Ni estado ni mercado, empresas sociales una buena alternativa

17 febrero 2012

veces compartido

Empresas SocialesLo hemos visto, la economía neoliberal no ha cumplido con sus promesas, hablaron de libre competencia y crecimiento económico, y ahora vemos una concentración de poder en unas cuantas empresas que por medio de lobbying (o cabildeo) tienen la posibilidad de coaccionar a los gobiernos para implementar agendas que obedecen a sus intereses y no a los de toda la sociedad; en cuanto al crecimiento económico desde la aplicación de las medidas neoliberales este ha bajado, incluso nos decían que sin la intervención estatal en la economía las crisis económicas simplemente no existirían, en los últimos años hemos llegado a la conclusión de que esto es una falacia.

Por otro lado podríamos pensar en el estado como una respuesta, quienes se encargarían de redistribuir la riqueza y encargarse de la “justicia social”, pero el estado al ser un organismo altamente centralizado, con una alta concentración de poder, muchas veces se presta para fomentar la corrupción dentro de sus dependencias, y la asistencia social o mecanismos distributivos que buscan implementar, en ocasiones están condicionadas a generar una dependencia entre el individuo y el estado. Claro que esto es más notable en algunos países que en otros donde existe una cultura política más avanzada (como el estado de bienestar de los países nórdicos que logran cumplir con su función).

Entonces ante un mercado que responde a las necesidades de las corporaciones,  donde los ciudadanos obtienen una ínfima ganancia por medio de lo que los mismos neoliberales llaman “el goteo” y ante un estado altamente burocratizado donde en muchas ocasiones se inhibe la productividad y los mecanismos distributivos más que paliar la pobreza generan una dependencia donde los ciudadanos en situaciones más vulnerables (y haciendo énfasis en los que están en una edad productiva) donde estos dependen del gobierno para sobrevivir, por lo cual se convierten en capital político para los partidos, quienes son utilizados como acarreados, se debe de pensar en una alternativa, ¿cuál es?

Si existe, y estas son las empresass sociales, entidades relativamente nuevas que cumplen tanto con las funciones del mercado que son generar riqueza, empleos; y también cumplen con lo que el estado debería hacer, que es distribuir la riqueza. Estas empresas forman parte del mercado, es cierto, porque para su subsistencia deben de entrar en la dinámica del mercado; pero su finalidad no es solo “generar ganancias para sus accionistas” como dijera el monetario Milton Friedman, sino que una de las razones de su existencia es el apoyo a diversos sectores de la sociedad.

Muchos dirán que ya existen las “empresas socialmente responsables”, pero independientemente de que su filantropía ayude realmente o no a la sociedad no es lo que los mueve a ser empresas; más bien es una forma de legitimarse ante una sociedad que percibe con más frecuencia a las corporacione como máquinas de hacer dinero e incitar al consumo; es más bien una estrategia mercadológica para dar un rostro “más humano” a las empresas; pero su móvil no es la filantropía, es la obtención de máximas ganancias para los accionistas. En cambio las empresas sociales tienen como uno de sus fundamentos el tener una causa social, sin ella no tendrían razón de ser, porque si bien los accionistas obtendrán ganancias, también parte de estas irán destinadas a causas sociales. A diferencia de las empresas comerciales, esta modalidad sí representa un sacrificio real en lo económico porque mientras toda la filantropía de las primeras es deducible de impuestos, las empresas sociales destinan ganancias reales a causas sociales.

Ahora haciendo la comparación con el papel del estado. La ventaja de las empresas sociales es que son organismos descentralizados, y que no se alimentan de los impuestos de los ciudadanos que en muchas ocasiones se malversan y van a parar a otros rubros que no tienen que ver con la mejora de la sociedad (pagos onerosos a funcionarios públicos, campañas electorales). Los recursos se obtendrán por medio de la innovación y el esfuerzo de los que integran este tipo de empresas, y estas se encargarán de buscar sectores a los cuales se puedan apoyar. Es decir, estas empresas reunen lo mejor tanto del sector privado como del público. Porque no fomentan la concentración del poder de capitales como ocurre en el sistema neoliberal, y además están obligados a obtener los recursos por medio del esfuerzo y el emprendurismo, y no de los impuestos del los ciudadanos.

En Zapopan, por medio del gobierno se está fomentando este tipo de proyectos por medio de la campaña Incuba, donde a las personas que están dispuestas a emprender una empresa social son capacitadas para que puedan hacerlo. Cabe mencionar que estas empresas no adquieren de ninguna manera algún compromiso con el gobierno, y al arrancar se convierten en empresas totalmente independientes.

Esta puede ser una muy buena solución para los activistas que además de buscar un cambio por la sociedad, también pueden tener generar ingresos propios o incluso financiar las actividades de las organizaciones civiles en caso de que este tipo de empresas sea creada por una OSC.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter