Justin Bieber y la manipulación de masas.

1 octubre 2011

veces compartido

Hace mucho que no había escuchado de un fenómeno tan impactante como Justin Bieber, había escuchado de él desde hace tiempo pero no me había molestado en escuchar alguna de sus canciones, pero decidí analizarlo un poco al percatarme del grado de fanatismo que existe por el joven canadiense. Este joven ha causado tanto ruido como el que causaron Los Beatles, Michael Jackson o Madonna, pero al ver su música no vi nada en especial en ella, el chico canta bien en general, pero tampoco tiene una voz destacable, y la música no es diferente de las tendencias que se han manejado últimamente en el decaído pop.

Entonces ¿Qué ha hecho que Justin Bieber llegue hasta donde esté?, simplemente, el aparato de mercadotecnia que tiene detrás. La historia empieza así, Bieber sube un video a Youtube, un productor se interesa en el chico, lo contrata y las disqueras se encargan de convertirlo en un fenómeno mediático. A pesar de la supuesta crisis por las que pasan las disqueras a causa de las descargas ilegales (eso dicen), son capaces de crear “engendros” que logran enganchar a la gente para que se identifiquen con estos. El Target es claro, jóvenes (sobre todo jovencitas) que no han cumplido los 18 años.

Bieber es un ejemplo de lo fácil que es manipular la conciencia de la sociedad, en especial sectores vulnerables, como niñas y jovencitas que todavía no tienen la madurez y el criterio suficiente, y que por lo tanto se les puede crear un ídolo de barro para que lo adoren y consuman la música y los productos (merchandising) relacionados con el artista. El nivel de enajenación que provoca este aparato mediático es tan alarmante que termina a veces en consecuencias catastróficas, como una chilena que se se suicidó ahorcándose dejando una nota que decía que Justin Bieber nunca la tomaría en cuenta, también vimos como en Monterrey varias chicas lloraron porque se acabaron los boletos y le rogaron al artista que abriera más fechas:

Los videos de las niñas llorando dieron la vuelta al mundo y fueron objeto de burlas, lo que llevó a una confrontación por medio desde las redes sociales entre las believers (así se hacen llamar las fans de Justin Bieber) y las personas que criticaron el fanatismo de estas chicas. Pero este video que acabo de mostrar y que seguramente muchos de ustedes ya vieron no es el más perturbador. El siguiente video muestra a una chica en plena catarsis, tirada en el suelo por no haber podido conseguir un boleto, aunque esta chica tuvo suerte, porque Bieber de alguna forma se enteró de las súplicas de esta chica y pidió que asistiera al concierto.

 

Justin Bieber ha ganado un gran número de fans y detractores, y seguramente, sin tener un talento que lo destaque sobre los demás, será recordado como un fenómeno del pop. Los números lo dicen.

Hice una búsqueda de videos en Youtube y las cifras son alarmantes. Su canción Baby tiene 631,033,719 visitas (6 veces la población total de México) Hagamos un comparativo con el número de visitas de otros éxitos clásicos de la Música como Queen, Michael Jackson o Nirvana y grupos de rock nuevos que han tenido bastante éxito como The Killers o Muse.

  • Justin Bieber,  Baby: 631,033,719
  • Michael Jackson,  Triller: 97,011,369
  • Queen, Bohemian Rhaposdy: 54,562,602
  • Nirvana, Smells Like Teen Spirit: 51,761,579
  • The Killers, Mr. Brightside: 38,585,064
  • Muse, Starlight: 19,317,106

Impresionante como la canción de Justin Bieber ha tenido 5 o más veces número de visitas más que otras canciones de otros grupos famosos y reconocidos. Más aún que su canción Baby fué subida en fechas más recientes a Youtube que los videos anteriormente mencionados. Aunque también es muy cierto que el video en dicha página ha sido duramente criticado, solo basta con ver la puntuación.

Naturalmente Justin Bieber se ha dejado arrastrar por toda la fama creada por el aparato mediático al punto de hacer las siguientes declaraciones: Yo me siento como el Kurt Cobain de mi generación, pero la gente simplemente no me entiende.

Este debería ser un caso de estudio para muchos psicólogos y sociólogos. El grado de alienación que causa un artista que no tiene el décimo talento que tuvieron otros artistas pop como Madonna o Michael Jackson es preocupante y debe de hacerse un análisis. ¿Hasta donde los medios de comunicación y las empresas relacionadas con el entretenimiento pueden enajenar al público y cambiar sus comportamientos de conducta?. Por último les dejo su éxito, Baby, el que tiene más de 600 millones de visitas, para que vean que la música no tiene nada de especial:

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter