La censura gubernamental y su contraproducencia.

8 febrero 2011

veces compartido

La historia comienza cuando el diputado petista Fernández Noroña, en un acto meramente infantil y absurdo saca una manta donde llama borracho al presidente Felipe Calderón, ¿cual es la reacción en las redes sociales?, la mayoría de los usuarios de Twitter, Facebook, blogs y otros medios descalifican al diputado, le dicen que se ponga a trabajar, que es un vividor, y solo los seguidores del “movimiento legítimo” (que cada vez son menos) lo apoyan. El rumor sobre el presunto alcoholismo del presidente queda entre estos. Luego Carmen Aristegui saca el tema en su programa de MVS y hace la pregunta a la Presidencia: ¿Tiene Felipe Calderón o no un problema con el alcohol?. El rumor sobre el alcoholismo de Felipe Calderón todavía queda entre algunos cuantos mexicanos. El gobierno, se presume, decide censurar a la periodista por medio de presiones a MVS quien asegura que Aristegui rompìó el código de ética. Aristegui termina en la calle, MVS sin su conductora de mayor audiencia, pero el rumor sobre el alcoholismo de Felipe Calderón se vuelve un asunto nacional.

Lo único que le podría criticar a Aristegui es haber tocado información sobre bases endebles (que no es ninguna justificación para haber sido censurada), pero ella no fué quien logró esparcir el rumor del alcoholismo, vaya, ni siquiera Fernández Noroña con sus constantes alusiones al alcoholismo hubiera logrado por sí solo quemar al presidente. El acto de la censura fué el que convirtió en tema nacional el alcoholismo del presidente. En Twitter muchísima gente se indignó ante el hecho y comenzó a propagar el rumor de que Felipe Calderón era alcohólico. Bromas como “Calderón es el Presidente del Empedo” “Calderón se hecha a Margarita con tequila” o “un cable de Whiskyleaks revela que FCH es un alcohólico” fueron la constante en Twitter. Los que insultaban al Presidente no eran ya solo sus más fervientes opositores, era el grueso de la población, ahora el mexicano promedio cree que Felipe Calderón es un alcohólico.

No sé si realmente Calderón tenga un problema con el alcohol. Si lo tuviera tendría que tratarse. Pero ser alcohólico creo que es menos grave que ser corrupto o demagogo. De hecho muchos mandatarios a veces hacen uso del alcohol para poder soportar las actividades maratónicas que su puesto les exige. El alcoholismo es una enfermedad y no una falta de valores morales. Pero creo que efectivamente como lo solicitó Aristegui, los mexicanos deberíamos de tener derecho a saber si nuestro mandatario tiene problemas, ¿por qué razón?, porque estamos pagando su sueldo con nuestros impuestos.

Lo que me preocupa no es si Felipe Calderón es alcohólico, sino que coarte la libertad de expresión de un periodista por preguntar sobre su presunto alcoholismo, creo que lo segundo es más grave que lo primero. Hay mandatarios que a pesar de su problema con el alcohol han logrado realizar un buen desempeño, pero el autoritarismo que se muestra a la hora de ejercer la censura es intrínsecamente preocupante.

Debido al pésimo manejo del Gobierno Federal en el inconsciente colectivo del mexicano se relaciona a Felipe Calderón con el alcohol sin que tengamos pruebas. Pero no solo eso, también se cree que es autoritario y antidemocrático. Un mejor manejo de la situación que se desató desde la manta hubiera evitado este problema. Pero lamentablemente parece que el gobierno no entendió que en pleno siglo XXI existen las redes sociales y el Internet, es más ni siquiera puso atención a lo que está sucediendo en Egipto con Mubarak, que debido a la censura ejercida por el gobierno egipcio al censurar Internet, las manifestaciones se han recrudecido.

México no tiene una historia democrática, de hecho cada vez me queda más claro que ninguna de las 3 posiciones políticas tiene una gran convicción democrática. el PRI en 70 años no lo tuvo, la izquierda intolerante encabezada por Noroña tampoco parece serlo (solo están de acuerdo con la libertad de expresión cuando a ellos les conviene) y parece que al PAN tampoco le gusta mucho.

Recuerdo que cuando Hugo Chávez acabó con la señal de RCTV buscó un pretexto para hacerlo y hacer parecer que no había sido un acto de censura, el mandatario venezolano alegó que se había acabado el contrato que tenía la televisora con el gobierno para poder emitir la señal. En este caso es lo mismo, se habla de un código de ética de MVS donde no se puede informar en base a rumores. Pero, ¿cuantas veces no han hecho eso no solo en MVS, sino en otros medios como Televisa o TV Azteca?. Me viene a la mente el caso Kalimba cuando Loret de Mola en una entrevista con el cantante casi lo obliga a aceptar que había violado a la presunta víctima. Aplicando el mismo criterio Loret de Mola debió ser despedido de Televisa. Se buscaron pretextos para quitar a Aristegui del aire y lo consiguieron, pero hay muchas incoherencias en los motivos del despido. Lo que ya se sabe es que Aristegui se negó a leer una carta redactada desde Los Pinos.

Perdió Aristegui, perdió MVS, perdió Felipe Calderón, y perdió la libertad de expresión. El gobierno le concedió su máximo deseo a Fernández Noroña, convencer a la gente de que Calderón es un alcohólico. Pero Noroña también perdió, porque más gente se dió cuenta de sus actitudes infantiles en el congreso. ¿Quien podrá haber ganado con todo este alboroto?. Quienes no se involucraron en él. PT = Intolerancia, PAN = Autoritarismo. Entonces ¿ganó el PRI?.

veces compartido

Deja tu comentario

Síguenos:

Archivo

Destacados

Encuesta

    • Votarías por José Antonio Meade

      Ver Resultados

      Cargando ... Cargando ...
  • Twitter