entonces las cosas no despegaron porque Echeverría lo absorbió. Tenemos que aprender la lección y hacer que esto dure para largo, y no solo hasta que tengamos un país verdaderamente democrático, sino después para vigilarlo y mejorarlo.

10.- Los políticos son un reflejo de la sociedad (muchos no leen, son corruptos, no tienen cultura y se la pasan viendo telenovelas ¿a quién les suena), entonces si la sociedad se mueve, la política lo hará en consecuencia (no inmediatamente pero poco a poco lo hará). Entonces si cambiamos como sociedad (tanto en nuestro comportamiento, como en el involucramiento en el quehacer público) las cosas poco a poco cambiarán. En varios de los países desarrollados, esas manifestaciones que aquí detestan, son el pan de cada día, porque de esa forma buscan mejorar el entorno. Entonces, tu decides, te quedas en tu casa a gritar desde la ventana ¡pónganse a trabajar! o te involucras desde donde te puedas involucrar (y no solo está la opción de manifestarse, hay muchas otras formas de ayudar) ¿Cómo quieres participar en la historia?.

Te lo dejo de tarea.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter