Casino Royale y las teorías de la conspiración

30 agosto 2011

veces compartido

Apenas han pasado pocos días, y ante la falta de credibilidad de un sector de la gente hacia los medios y el gobierno (sabemos que en México están los que se tragan todo y los que de plano les dan la vuelta) estos se han dedicado a crear sus propias versiones sobre lo acontecido en el Casino Royale. Ciertamente en estas versiones falta a veces ese sustento para que tengan credibilidad, pero también se basan en acontecimientos ocurridos anteriormente en otros lados (en este caso, tendríamos que referirnos a Estados Unidos) o simplemente se guarda un escepticismo exagerado conforme al actuar de nuestras autoridades.

Muchas de las teorías de la conspiración con el tiempo se contradicen y resultan ser falsas, pero existen otras (una minoría) que terminan siendo verdaderas. Pongo por ejemplo la teoría de la conspiración del MK-ULTRA que se mantenía como tal hasta que la CIA desclasificó varios documentos que le daban la razón a los teóricos de la conspiración. Con lo de los atentados del 11 de Septiembre, varias teorías fueron confirmadas y varias fueron anuladas. Las que fueron falsas fueron las que decían que el mismo gobierno estadounidense había tirado las torres gemelas (aunque aun hay quien sigue creyendo en esa teoría), varios especialistas demostraron la veracidad de la versión oficial. Las que fueron más verdaderas son las que sugerían que los Bush había tenido nexos y negocios con los Bin Laden, y también la versión de que la invasión a Irak fue una guerra impulsada por varias corporaciones (en su mayoría petroleras) para extraer crudo y generar grandes ganancias.

Nosotros empezamos a vivir ese tipo de teorías con la influenza, cuando el gobierno tomó medidas extremas para evitar la propagación de un virus que al final terminó siendo inofensivo. Se creía que se quería distraer a la población y asustarlas para en lo oscurito meter reformas que de otra forma no se hubieran logrado sacar, que estaba relacionado con la visita de Obama, que iban a aprovechar el momento para permitir que el ejército estadounidense entrara a nuestro país o fueran a privatizar Pemex. Es cierto que las precauciones que tomó Calderón fueron excesivas al grado que terminó afectando a la economía, pero después no pasó nada, por lo cual las teorías quedaron en el olvido, no hubo reformas, ni nada nuevo, todo siguió igual, la gente se olvidó de la epidemia, y todo siguió su camino.

Ahora surge otra teoría de la conspiración. La que dice que en México se quiere imponer un estado de sitio por medio de una nueva ley de seguridad nacional, que se quieren coartar las libertades básicas de la sociedad, y que hay complicidades del gobierno con el narcotráfico para hacer esto. En un foro un usuario comentaba que en solo dos días habían dado con 5 de los Zetas involucrados y que estos habían confesado todo, lo cual se le hizo muy raro porque normalmente el gobierno no es tan eficaz cuando de buscar y atrapar gente se trata. También homologan lo sucedido en Monterrey y Torreón con el caso de George W. Bush, vamos a buscar un pretexto para que la gente entre en un estado de neurosis y termine aceptando leyes que coarten sus libertades. Si bien, el derribo de las torres gemelas a mi parecer si fue perpetrado por islamistas radicales, creo también que el gobierno estadounidense aprovechó el hecho para generar temor en la población y que estos aceptaran la restricción de libertades y garantías constitucionales, a esta restricción se le llamó Patriot Act.

En México le llaman la Ley de Seguridad Nacional y parece que los principales partidos (PRI, PAN, y parte del PRD) están de acuerdo en su aprobación, diputados como Fernandez Noroña han mostrado su repudio, y el mismo dice que presentará pruebas de la manipulación del caso Casino Royale.

Lo curioso es que mientras en Estados Unidos casi toda la población estuvo de acuerdo con la restricción de sus garantías con tal de acabar con el terrorismo (hasta que pasados los años se dieron cuenta del engaño en el que habían caído), en México la población está muy dividida. Esto creo por la desconfianza que tiene el mexicano hacia sus instituciones. Unos quieren mano dura, pero otros quieren el fin de la guerra y hasta la cabeza de Felipe Calderón. Si la verdadera intención es restringir las libertades en favor del gobierno, creo que tendrán que hacer muy bien los calculos porque si algo sale mal pienso parte de la sociedad puede terminar rebelándose y esto se puede salir de control.

No hay pruebas contundentes que sugieran esta teoría, a la que se le han sumado otras más radicales que dicen que quieren crear un clima de inseguridad tal para que no se puedan realizar las elecciones en el 2012 para que Felipe Calderón prolongue su mandato como si de una dictadura se tratara. Lo que si hay son inconsistencias y cosas raras en el incidente en Casino Royale, y seguramente con el tiempo se aclararán unas y surgirán otras, nosotros como población, a pesar de todo el clima de inseguridad que existe, lo que nos convendría ser es ser cautos, tener cierto grado de escepticismo y no alarmarnos. Así como no creo conveniente “arrodillarse” ante lo que dicen las voces oficiales y el aparato mediático, tampoco es bueno caer en el pánico y la desconfianza total. Las dos posiciones están basadas en el miedo. Hay que tener criterio, hay que ser cautelosos, ser escépticos pero tratando de fundamentar nuestra postura ante la situación que estamos viviendo. El miedo es el que les conviene a ellos, a los cárteles, y si así fuera, al gobierno. Si la sociedad se muestra ecuánime y usa la razón en lugar de sus pasiones, seguramente ellos tendrán menos margen de maniobra.

Suelto la pregunta ¿Felipe Calderón está llevando a cabo una sincera lucha contra el narcotráfico? o ¿Esta actuando atado a otros intereses superiores?, ¿Busca acabar con los cárteles?, ¿Tiene alianza con alguno de ellos?, ¿Que tanto de lo que nos dice es verdad?, ¿Debemos confiar en sus palabras?, ¿Nos está tomando el pelo?. Es difícil contestarlo, y si me remonto a la historia de México, todo indica que eso lo sabremos cuando todo se haya resuelto o cuando el daño esté hecho. Es tan difícil contestarnos esas preguntas que por eso nos inventamos nuestras propias historias basadas en conjeturas.

A continuación les presento un video de una de las tantas teorías que la gente ha creado, que parece ser que es la que pudiera tener más bases, aunque todavía no las suficientes para dejar de ser eso, una teoría de la conspiración.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter