Del plato a la boca, que se caiga SOPA

15 diciembre 2011

veces compartido

¿Qué es SOPA? (Stop Online Piracy Act por sus siglas), es una ley que quieren pasar en Estados Unidos, donde los “afectados” de las descargas ilegales podrán mandar cerrar sitios que contengan ya no solo contenido ilegal, sino enlaces a dichos contenidos. Así también podrán demandar a quienes compartan enlaces. Y es que ellos están molestos porque la transmisión de información por Internet les está afectando de una u otra forma a los bolsillos.

No es difícil para las empresas demandar a quienes hospeden ilegalmente contenido con copyright (especialemente sitios que no tengan respaldo de un bufette de abogados para defenderse como si lo tienen empresas como Megaupload). Pero en Internet, muchos se han dedicado a colgar enlaces a estos sitios, un claro ejemplo es la famosa página de Taringa, donde ni siquiera sus dueños cuelgan enlaces, sino más bien los usuarios son los que lo hacen. Es difícil poder cerrar Taringa, porque en sus servidores no hay ni un rastro de material con copyright. Pero con SOPA, el gobierno de Estados Unidos (presionado claro, por algunas multinacionales), podría bloquear las páginas web que tengan contenido ilegal si los “afectados demandan”.

Curioso, es que la mayoría de las empresas de Internet como Yahoo, Google, Linkedin, Twitter, eBay, Wikipedia y eBay, están en contra de la ley SOPA y de hecho la comparan con las leyes de China o Irán. Y es que estas empresas podrían verse afectadas porque a través de ellas transitan muchos enlaces a contenido con Copyright. Jimmy Wales, el fundador de Wikipedia dijo que si esa ley se aprueba, tendrían que revisar todos los contenidos de su sitio web, lo cual sería una tarea titánica e imposible de cumplir, incluso fue mas allá y dijo que si esta ley se aprueba, como protesta, dejará el sitio de Wikipedia en blanco. Y no solo son los dueños de las compañías de internet, sino los mismos artistas que supuestamente se dice que son perjudicados por la piratería (eso dicen las disqueras) hace unos días subieron un video en apoyo a Megaupload, la empresa que se encarga de hospedar los contenidos que suben los usuarios. Cabe decir que Megaupload y similares se amparan en el hecho de que ellos no suben dichos contenidos a sus servidores, sino que lo hacen los usuarios, y también en el que una empresa puede solicitar a Megaupload que retire contenidos con derechos de autor, cosa que si hacen.

La Ley SOPA no es arreglar un problema presente, más bien es regresar al pasado y no aceptar las nuevas reglas del mercado. Al igual que las empresas que siempre defendieron el libre mercado y pidieron la “intervención gubernamental” para ser rescatados de la quiebra, ahora solicitan leyes a su favor y en detrimento de los usuarios. Muchas de estas empresas no han sabido adaptarse a los cambios, no han creado nuevos esquemas de negocios y por el contrario, han mantenido las mismas políticas de los años 90 y anteriores que ahora no aplican.

Uno de sus alegatos no es solo la pérdida de dinero de las empresas (que de cualquier forma siguen operando), sino la pérdida de empleos que se supone, las descargas ilegales generan. Puede ser cierto, pero es falso que esto implique un impacto en la economía, por el contrario es una riqueza que se transfiere, esto lo explica el “efecto de sustitución” si lo analizamos en términos microeconómicos. Si la gente no gasta dinero en comprar música por un ejemplo, porque la puede descargar, entonces ese dinero lo podría gastar en otra cosa, y si tuviera que comprar música no tendría ese excedente, lo cual nos explica un incremento en la capacidad de consumo. El dinero que ganaban mayormente las disqueras y minoritariamente los empleados, se transfiere a los usuarios, y de paso, se crea una especie muy curiosa de “redistribución de la riqueza” (sin que ningún gobierno o entidad intervenga) porque ese dinero que estaría concentrado en una empresa, se divide entre todos los usuarios que realizan las descargas.

Muchas empresas de software han criticado duramente las descargas ilegales, pero aún así siguen funcionando y trabajan con números negros; esto a pesar de que desde hace más de 10 años el usuario podía descargar sus productos de manera gratuita. Las disqueras se dicen afectadas, pero no se han preocupado por cambiar el modelo de negocio. Problablemente este ya no estará en la venta de discos, porque la gente prefiere bajar las canciones de Internet y escucharla en su iPod o similares. Pero pueden pensar en encargarse de difundir a los artistas que representan (porque un artista para darse a conocer, necesita si o si de una estrategia de mercadotecnia) y cobrar a estos por la difusión, dado que sabemos que los artistas ganan ingresos por los conciertos y no por la venta de discos, donde reciben un porcentaje ínfimo.

SOPA representa un peligro para Internet y los avances que este ha generado en la sociedad. Dicen que el ser humano que sobrevive es aquel que tiene una mayor capacidad de adaptación a las circunstancias, y lo que quieren hacer estos tipos es “modificar las circunstancias” de tal manera que salgan lo mejor parados. Eso no se puede ni se debe de hacer.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter