PRI: El retorno en la diferencia

11 julio 2011

veces compartido

Sienten que han vuelto, se ven reflejados en El retorno del Jedi y hasta tienen su propio Yoda y Jaba the Hunt. Creen que han regresado cuando la verdad, es que nunca se han ausentado. Se les llama priístas, una estirpe que no regresa, sino que retorna; palabras que suelen usarse como sinónimos pero que en realidad no representan lo mismo.

El PRI no ha regresado, únicamente ha retornado. Sólo retorna quien jamás se ha ido. El retorno implica hablar de fenómenos que vuelven de manera periódica y que refieren a un camino con varias carreteras o carriles, y en ese sentido el PRI no regresa porque regresar implica volver al lugar original y este lugar llamado México ha cambiado. El retorno involucra la categoría de la “diferencia”, y el PRI ha retornado porque llega, aunque así no lo quiera, a un país diferente pero de manera contradictoria, con ciudadanos que poseen un ADN sociocultural que parece no querer modificarse y que los mismos priístas (aunque sea desde la oposición), se han encargado de preservar. Esa es quizá su dicotomía actual, luchar contra ellos mismos.

Me atrevo a decir que el PRI, es parte de nuestra cultura popular, proporción de nuestros genes, escondite de nuestra incipiente cultura política, una máscara que nos permite ocultar y visibilizar al mismo tiempo parte de nuestra esencia y quizá de nuestra mexicanidad. Es la “naftalina” que aromatiza el clóset del que de vez en vez se asoman nuestras prácticas históricamente poco educadas, poco democráticas y muy poco solidarias. El mundo ha cambiado y sin duda las sociedades no son las mismas, pero a pesar del paso del tiempo “el priísta que todos los mexicanos llevamos por dentro” se sostiene, se mantiene, no cambia, y muy a pesar de los adjetivos democráticos y transparentes de la nueva era; ese priista que todos poseemos, siempre aparece cuando se le necesita.

El PRI sabe que es parte de estos genes mexicanos que recorren el ADN sociocultural que nos transgrede. Desde el sentido más político, las explicaciones de este supuesto regreso del PRI pueden sonar hasta monótonas: hartazgo social, decepción frente al PAN y la expectativa del cambio, un sistema de partidos corrupto e ineficaz, un terrible deterioro de la política en general. El aumento de la pobreza y el ensanchamiento de la desigualdad social. El pavimento que tanto el PAN como el PRD le han construido para su retorno (aunque no sea de concreto hidráulico). Necesidades sociales de bienestar que hoy se convierten en anhelos (referidas con el dicho “estábamos mejor antes”).

Desde la racionalidad más pura, estas explicaciones son muy pertinentes; desde el sentido de nuestra biología social, quizá la explicación más profunda radica en un análisis de nuestro ADN sociocultural. En ese sentido, el PRI jamás podrá irse mientras no cambie nuestra cultura política, mientras no instauremos la urgencia de hacer de la democracia, un estilo de vida; y lamentablemente, está visto que ni los partidos políticos, ni los “mesías ciudadanos” pueden ser capaces de modificar. El retorno del PRI no es un regreso al pasado porque este México es diferente. Lo que si representa, es la violencia simbólica de lo que nunca se ha ido y que todos llevamos dentro. El reto ciudadano no es elegir o no al PRI, sino dejar de ser priístas desde nuestra esencia y con ello, permitirnos la oportunidad de demostrarle a toda la clase política, que nosotros si podemos ser diferentes; incluso, este es el reto de los propios priistas, dejar de ser lo que son para cambiar la genética del país.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter