Alianzas PAN – PRD La ideología contra la pragmática.

30 marzo 2011

veces compartido

Me llamó mucho la atención de un reportaje de Denise Dresser en Reporte Índigo donde ella apoyaba las alianzas del PAN con el PRD alegando que el PRI no se ha modernizado y que la única forma de frenar al partido tricolor era quitándole los bastiones con los que el PRI iba a pavimentar su camino de regreso a Los Pinos, sobre todo en aquellos donde había mostrado rasgos autoritarios como fué en el caso de Oaxaca o Puebla donde recientemente perdieron gracias a la alianza PAN – PRD. Dresser no se equivoca en los argumentos en los que se basa, pero no estoy de acuerdo en su postura, porque las alianzas no solo representan de una orgía ideológica (que bien era justificable en 1988 cuando el objetivo era sacar a como dé lugar al PRI de la presidencia) sino por la incapacidad de ambos partidos de ofrecer una alternativa realmente diferente en la práctica.

Recordemos que el PAN cogobernó con el PRI durante los primeros años de la gobernatura de Felipe Calderón, antes de ese estrepitoso revés que se llevó Acción Nacional en el 2009 donde el PRI se rebeló y comenzó a bloquear todas las reformas propuestas por la presidencia. También recordemos que el PAN de cierta forma también cogobernó con el PRI cuando gobernaba Salinas, quien pasó algunas de las reformas del PAN a cambio de legitimidad por parte de este partido (un ejemplo, la reanudación de relaciones con El Vaticano), o bien, recordemos cuando el PRI y el PRD se aliaron para bloquear las reformas de Vicente Fox. Y peor aún, recordemos las acusaciones del PRD al PAN por un supuesto fraude electoral en el 2006 donde el PRI fué el primero en aceptar los resultados. Se trata del mismo juego, de que los que estén en desventaja se alíen para luchar contra el más fuerte.

El PRI es un partido corrupto y camaleónico, pero el PAN y el PRD tampoco nos han mostrado una cara muy diferente: La corrupción y los intereses también son parte intrínseca de esos partidos, como los casos de candidatos de ambos partidos relacionados con el narcotráfico, ¿que no solo era el PRI el que hacía eso?. Por alguna razón ni el PAN ni el PRD han logrado sumar los suficientes adeptos para ser competitivos electoralmente por sí solos. La misma Denisse Dresser lo dice, el PAN mimetizó al PRI, y el PRD se radicalizó en su postura ideológica. Ahora que el PRI se ha salido con la suya al saber aprovechar las debilidades de los contrincantes, el PAN y el PRD han tenido que llegar a un acuerdo para evitar la llegada a toda costa de quienes alguna vez fueran sus aliados.

Pragmáticamente tal vez les funcione el juego, pero ideológicamente terminarán confundiendo más al cada vez más decepcionado ciudadano que cada 3 años va a votar a la casilla. Si regresa el PRI será culpa no de el haberse negado a hacer una alianza entre el PAN y el PRD, sino por su incompetencia como partidos para ofrecer algo diferente. Quien pierde aquí sobre todo es la izquierda, porque se estaría transformando en un partido satélite del PAN, dado que Acción Nacional es más fuerte, y es quien hasta ahora no ha modificado tanto su ideología política como si lo ha tenido que hacer el PRD de Jesús Ortega, un partido que cada vez queda menos claro si es de izquierda.

A mí se me hace lamentable que los partidos tengan que llegar a tomar estas decisiones con tal de no perder voto político, se me hace triste y de verdad, yo siendo un detractor de Enrique Peña Nieto, preferiría que un candidato de un solo partido fuera capaz de vencerlo, en vez de un candidato de una alianza izquierda-derecha del cual no sabremos con que doctrina ideológica va a gobernar.

Aquí el video de Denise Dresser:

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter