Teresa vs Premios Oscar. Enajenación telenovelera.

28 febrero 2011

veces compartido

Teresa No quiero decir con esto que los premios Oscar sean lo más culto del mundo ni mucho menos. Es una simple premiación a las mejores películas por así decirlo, comerciales, del año. Pero vamos, ¿cual es una manera más productiva de perder el tiempo frente a la TV? ¿Ver cuales fueron las mejores películas, actores, actrices etc. del año? O ¿Ver el final de una telenovela que para lo único que sirve es para distraer a la gente de lo que importa por medio de guiones “churrescos” escritos para conmover lo más vano de los sentimientos de la gente?. A mí, sinceramente se me hace más productiva la primera. Pero para la gente fue la segunda opción, al menos así los dicen los indicadores de rating. Teresa tuvo 33 puntos de rating y los Premios Oscar no llegaron ni siquiera a los magros 6 puntos de rating.

Personalmente no conozco la telenovela Teresa, ni se de lo que trata. Pero si se lo que son las telenovelas (como toda gente en el mundo, alguna vez en mi vida he visto alguna telenovela), y salvo honrosísimas excepciones, son historias repetidas hasta el hartazgo (con algunas pequeñas variantes en la forma pero iguales en el fondo) con poca creatividad en los guiones y en la historia, pero que busca apelar a los sentimientos de la gente a traves de recursos ya gastados y utilizados por años con éxito. Por alguna razón las telenovelas siguen teniendo un gran éxito en México y varios países de Latinoamérica.

Las telenovelas a mi parecer tienen dos ingredientes que las hacen exitosas. Una es que logran que las personas comunes y corrientes se sientan identificadas con alguno de los personajes o sientan afinidad por uno de ellos (se apela al deseo aspiracional de los televidentes, porque generalmente los personajes son ricos y/o con atributos físicos) , y la otra es que es una sola historia dividida en varios capítulos lo cual hace que la gente tenga que estar siguiendo todos los capítulos para no perder el hilo de la historia de la telenovela, lo cual provoca una especie de adicción a esta. Pero en realidad no se necesitan de grandes guiones, es más, ni siquiera de grandes actores o actrices. Simplemente se necesitan situaciones que hagan sentir identificado al televidente, y claro, mujeres y hombres hermosos para dilatarse la pupila.

Las telenovelas, a diferencia de las películas e incluso de las series estadounidenses, no dejan nada positivo al televidente que las observa. No existe esa chispa de creatividad como para poder admirar alguna actuación, manejos de cámara, originalidad en el guión, no, no hay nada. Son las mismas historias trilladas de siempre. Tomemos un puñado de telenovelas mexicanas y un puñado de series estadounidenses. En las dos hay una historia que se narra a través de diferentes capítulos, pero en las series estadounidenses vemos que las historias son muy diferentes entre cada serie, en cambio en las telenovelas mexicanas las historias son muy parecidas. Directores de películas y series estadounidenses hay muchos y de gran renombre. ¿Y de telenovelas mexicanas?. Yo casi no recuerdo a ninguno.

Lo digo sin pelos en la lengua. Las telenovelas han sido creadas para distraer a la gente de lo que realmente importa. Es una forma de que la gente pueda desahogarse un poco (o un mucho) de sus infortunadas vidas, ya lo dijo Azcárraga Milmo: “Yo hago televisión para la gente jodida“. En casos extremos, los televidentes terminan imitando los papeles de sus actores favoritos en la vida real, eso lo he escuchado de boca de más de un psicólogo que ha tratado problemas de parejas y relaciones disfuncionales. ¿A quién le va a importar la subida de precios del tomate o de la polémica reforma aprobada si están más preocupados por saber que va a pasar con Teresa?.

Los Premios Oscar al menos premian a los intentos de creatividad que hay en la industria cinematográfica, que sí, a veces parece que se quedan sin ideas, pero a cierto nivel siguen innovando y siguen presentando “propuestas” al público. Yo me hubiera quedado con muchas más ganas de saber si el Beautiful de Iñárritu lograba ganar por primera vez la estatuilla, a saber que fregados iba a pasar con Teresa. Pero parece que el “soma” del duopolio televisivo puede hacer lo que quiera con nuestras frágiles mentes.

Por cierto ¿que pasó con Teresa?. Bueno, ni siquiera supe quien era.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter