El México Cínico

24 febrero 2012

veces compartido

México CínicoCuando la miseria de terceros en más grande que la propia- piensa Calderón- se vive en la riqueza… “Podríamos estar más jodidos” parece ser el argumento más reciente del gobierno calderonista:

“Se están viniendo cada vez más empresas especializadas a nuestro país, no tanto porque los salarios sean muy bajos, que ciertamente habrá que mejorarlos, pero en China, por ejemplo, son infinitamente más bajos, o en India… porque, además de la cercanía con EUA, hay una gran calidad de nuestros ingenieros”, expresó Felipe Calderón Hinojosa durante una gira por el estado de Aguascalientes…

Con el abandono de los conservadores mexicanos la caída del imperio de Maximiliano se aceleró y, como era de esperarse, las fuerzas juaristas triunfaron; con esto los sueños de conquista sobre tierras mexicanas de Napoleón III se vinieron abajo y su principal objetivo, frenar el acelerado crecimiento de los Estados Unidos en América, se destrozó. No eran erróneas las especulaciones francesas sobre los planes de los autoproclamados americanos, pues la mirada de los Estados Unidos se fijó, nuevamente, en México, ya no con las viejas manías del capitalismo europeo pues los yanquis ya habían evolucionado sus ideales expansionistas a las nuevas políticas mundiales; de esta manera ya no era el territorio lo que giraba en las cabezas de los dirigentes estadounidenses; era someter al vecino sureño a su mercado lo que buscaban; EUA  necesitaba de México sus recursos naturales para poder transformarlos en productos que serían comercializados tanto en su marcado interno como exportados a otros países; entre ellos México. De esta manera las materias primas serían extraídas de suelo mexicano y exportadas a Estados Unidos, allá serían transformadas en productos y luego vendidas, a un precio mayor que el de la importación de recursos “puros”, a México…

“No tengo duda-decía el general Grant- que con la construcción de ferrocarriles podríamos adquirir de México esos productos, que, en vez de tenerlos de países antidemocráticos, esclavistas y de excesivos impuestos aduanales, los tendríamos de un país republicano cuyos derechos de exportación son menores- ¿a qué precio?- ya no el de nuestro dinero sino al de nuestros productos ( maquinaria, herramienta, artefactos ), que remitiremos a cambio de frutos”.

-“Manuel González y su Gobierno en México” de Salvador Quevedo y Zubieta.

Con la llegada de Porfirio Díaz a la presidencia, y con la “paz” que trajeron sus administraciones, se abrieron las puertas a los sectores inversionistas yanquis; no tuvieron problemas en aplastar a una burguesía naciente:

“Para poder explotar a la clase campesina  e impedir el crecimiento de la burguesía nacional, los imperialistas trataron de conservar el carácter agrícola de México. La producción de enormes cantidades de materia prima por los capitalistas extranjeros los convierte en ricos hacendados: organizan plantaciones, concesiones forestales, mineras y petroleras, todo lo cual requiere amplias concesiones agrícolas…”

-“Historia de las Revoluciones Mexicanas” de Andrés Volsky.

Favorecieron, a la conquista económica extranjera, las reformas, aprobadas durante el Porfiriato, en las que se permitía la compra de territorios a partículares; incluyendo los tesoros naturales que pudieran existir en ella…

 …

Las referencias históricas, que pudieran parecer en un principio un tanto fuera de lugar,  relatan cómo ocurrió, a grandes rasgos, la penetración económica extranjera durante el gobierno de Porfirio Díaz y, de la misma manera, cómo México se convirtió en una nación dependiente que básicamente cumple la función de una mina, entonces, regresando a las palabras del “mandatario” nacional, si las empresas vienen a México no es por “la calidad de nuestros ingenieros” (que no niego que exista) es porque de México obtienen las materias primas que utilizan para la fabricación de sus productos que, posteriormente, son exportados a un precio mayor que al que los importados; un claro ejemplo es el petróleo; de suelos mexicanos PEMEX extrae el crudo, el cual es exportado a Estados Unidos para refinarse y luego importado desde ese país para comercializarse como gasolina u otros derivados… Para las potencias comerciales no es conveniente que México desarrolle la tecnología necesaria para realizar los procesos industriales completos, pues, bajo las lógicas neoliberales que rigen nuestra actualidad, un país con recursos debe de mantenerse como proveedor y nada más,  la negativa  de nuestros representantes políticos ante la inversión en tecnología nacional y su positiva hacia la participación de la iniciativa privada en la vida nacional parten de ese principio.

Gracias a la era Neoliberal, y la idea de “todo para el patrón”, el desempleo se disparó y los salarios se volvieron  risibles; algo más de 57 pesos diarios:

  • Entre 1977 y 2006 el salario perdió 75% de su valor.
  • Entre 1982 y 2008 el costo de la canasta alimenticia recomendable se incremento 4.35 veces más que los salarios.
  • El deterioro acumulado de los trabajadores entre 1982 y 2008 es más de 82%
  • Bajo el gobierno de Calderón, tan sólo entre diciembre de 2006 y mayo del 2010, la pérdida del poder adquisitivo fue del 47.1%. En ese lapso la canasta alimenticia recomendable aumentó 93%; el salario mínimo sólo aumento 17%.
  • Un obrero tendría que trabajar 21 horas y 50 minutos para obtener la canasta alimenticia recomendable.
  • Según datos de la INEGI 5 millones 422 mil 647 trabajadores ganan el salario mínimo o menos.
  • Como todos lo salarios tienen como referencia el salario mínimo; la mayoría son bajos.
  • Más del 60%, según la INEGI, de  la clase productiva mexicana labura en el subempleo (sin seguro ni prestaciones).
  • Datos de la INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) y de Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la UNAM.

Calderón nos dice que, comparados con China, no estamos tan mal, pero ¿y qué con el resto del mundo?

Salarios mínimos en:

  • Francia e Inglaterra: 1 024 pesos diarios.
  • Japón: 790 pesos diarios
  • Estados Unidos: 825 pesos diarios
  • Brasil: 122 pesos diarios
  • México: 60 pesos diarios

La desfachatez y la hipocresía con la que habla el que representa al ejecutivo es insultante, pero más aun es pararse a defender los “logros“ de los gobiernos panistas y/o priístas  que, como se ha demostrado, han sido beneficiosas sólo para un grupo selecto de empresarios y privilegiados;  aletargar a la industria mexicana y congelar salarios han sido “cuchillas” que han clavado los  políticos derechistas desde fines del siglo XX hasta la actualidad… POR EL BIEN DE MÉXICO… NO MÁS PRI… NI PAN.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter