Colomos III, la importancia de la naturaleza en el ecosistema

27 mayo 2012

veces compartido

Colomos III, la importancia de la naturaleza en el ecosistemaQuienes vivan en la Zona Metropolitana de Guadalajara o quienes vengan a la capital jalisciense, seguramente sabrán que es Colomos. Este es un bosque inducido dentro de la ciudad, que sirve como pulmón y ayuda a mantener cierto equilibrio en el ecosistema, se divide en dos secciones conjuntas, Colomos I y Colomos II (es decir, un bosque seccionado en dos partes); estos espacios además sirven de esparcimiento para la ciudadanía, para tanto los que quieren ir de pic-nic o los que quieren ir a hacer ejercicio en un lugar donde lo que sobra es oxígeno. Esta zona es muy importante, no solo por la existencia del bosque, sino por los mantos acuíferos que pasan por debajo de esta zona y que abastecen de agua a varias colonias de la ciudad. ¿Entonces que es Colomos III?, este es otro predio donde se está contemplando hacer digamos un tercer bosque, aunque a diferencia de los primeros dos, no se encuentra exáctamente en el mismo lugar; se encuentra aproximadamente a un kilómetro de los primeros dos bosques hacia el norte.

El fin de semana tuve la oportunidad de ir, dado que Colomos III es uno de los proyectos de la Organización Civil donde colaboro. No es la primera vez que voy, pero si la primera vez donde me percato del impresionante tamaño que tiene este predio propiedad del gobierno, pero que ha sido de interés para algunos desarrolladores que lo han querido contemplar para desarrollar edificios departamentales. Colomos III tiene 28 hectáreas y en parte de este terreno ya existen árboles medianos que fueron sembrados desde hace 10 años. En esta visita tuve la oportunidad de platicar con el maestro Jaime Eloy Ruiz Barajas quien ha estado también muy involucrado en el proyecto y es un especialista del tema. Me comentaba que bajo este terreno existen dos mantos acuíferos que alimentan a más de 10 colonias de la Zona Metropolitana, y también me hablaba sobre la importancia de hacer crecer un bosque en este terreno, que además de los beneficios mencionados anteriormente que un bosque (valga la redundancia) podría tener a la ciudad, también iba a ser muy benéfico para dichos mantos acuíferos.

A pesar de la existencia de algunos árboles medianos, la mayor parte de Colomos III es un terreno donde se han sembrado nuevos árboles que no rebasan el medio metro de altura, los cuales tienen que estar siendo regados y mantenidos. Aquí es donde entra la labor de Movimiento Propuesta Ciudadana y del profesor Jaime Eloy, donde varios alumnos de instituciones como la Universidad Panamericana entre otras, hacen su servicio el sábado a las 8:00 de la mañana. El Ayuntamiento de Zapopan quien colabora con las pipas de agua, de las cuales se abastecen los voluntarios quienes por medio de baldes riegan los nuevos árboles que en unas décadas formarán parte del nuevo bosque.

Les comentaba que este bosque ha estado en la mira de varios desarrolladores porque se encuentra en una de las zonas más opulentas de Guadalajara, colinda con una de las colonias con más poder adquisitivo como son Colinas de San Javier y Puerta de Hierro, y cerca de este predio se han construido clusters de rascacielos que oscilan entre los 20 y 40 pisos (algo así como lo que es Santa Fe en la Ciudad de México), de hecho es curiosa la sensación porque dentro de este terreno, se respira un aire campestre, pero a la vez está rodeado de estos modernos edificios que desde esa distancia parecerían formar parte de una ciudad de primer mundo, pero donde sabemos que al entrar dentro de estos “clusters”, el segregacionismo que separa a los inquilinos de estas torres de la ciudad, delata el tercermundismo. Algunos de estos edificios fueron construidos en zonas por donde pasan mantos acuíferos y con una escasa planeación urbana, dado que no se encuentran cerca de una vía rápida y la “exclusividad” de estas zonas no ha permitido la construcción de vías que permitan un tráfico más fluído, claro, hablar de transporte público en esta zona es hablar de nada, menos donde solo pasan dos rutas de camiones.

Es bueno saber que a pesar de esas modas por talar árboles para que “el letrero del negocio del dueño se vea” como ocurrió con un Burger King ubicado cerca del Expiatorio de la ciudad, o de quemar deliberadamente bosques para posteriormente desarrollar cotos y condominios con el slogan de “vive cerca de la naturaleza” como ocurrió con el Bosque de la Primavera, existe gente que se preocupa por preservar el entorno y promover desarrollos naturales que le podremos heredar a nuestros hijos. Ciertamente, tendrán que pasar años o incluso décadas para que este bosque tome forma como la que tienen las primeras dos secciones de Colomos, pero cualquiera en su sano juicio preferiría esperar un tiempo para tener un nuevo bosque a tener una ciudad llenos de edificios que en ese tiempo se verán viejos, y donde debido a la falta de áreas naturales, se tendría un ecosistema muy deteriorado.

Mi visita a este bosque tuvo varias razones, empezando porque quería conocer más a fondo este proyecto (por lo cual tenía que estar ahí y presenciarlo en vivo) dado que donaré un sitio web para este proyecto, y claro además quería colaborar y poner mi granito de arena. Y para los que creen que solo me dedico a estar escribiendo tontería y media en este sitio, aquí les dejo la prueba de uno de los tantos arbolitos que regué en mi visita al bosque. Por cierto, quien quiera colaborar, me lo puede hacer saber por este medio y yo con todo gusto les informaré:

Arbolito

 

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter